Santiago Prieto

“El camino es infinito. Lo más difícil es persistir, perseverar y resistir”
Santiago Prieto | La Lupa Revista Digital

Charango, violín y guitarra. Con esos tres instrumentos Santiago Prieto le da vida a las canciones de Monsieur Periné y alegría a sus días. Ve la vida como la música: una fluidez inquietante, llena de sorpresas y altibajos que enseña, que tropieza y que sobre todo, resiste. La Lupa habló con éste músico y descubrió a un hombre sencillo, tranquilo e introspectivo.


La Lupa (LL): ¿Con qué soñabas cuando chiquito?

Santiago Prieto: (SP): Pues al principio cuando era pequeño tenía sueños extraños. Quería ser militar porque me gustaba lo verde, me encantaba camuflarme en los bosques y eso era lo que quería antes de los 12. Y pues oía y me gustaba la música. Me acuerdo de haberme movido mucho. Me acuerdo de Jurassic Park y esa música del fondo me encantaba. Después, en otra película vi a alguien tocando violín y me metí a clases y me fui dando cuenta de que me gustaba mucho, que se me facilitaba y continué. Armé el grupo o armamos porque somos varios y nos ha sonado la flauta más o menos, estamos felices…

LL: ¿Tu familia siempre te apoyó?


SP:
Sí. Siempre. El día que quise tocar violín mi papá me llevó a conseguir uno. Sí, siempre me apoyaron. Incluso en la universidad, pues yo estudié dos carreras por dos razones, porque no sabía si iba a vivir de la música y porque no quería saber solo de música. Muchas veces los papás constriñen el futuro de sus hijos porque creen que van a ser pobres, que no van a llegar a ser nadie. Pero a mí me apoyaron y obviamente todo lo que he hecho es fruto de ese apoyo.

LL: ¿Cuándo tomaste la decisión de hacer música? ¿Qué recuerdas que sentiste?

SP: Plena felicidad. Si uno se mete en algo con pasión, especialmente en algo que es de naturaleza creativa, entonces pues le construye a uno toda una pasión. Es un sentimiento de estar absolutamente feliz, de aprender…

LL: ¿Te soñaste con estar donde estás ahora?

SP: Para nada. Ninguno de nosotros imaginamos estar donde hemos llegado, que tampoco es que sea muy lejos (risas).

LL: ¿Qué te imaginabas?


SP:
Pues nos veíamos como un grupo de amigos que les gustaba la música y tocábamos como para estudiar y compartir. Así nacen la mayoría de bandas, son grupos de amigos, y empezamos a tocar en cocteles. Luego, a hacer canciones propias y ahí empezó a darse todo espontáneamente. Obviamente hubo un trabajo de construir todo. Fuimos haciendo las cosas de manera natural, siempre estamos pendientes de renovar, de construir y dejarnos llevar…

LL: ¿Cómo surgió la idea de hacer esos espectáculos?

SP: Pues al principio éramos músicos. Es decir, gente que sabe interpretar un instrumento, y después nos dimos cuenta de que había una puesta en escena, una narrativa, una obra de teatro detrás de cada canción. Ahí empezamos a pensar en las canciones: en dónde explotan, en dónde caen y lo logramos de una manera concreta hace unos meses. El 10 de octubre dijimos bueno combinemos todas las fuerzas. Estamos en eso, en ese aprendizaje constante de volvernos más que músicos…

LL: ¿Qué ha sido lo más difícil de este proceso?

SP: Yo creo que lo más difícil es no soltar la toalla. No colgar los guantes, no rendirse. Uno da y da y dice ¡uy nunca voy a llegar! y cuando ve el horizonte que queda lejos o ni siquiera se ve, es difícil. Es infinito el camino, siempre está amarrado a necesidades materiales y pues nosotros vivimos de tocar. Lo más difícil es persistir, perseverar, resistir…

LL: ¿Hubo algún momento en el que pensaste que te ibas a rendir?

SP: Sí, seguramente. En la vida hay picos y valles siempre. Hay momentos tensos, tormentas, momentos difíciles que siempre funcionan para repensarse… esos obstáculos lo hacen más fuerte a uno.

LL: ¿Qué lecciones has aprendido para la vida?

SP: Muchísimas. Una que se me ocurre inmediatamente es valorar lo que somos. Confiar en lo que uno es y tiene. Desde el punto de vista de sociedad, pienso que como cultura, lo que somos es increíble. Muchas personas se avergüenzan o cifran su identidad en modelos que no son de acá y es bueno parecerse a lo que uno ya es. La música nos ha permitido viajar, y uno ahí aprende de sí mismo y de otras cosas. Los viajes enseñan una cantidad.

LL: ¿Qué o quién te inspira para hacer música?

SP: La vida misma. Desde la cosa más insignificante, pues todo está habitado por música. Es decir, todo lo que le ocurre a uno en la vida se puede convertir en una historia y de ahí salen las canciones. A mí me inspiran todas las horas de vigilia. Ahí busco, trato de hacer música… 

LL: ¿Cómo es el trabajo en equipo, cómo hace uno para mantenerse?

SP: Yo todavía no lo sé. Estamos afinando. Tenemos una especie de carga o de karma cultural cuando se trabaja en grupo y es que muchas veces uno no sabe cómo trabajar. A veces hay que pedir ayuda. Nosotros hemos tratado de buscar paz y respeto, buscar un equilibrio. Llevar siempre un respeto de lo que es el otro y que en esa relación uno se construye. Igual seguimos construyendo esa dinámica y uno va cambiando con el tiempo, y eso se va modificando. En todos los grupos hay divisiones y eso hace las cosas más eficientes. Hemos aprendido a transformarnos, a producir cosas respetándonos.

LL: ¿Cuál es el peligro más grande cuando se logra la fama?


SP:
Uno mismo. El despeñadero de uno mismo, que es el ego. Es cuando uno se nubla y siente que es más que otras cosas,
que otra cosa.
O cree que lo que es o lo que logró lo hace mejor que otras personas y eso rompe la comunicación con la gente y con la vida, y es difícil de cuidar porque acá hay mucho elogio y mucha admiración. Es bonito sentir el aplauso porque para eso es la música. Para sentir y uno también sentir de vuelta, pero la cuestión está en nunca imaginar que uno es más que eso. Uno simplemente tiene un don y es su trabajo. Punto.

LL: ¿Cómo fue la noticia de haber sido nominados al Grammy? ¿Se lo imaginaban?

SP: No, nada. No nos esperábamos esto. Somos un grupo raro. Tenemos un nombre raro, nuestra música no es la más popular, entonces fue algo impresionante.

LL: ¿Cómo se enteraron?

SP: Hubo dos momentos. Uno el del Grammy Latino, que nos enteramos en un chat que tenemos en conjunto. Y lo más increíble fue la categoría porque estábamos nominados en álbum del año compitiendo con Rubén Blades, Juan Luis Guerra, Alejandro Sanz, entonces quedamos matados. Después cuando lo ganamos fue una bendición enorme. Y luego, el 7 de diciembre nos felicitaron otra vez y pensamos que era alguien que no se los había visto y fue quedamos en los anglo. Fue demasiado. Demasiado afortunados. Y estamos aprovechando ese impulso para ganar tiempo y seguir en esa carrera de resistir y hacer música…

LL: ¿Qué tan fácil es resistir en Colombia y que la música sea una forma de vida?

SP: Hay gente que lo logra porque la industria es enorme. Y si uno se pone pensar todo el tiempo oye música. Y esa música la hace alguien, la paga alguien. En Colombia apenas está naciendo, ese movimiento apenas está comenzando, al menos para otro tipo de música. Hay industria fuerte para el vallenato, la salsa, el reguetón, pero para otras músicas hay espacios, pero no tantos. Entonces los hemos buscado por fuera, en México, en Estados Unidos. Pero sí siento que en Colombia se está progresando. Hace cinco años había poco, hace diez casi nada y ahora está en explosión.

LL: ¿Qué crees que te falta por hacer?

SP: Esas respuestas me cambian todo el tiempo. Estoy inmerso en la música, quiero seguirla haciendo. Ahora estoy con un profesor aprendiendo una cosa que se llama orquestación. Y todo eso lo vamos a usar para hacer un sinfónico y me gustaría cantar mejor, aprender de otros ritmos, en general, voy paso a paso.

LL: ¿Cuál es la canción que más disfrutas?

SP: Mm….pues ahora que hemos hecho conciertos por la conexión con el público, hay dos canciones que me encantan, una es ‘Mi libertad’ porque he visto cómo se conecta con la gente, ese puente que se teje; y hay otra muy divertida que se llama ‘Incendio’, que es una recocha en tarima y nos suena bien, todo el mundo termina bailando…

LL: ¿Quién es la persona que más admiras?


SP:
Difícil pregunta. Me cambia todo el tiempo. En la música admiro a un guitarrista que se llama Django Reinhardt. Era gitano, tocaba en un circo, vivía en una caravana y su esposa vendía flores de glicerina. Se quemó la caravana y él terminó en un hospital tratando de recuperarse, le iban a amputar la pierna y entonces el hermano le regaló una guitarra y él quedó con dos dedos casi que pegados y aprendió a tocar guitarra así, y se inventó una nueva manera de tocar. Eso me parece admirable, un tipo que salió de una discapacidad y creó algo nuevo…

LL: ¿Y en tu vida?

SP: Rudolf Steiner. Yo lo conocí hace tiempo porque me di cuenta de que había unas escuelas, un estilo de educación y empecé a leer cosas de él. Me parece admirable lo que dice, todo lo que comprende, lo que su cabeza logra comunicarle a uno, a la gente que se somete a entender su visión del mundo. Más que admirable, me parece revelador.

LL: ¿En qué reencarnarías?

SP: En un elefante porque es un animal chévere y oye cosas que nadie oye.

LL: ¿Un olor?

SP: Limón.

LL: ¿Qué te gusta comer?

SP: Lentejas.

LL: Un plan de fin de semana para descansar.

SP: Pues descansar, descansar, poco. Trabajamos todos los días en algo que nos gusta, pero para mí descansar es chao ciudad, chao celular e irse a un lugar donde uno esté en contacto con la naturaleza. Y un plan de fin de semana que aprovecho en Bogotá son los conciertos de la Filarmónica y la Sinfónica, todo lo que pasa acá en el centro en términos de conciertos me encanta. Es música buena. Y también me gusta ir a bailar salsa al centro. Me defiendo (risas)…. mejor dicho música en vivo. Ya sea música sinfónica o vallenato. Trato de explorar…

LL: ¿Cómo te describirías?

SP: Muy verraco (risas). Se me nubla la mente para resumirme en tres palabras. Si le ponemos etiquetas, pues me identifico con lo que quiero ser: tranquilidad, equilibrio y… (risas).

LL: ¿Tú rezas? ¿Crees en algo?

SP: Es una pregunta complicada. Pues obviamente por mi trabajo y por la vida sé que estamos en contacto con un mundo espiritual que no es fácil conocer, que está presente en todas las palabras que uno pronuncia, pero no sabría decir si eso es Cristo. Tengo un agnosticismo en la cabeza raro. No podría predicar que soy parte de una religión, pero sí siento que hay algo más allá de la carne y trato de conectarme con ese impulso. 

LL: ¿Si no hubieras sido músico, qué te habría gustado ser?

SP: Cuando estaba en el colegio me encantaban las Ciencias Sociales. Estudié Ciencia Política y me metí por ahí. Creo que político, ni loco. Para ser político tendría que tener otro don como el artístico. Me hubiera gustado alguna ciencia social, algo por ese lado… 

LL: ¿Qué crees que se necesita para llegar al éxito?

SP: Ante todo perseverancia e identidad. Hay que construirla y mientras eso pasa, perseverar como un putas.

LL: ¿A qué le pones La Lupa en tu vida?

SP: Diría que a los defectos para cambiarlos y ver también lo bueno. Estar en esa constante evolución de lo que uno es porque uno trae consigo maneras de ser. Trato de ponerle La Lupa a eso, a lo invisible, para entenderme y explorarme y vivir más tranquilo.

La Lupa en frases

Directorio de entrevistas A – Z

Jaqueline Brandwayn

¨El arte me ha dado toda la fascinación, el entendimiento, el poder satisfacer mis inquietudes.¨

Clemencia Vargas

¨Creo en el baile y en el movimiento como una herramienta potente y única para generar transformaciones.¨

Antonio Sanint

Antonio Sanint nos dio a conocer una faceta muy personal que no muchos conocíamos, en la cual nos cuenta cuales son sus inspiraciones, quienes lo apoyaron desde un principio, como se ha mantenido en el medio, como supera sus miedos día a día y como hace reír a cientos...

Adolfo Zableh

“Sabía que de alguna manera algo me tenía que inventar para ser oído. Por eso escogí escribir”

Alejandra Azcárate

“Me gusta un estado de cordura no permanente. Creo que una alta dosis de irresponsabilidad es deliciosa en la vida.”

Alejandro Cuellar

“En la cocina el criterio solo existe cuando ha habido experiencia.”

Alexandra Santos

“Entendí que tenía que aprender a soltar para dejarme sorprender un poco más por la vida.”

Alejandro Riaño

“Este trabajo me ha dejado un amor por la vida y un amor por lo que hago que no puedo describir.”

Amalia Andrade

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Ana Wills

“Actuar es un trabajo muy difícil y un estilo de vida complicado. Pero todo es una experiencia, hay papeles que te cambian la vida.”

Andy Gaitán

¨Siempre me he dejado llevar, hay que ser arriesgado¨

Andrea Novoa

“Tenía una voz interna que me decía que tenía que hacer esto como fuera”

Antonina Canal

“Hay que romper la rigidez y fluir. Soy una aventurera, una gitana”

Beatriz Fernández

“Soy una revolucionaria de las leyes. Mi ley es la ley del amor. Detesto la rigidez”

Beto Gaitán

¨Nunca me ha gustado comer cuento. Siempre me ha gustado indagar, ir más allá.”

Carlos Villa

“Con el violín se crea un vínculo muy fuerte. No es solo emocional sino físico y emocional.”

Catalina Escobar

“Yo tengo un motor adentro, yo trabajo en sintonía con mi hijo. Él y yo somos socios en esto.”

Daniella Álvarez

“Los sacrificios y la disciplina me han hecho alcanzar lo que siempre quiero”

Daniella Moscarella

“Siempre he sido diferente. Nunca me ha gustado ser una niña más del montón.”

Diana Alvarado

“Es duro saber que yo tuve que darle más de la mitad de mi vida a la guerra. Nunca me imaginé que habría más oportunidades para mí.”

Diego Sáenz

¨Uno se preocupa por qué hacer pero es mejor saber lo que no quieres hacer¨

Duván Barato

“Me desmovilicé buscando una oportunidad de mejorar mi vida, pero entré a una sociedad que señala, estigmatiza, rechaza y aisla.”

Elkin Serna

¨El sufrimiento que he vivido, me hizo armarme de valor.¨

Emmanuel Esparza

“Para ser actor no es suficiente ser bueno. Hay que ser obsesivo.”

Felipe Acosta

“Las ideas me han nacido por necesidades y casualidades de la vida. Yo las he sabido leer.¨

Francisco Santos

“Cuando uno se salva de un secuestro de Pablo Escobar el miedo se acaba. Yo viví con la muerte ocho meses”

Geraldine Pomato

“Soy una mujer obstinada, trabajo por lo que quiero hasta que lo logro. Con Wikimujeres fue así”

Gustavo Yacamán

“Pongo mi mente en blanco antes de poner el pie en el acelerador”

Jaime Lombana

“Yo presiento siempre lo que va a pasar. Sé cuándo voy a ganar y cuándo no”

Jorge Duque

“El día que dejé de esconder quién era, dejé de pelear conmigo mismo”

Juan Felipe Samper

¨Seguir los sueños, con todo lo romanticón que suena, siempre va a ser válido, siempre va a ser lo más chévere¨

Juan Pablo Socarrás

“Si la vida me había dado tantas oportunidades era por algo. Me dediqué a luchar por este sueño”

Laura Tobón

“Me lo propuse, lo soñé y lo luché y todo ha llegado en medidas que nunca imaginé”

Mabel Moreno

“Tengo un alma muy libre, pero también una cabeza que me pone todos los límites. Soy mi mayor juez.”

Marcelo Rozo

“No hay nada en la vida como levantar un trofeo. Es como tener el mundo en las manos”

María Del Rosario Guerra

“Mi disciplina, mi formación cristiana y mi preparación académica son lo que me ha permitido lograr todo en la vida.”

Marianela González

“Pareciera que soy conservadora pero no. Todo lo que sea distinto a la costumbre me atrae mucho. Soy muy curiosa”

Marta Lucía Ramirez

“Soy una persona estricta, coherente, con mucho compromiso por Colombia, a veces demasiado cuadriculada.”

Natalia Espitia

“Entendí que la mejor manera de transformar y sanar mi vida era ayudando a las niñas a vencer el miedo”

Natalia Ponce de León

“Escogí el camino de levantarme y hacerme grande. Esto fue un renacer, reinventarme desde cero.”

Oscar Iván Zuluaga

“A mi no me obsesiona el poder. Me obsesiona poder trabajar por los demás.”

Paloma Valencia

“Siempre he querido cambiar el mundo. Me hace falta ver que sí se puede”

Paula López

“Aprendí a abrazar mi realidad y entendí que el perdón y la felicidad son una decisión.”

Paulina Laponte

“Entendí que hay que aprender a fluir con la vida. En el camino encontré muchos talentos y pasiones que no conocía.”

Pilar Schmitt

“Trabajo en una cosa completamente diferente a lo que yo soy”

Regis Ortiz

“El proceso de reinserción no fue fácil. Pero cuando veo a mi mamá y a mi hijo sé que todo ha valido la pena.”

Tata Gnecco

“Si a tu sueño le pones un poquito de disciplina y empuje, lo consigues ”

Tito Puccetti

¨En mi carrera he hecho muchos sacrificios. Y sí, he tenido suerte, pero ha sido una suerte buscada.”

Yaneth Waldman

¨Yo soy terca en buscar la felicidad todos los días de mi vida.”

Vladdo

“Soy inquieto, sarcástico, malpensado. Tengo cara de bravo pero soy una melcocha.”

Santiago Prieto | La Lupa Revista Digital
Santiago Prieto | La Lupa Revista Digital
Santiago Prieto | La Lupa Revista Digital
Summary
Santiago Prieto
Article Name
Santiago Prieto
Description
Santiago Prieto, nos cuenta sobre su infancia, su entorno y ambiente familiar en cuanto a su profesión y lo más difícil de ser músico.
Author
Publisher Name
www.la-lupa.com
Publisher Logo