Seleccionar página

Marianela Gonzáles

“PARECIERA QUE SOY CONSERVADORA PERO NO. TODO LO QUE SEA DISTINTO A LA COSTUMBRE ME ATRAE MUCHO. SOY MUY CURIOSA”
Marianela Gonzalez | La Lupa Revista Digital

Marianela González nunca ha planeado nada en su vida. Piensa en el aquí y en el ahora y es una convencida de que todo pasa por algo. Ha sido modelo y actriz, pero lo que más irradia cuando habla, es que es una gran hija. Ésta venezolana le abrió su alma a La Lupa para contar cómo ha vivido el duelo desde que su mamá murió, cuales son sus miedos, sus alegrías y cómo vive el presente. 


¿Cómo fue tu infancia en Caracas?


Pues la verdad mis recuerdos de infancia, aunque crecí en Caracas, son más en España porque mi mamá era española y yo pasaba allá los tres meses de vacaciones. El colegio era normal de septiembre a julio, y yo me iba a España, por eso mis recuerdos más fuertes son de allá, con mi familia y mis amigos. Pero a Caracas lo llevo en mi corazón.

¿Cómo era el ambiente en tu casa, con tus papás, con tus hermanos?

Mis papás se divorciaron cuando yo tenía 18 años. Mi papá tenía una línea aérea  entonces no era una figura presente en la casa. Mi mamá era todo. Era papá, mamá, amiga, pues amiga…más o menos,  y tengo una hermana mayor que se llama María Alejandra y nos llevábamos malísimo. Peleábamos todo el día. De hecho mi mamá ya después de divorciada tuvo un novio peruano y se fue a vivir con él justo antes de que mi hermana se casara y quedamos viviendo solas y casi nos matamos. Llegamos a un punto en el que tuvimos que decir: mira, hagamos como si no viviéramos juntas porque o si no, nos vamos a matar.

¿Por qué? ¿Son muy diferentes?

Somos muy diferentes. De personalidad. Ella sacó un poco el carácter de mi papá y yo soy más reservada, pero sí, nos llevábamos muy mal.

Tú ahorita hablabas de que la figura de tu papá fue un poco ausente. Cuando eso pasa, uno crece un poquito más rápido…

Sí, yo creo que de alguna manera, tanto por eso como por no causarle problema a mi mamá, yo crecí siendo bastante responsable. Tenía la carga encima de salir adelante yo sola. A pesar de que siempre he sido muy independiente, siempre me ven con mucha gente y tengo grupos de amigos, yo busco esa compañía, quizás para llenar ese vacío de una familia grande que no tuve. Pero sí, definitivamente uno asume unas responsabilidades y trata de ser independiente para no ser una carga más en la casa.

Hablabas de que tu mamá se casa y se va para Perú. ¿Cómo fue eso?

No, no se casó. Se ennovió. Pues yo lo único que quería era que ella estuviera feliz. Además el novio me caía súper bien y como te digo, nosotras éramos muy unidas pero no hablábamos casi. Por eso te digo lo de amigas, porque sabíamos perfectamente que pasaba la una con la otra, pero no teníamos que contarnos. Mi mamá sabía perfectamente qué hacía, con quién estaba, si estaba contenta, si estaba mal, pero no era como “Pollo cuéntame”.

¿Te decía pollo?

Sí, porque yo era como un pollito a su espalda (risas). Pero es eso. Había una conexión tan maravillosa entre las dos que no 

necesitábamos hablar mucho. Y para mí pues obviamente a mis 18 o 19 años, que tenía un novio con el que supuestamente me iba a casar y estaba terminando el colegio y bien, independiente sin mamá en la casa, pues perfecto. Pero sí fue muy duro con mi hermana porque ella se casaba a los tres meses.


¿Y tú ya en esa época te veías haciendo parte de éste mundo o qué soñabas ser?

Yo era modelo para ese entonces. Pero no, el modelaje llegó a mi vida por casualidad.

¿Cómo llegó?

Porque yo siempre, como saben, he sido muy tímida. Y a mí lo de las fotos y eso…. para mí era terrible. Yo creo que no tengo muchas fotos de mi adolescencia de las que ahora me arrepiento un montón. Cuando era muy chiquita, que no era consciente pues sí, salgo sonriendo en mil, pero ya cuando era un poquito más grande, salgo en las fotos familiares terrible y mi mamá pellizcándome al lado. El modelaje llega porque un exnovio mío, que además me había terminado, empieza a trabajar como asistente de un fotógrafo en Venezuela y me dice: necesito hacerte unas fotos para mostrárselas a ese fotógrafo y yo le dije que estaba loco. Pero era una manera de estar cerca de mi exnovio (risas). Además las fotos eran al lado de su casa entonces las hice, él se las llevó al fotógrafo, yo tenía como 14 años, las muestra a una agencia de publicidad, a un manager de modelos y enseguida me contratan. Y empiezo a hacer comerciales y campañas publicitarias.

Y ahí uno no para…

Y no paré. Sí me insistieron mucho, gente de canales, para que hiciera castings para novelas y televisión y yo decía: están locos.

Pero si ya dominabas lo de las fotos ya no te ibas a pasar a lo otro…

Sí. Además que yo no sabía actuar ni me gustaba, y empecé a actuar publicidad que era lo más cercano a lo que hacía. A estudiar fotografía y todo esto. Pero acompañando a un amigo a un casting, ya terminé con ese novio con el que supuestamente me iba a casar, y en un break de la universidad acompañé a un amigo a un casting y me dice no espérate que vamos a pasar por una productora, que hacen series juveniles. Fuimos al casting y el productor, un italiano súper fuerte, me dice: ¿tú no vas a hacer el casting? y yo, no. Y me preguntó que por qué no y le dije que porque no era actriz y empieza como a presionarme mucho hasta que le digo que sí. Entonces alguien me manda el libreto, cuadramos para hacer casting, yo no voy y me llama varias veces. Hasta que voy y hago el casting, porque ya me daba pena y me dice mira yo te quiero para que hagas otra cosa, como más seria. Puedes venir, pero si no te interesa pues me dices porque yo pierdo mi tiempo y mi plata cada vez que monto el set. Y yo le dije que sí. Efectivamente lo hice y me ofrece el protagónico de una serie juvenil…

Lo que es de uno es de uno, mejor dicho…

Sí, yo le dije no te voy a aceptar ningún protagónico. Si quieres ponme como algún personaje secundario, chiquito y pues como estaba de vacaciones, era perfecto. Además había gente que conocía, que estaba ahí y dije bueno, puede ser un parche chévere. Lo acepto y resulta que me pusieron como protagonista de la serie y ahí arranqué.

Entonces medio te engañó…

Sí. Y yo me entero ya después que estoy grabando cuando voy a firmar el contrato y por lo que me voy a ganar. Cuando me dicen no te vas a ganar tanto y los demás más poquito pues me di cuenta.

Y ahí ya cuando empiezas a actuar, dijiste esto sí puede ser lo mio…

Pues creo que yo no fui consciente en que esto sí puede ser lo que quiero hacer el resto de mi vida, pero la pasé bien. Lo que a mí me gusta de la actuación realmente es que uno les da vida a personajes que jamás sería. Creo que es una manera de liberar. Yo siento y afirmo que todos los seres humanos tenemos un poquito de cada cosa. Simplemente las circunstancias de la vida te hacen desarrollar más unas cosas que otras. Yo creo que todos podemos hacer de asesinos o la Madre Teresa de Calcuta. Pero las circunstancias, el cómo creces, cómo vives, hacen que desarrolles más unas cosas que otras. Y siento que hay muchas cosas dentro de uno que no sacas, y en la actuación lo puedes hacer. Entonces yo, siendo tan tímida, teniendo tantas barreras en mi vida personal, poder vivir y sacarlas en un personaje que no eres tú mismo me parece maravilloso.

Que sientes tú que tienes, que no muestras en tu vida cotidiana pero que es parte de ti


Es que no soy consciente. Yo sé que soy muy cerrada cuando no me conocen, como te decía, hasta caigo muy mal. Y no es por ser 
pesada sino porque soy muy tímida. Quizás un poco por protección a que me hieran o a que conozcan mucho de mí porque estoy en un medio bastante complicado, y nunca me ha gustado hablar mucho de mi vida personal. De hecho de mis relaciones no se sabe mucho y mis relaciones son súper largas. He tenido novios de cuatro años y nadie se entera. Pero creo que es como por mi trabajo. Yo soy una persona normal y corriente. Que tiene una vida normal y corriente, que también sufre, que también tiene miedos. Entonces  es un poco esa protección a que no entren en mi vida completamente.

¿Qué te da miedo?

La soledad. Me encanta estar sola, disfruto mucho mis momentos de soledad, pero a diferencia de lo que dice mucha gente, que uno viene solo al mundo, pues es mentira. Tú desde que naces, necesitas a dos personas para poder nacer y cuando te mueres necesitas a alguien que te meta en el ataúd. Siempre necesitas a alguien y no es que tú no vivas sin alguien al lado, claramente sí. Pero yo creo que la vida se disfruta más acompañado.

Mejor dicho, una creyente del amor…

Sí, total.

Fuiste noviera desde chiquita ¿o no?

La verdad sí. Desde chiquita.

Pues ahora dijiste que con el de 14 te querías casar…

No, yo no me quería casar (risas), era una obsesión de que no me parara bolas, y pues uno no tiene claro que quiere en ese momento. Y sí, he tenido muchos novios.

¿Entonces no has tenido ningún momento en el que hayas estado verdaderamente sola?

¿Sabes que he tenido momentos sola? Y los disfruto mucho. Tengo muchas amigas que no se soportan estar sin novio, pero yo adoro estar sola. Siento que uno no debe buscar, eso llega sólo, para poder abrirse.

¿Sueñas con casarte, con tener hijos?

No. Pues chévere si me caso pero no es algo que me quite el sueño. Creo que para mí es más importante la convivencia que el acto de la ceremonia. Si me llego a casar haría una cosa atípica. No sé porque, como te digo, tampoco me quita el sueño, nunca me lo he imaginado. Me encantaría casarme como en la playa, pero también pienso qué calor (risas). Pero sí quisiera tener hijos.

¿Ese sí es un sueño que has tenido siempre?

No siempre, pero si se me ha despertado con ciertos momentos en los que he interpretado que he sido madre.

¿Cómo cuáles?

Uy han sido tantos ya…hice una novela en Venezuela que se llamaba ‘Nadie me dirá como quererte’ y era una chica súper liberal, que vivió en París y llega a un pueblo súper reservado y se enamora y le pasan un montón de cosas y al final tiene un hijo, no del que estaba enamorada, sino de otro con el que se casó porque le tocó casarse con él a pesar de ser tan liberal, y yo creo que desde ese momento me sentí muy identificada con ese personaje, como muy libre, pero sí quisiera tener esa compañía de los hijos.

¿Eso es algo que se despierta en las mujeres y es difícil que se apague no?

Sí. De hecho he tenido muchas mascotas como para prepararme (risas).

¿Qué tienes ahorita?

Ahorita no tengo. Tuve, cuando llegué a Bogotá, pues en Venezuela tenía un bóxer. Cuando llegué me vine a vivir a Bogotá, tuve un bulldog inglés, que amo con pasión y locura, pero estaba muy loco. Me vino como con un tornillo medio suelto. Era muy agresivo, de hecho lo tuve en psicólogos. Atacó a unas personas entonces me tocó dormirlo….fue un golpe durísimo y pues obviamente yo viviendo aquí, lejos de mi familia, pues mi perro era todo. Y pues mi expareja hasta enero tenía un gato y yo era su madrastra. Lo consentía mucho, pero terminamos en enero y también me quedé sin el gatico (risas)…

No…que tusa…

Horrible

¿Y qué tan duro te dio la llegada a Bogotá?


No fue duro. La verdad yo siempre he estado en zonas de confort. Y me tocó tomar la decisión de venirme a Bogotá porque cerraron 
RCTV, que era el canal en el que yo trabajaba. Por principio yo no podía trabajar en otro canal porque ese era chavista y pues antes de ser actriz, soy persona, soy venezolana y no podía en el otro canal. Y ahí digo, pues la única opción es irme a pesar de que estoy muy cómoda en mi país. Tengo la carrera hecha, la vida hecha y dije, es ahora o nunca y pues eso es lo que amo hacer. Y tomo la decisión de Bogotá porque, con las opciones que tenía era el lugar donde hacían cosas más afines con las que me gustan y me quedaba a hora y media de mi casa. Entonces nada, me vine, no me vine sola, aquí ya había muchos venezolanos. Hay una productora que yo amo de Venezuela, me contactó con mi manager anterior y se fueron dando las cosas maravillosamente, se me empezaron a abrir las puertas y yo sabía que no iba a ser fácil. Pero tenía que mostrar que llevaba quince años en esto.

¿Y qué personaje te dieron?

Lo primero que hice fueron unos capítulos de ‘Los caballeros las prefieren brutas’. Eso fue divertido, además trabajé con Juan Pablo Raba, que ya habíamos sido tíos, primos, ya habíamos trabajado un montón en Venezuela, entonces fue chévere.

¿Hiciste ‘Mi gorda bella’ también, no?

Yo hice ‘Mi gorda bella`, sí.  Uy es viejísima.  A mí me impresiona que en Bogotá pues no te piden tantos autógrafos ni nada de eso, pero la gente me dice cosas en la calle por esa novela. No por ‘La traicionera’ o ‘Mi dulce amor’ sino por ‘Mi gorda bella’.

¿Cómo fueron ‘La Traicionera’ y ‘Dulce amor’?

Cuando yo hago los capítulos de ‘Los caballeros’, caigo en un limbo de que no sabía nada y pues obviamente lo de ‘Los caballeros’ me salió porque era Sony y ya me conocían y luego como que no me salen castings. Y yo entro en ansiedad. El trabajo es tan inestable como las emociones. Vas muy bien nueve meses pero luego puede pasar año y medio y no tienes nada. Y me voy, mi manager me consigue unos castings en México, me va muy bien y no me decido si sí o si no, me salió un casting para un personaje de ‘Traicionera’ que no era el de Renata y me hicieron dos y cuando me llaman por tercera vez yo digo pues si ya no vieron lo que quieren de ese personaje en dos castings… y entonces mi manager me dice que no es para eso. Es para Renata, la protagonista y yo… quede matada. Uno nunca se espera eso. Que en un país en el que no te conocen, te den esa oportunidad, y además de esa novela, que yo creo que toda Colombia hizo casting.

Renata era malísima…

No, no era mala (risas). Era un buen ser humano, pero imagínate a los seis años ver que tu mamá se suicida y tu abuela es un demonio y te crían diciéndote que tienes que vengarte y pues tu creces endemoniada.

¿Cómo logras hacer el papel de mala y no vivir metida en el personaje siempre?
Yo siento, de hecho lo hablaba con uno de mis mejores amigos que me decía que se quedaba conectado con sus personajes, que a mí pocas veces me ha pasado. Tengo 
muy claro que es trabajo y cuando dicen corte yo vuelvo a ser quien soy y suelto al personaje. En Venezuela me pasó un par de veces con escenas de mucho llanto, y me montaba en el carro y llegaba a mi casa y seguía llorando y no entendía, pero no es una cosa que me pase usualmente. No me preguntes qué hago. Yo no soy de técnicas, nunca estudié actuación. Simplemente yo tengo que sentir lo que le pasa al personaje cuando lo estudio y veo qué me pasa cuando leo. Si leo la escena y no me da tristeza, yo sé que no voy a llorar, entonces no fuerzo el llanto porque se ve falso y sé que si lo hago, no le llego a la gente. Entonces sí es trabajo, pero logro desconectarme.

¿Cuál es el defecto al que más le huyes?

Yo creo que a lo que no le huyo, aunque obviamente no me gusta que esté alrededor de mí, pero que sí odio es la mentira. También te hablaba de eso cuando te decía que era tímida. En parte soy tímida porque pues me da miedo mostrar mi interior. No me gusta mentir, entonces creo que la timidez es ponerse un escudo para no tener que mentir. Si hay algo que me molesta es la mentira y la injusticia. Yo siento que no hay necesidad…

¿Tienes algo en tu vida que te haya gustado borrar?

Sí, uno siempre tiene momentos en que dices me hubiera gustado hacer las cosas diferentes, pero también soy muy creyente de que las cosas pasan por una razón y no lo veo como un error sino más bien como un aprendizaje. Entonces no me arrepiento de nada. Obviamente si me preguntas, me hubiera gustado estar mucho más con mi mamá en su enfermedad y no lo hice, pudiendo haber estado. Entonces si tuviera que retroceder algo en el tiempo, sería a los últimos meses de ella.

¿Qué es lo que más te deja tu mamá?


Uy es que éramos muy parecidas pero a la vez muy distintas. Mi mamá siempre fue muy cerrada, como lo soy yo y creo que se guardó muchas cosas, muchas vivencias que le hicieron mucho daño. Yo creo que el cáncer es una enfermedad completamente emocional. A pesar de todo lo que vivió y todo el resentimiento que cargó, tú la veías y era feliz. Ella disfrutaba cada momento de su vida, hasta los últimos, que ya quería borrar. Mi mamá siempre fue muy positiva. Entonces a mí me gustaría, si tengo que parecerme a ella o seguir sus pasos, quisiera a pesar de las cosas malas, ser así.

¿Esa fuerza interior tuya crees que la heredaste de ella?

Sí, además ella no era de las que me decía Pollo hazlo. Ella me dejaba. Me decía que si yo sentía que podía hacerlo, lo hiciera. Si no, pues no. Además ella siempre me decía que yo tenía mucha suerte, que me llegaban las cosas…

Pero es verdad…

Sí, es verdad hasta que llegué a Bogotá. Me pasaron cosas como muy fortuitas, pero el cambio de Venezuela a Bogotá me ha hecho esforzarme más para conseguir lo que quiero. Pero sí, definitivamente la fuerza la tengo por mi mamá. Yo me acuerdo de chiquita, que nos llevaba a las dos, a mi hermana y a mí sola. Y pues eso, la figura paterna no estaba ahí y ella se iba de fiesta y era pendiente de nosotras, no nos faltó nada nunca, entonces fue todo gracias a ella.

¿Te da mucha nostalgia ella?

Sí y no me vas a hacer llorar.

¿La has sentido?

Mucha gente me dijo en agosto, cuando se murió, que uno la siente, que es una luz que te va guiando. Yo la verdad no la he sentido. Este año ha sido muy duro para mí en muchos aspectos, profesionales, personales… y el que mi mamá se me fuera fue un golpe muy duro y sobre todo eso, que no estuve con ella. Que tengo esa culpa de no haber compartido más. Hice todo lo que pude, cada vez que podía la visitaba, pero no sé por qué razón, quizás porque no he logrado decirle adiós, pero yo no la siento. No sé. De hecho he soñado con ella dos veces desde que se murió y yo no sueño. Tengo como ochos meses sin soñar y las pocas veces que lo he hecho han sido cosas muy feas.

¿Pero yo creo que ya es parte de ti no?

Sí, totalmente. Me pasan muchas cosas desde que se murió, y yo a veces miro al cielo y le digo mami donde estás, todo el mundo me dice que me vas a iluminar el camino y estoy a oscuras. Y a veces toca que pasen esos terremotos para despertarse.

Dicen que el momento más oscuro es justo antes del amanecer…

A principio del año me pasó que viví un año de invierno. Y la verdad es que esos principios de año preparan el tiempo para la primavera. Entonces pues estoy esperando…creo que están empezando a florecer muchas cosas en mi vida.

La idea de felicidad

No tengo un cuadro perfecto de la felicidad. Me encantaría tener hijos, poder seguir haciendo lo que hago y llegarle a mucha gente con mi trabajo, pero creo que lo que más feliz me haría es no hacerle daño a nadie. Y sobre todo a nadie cercano a mí.

Un plan

Hay muchos, pero no soy de planes. Me encanta cocinar, soy muy buena cocinera, a veces invento. Aprendí a cocinar bien cuando llegué a Bogotá porque me hacían mucha falta los sabores de allá, entonces empecé a hacer platos típicos de allá y hasta hay amigos que me dicen que ponga restaurante, pero no hay manera…

¿Te gusta la fiesta?

Me gusta pero no mucho. Prefiero como un plan más tranquilo. Una comida o ir a teatro o a cine, pero a veces el cuerpo si me pide unos traguitos (risas).

¿Para qué eres negada?

Para el canto soy muy mala. Nunca desarrollé eso. Soy tenaz.

Un talento que no conozcamos de ti.

La cocina.

La característica que más te define.

Yo creo que soy, no sé si es un defecto o una virtud, muy entregada a los demás. A veces no debería…

El colmo de un actor

Que se le olvide la letra. Me choca. Pasa pero la verdad me choca. Es que es lo único que hacemos…

¿Qué tan conservadora eres tú?

No mucho. Pareciera que mucho, pero no y además todo lo que sea distinto a la costumbre me atrae mucho, me voy. Soy muy curiosa.

El amor de tu vida.

Se acaba de ir, en enero. Pues creo que es el amor de mi vida. Arriesgué mucho, entregué mucho, fue mi piso con lo de mi mamá y con eso sí me puedes hacer llorar entonces no más…

No podrías vivir sin qué

Sin mi familia de sangre y mi familia de la vida, mis amigos.

Tienes alguna frase de cabecera

No. Pero siempre he vivido del vive hoy y mañana vemos que pasa. Si sale el sol o si no, es cosa de mañana.

¿A qué le pones La Lupa en tu vida?

A las relaciones, no solo las de pareja, sino las de trabajo, las de amistad, las de la gente que aparece de pronto en tu vida. Esa es la gente que te va formando y te va acompañando en el camino.

La Lupa en frases

Directorio de entrevistas A – Z

Jaqueline Brandwayn

¨El arte me ha dado toda la fascinación, el entendimiento, el poder satisfacer mis inquietudes.¨

Adolfo Zableh

“Sabía que de alguna manera algo me tenía que inventar para ser oído. Por eso escogí escribir”

Alejandra Azcárate

“Me gusta un estado de cordura no permanente. Creo que una alta dosis de irresponsabilidad es deliciosa en la vida.”

Alejandro Cuellar

“En la cocina el criterio solo existe cuando ha habido experiencia.”

Alexandra Santos

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Alejandro Riaño

“Este trabajo me ha dejado un amor por la vida y un amor por lo que hago que no puedo describir.”

Amalia Andrade

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Ana Wills

“Actuar es un trabajo muy difícil y un estilo de vida complicado. Pero todo es una experiencia, hay papeles que te cambian la vida.”

Andy Gaitán

¨Siempre me he dejado llevar, hay que ser arriesgado¨

Andrea Novoa

“Tenía una voz interna que me decía que tenía que hacer esto como fuera”

Antonina Canal

“Hay que romper la rigidez y fluir. Soy una aventurera, una gitana”

Beatriz Fernández

“Soy una revolucionaria de las leyes. Mi ley es la ley del amor. Detesto la rigidez”

Beto Gaitán

¨Nunca me ha gustado comer cuento. Siempre me ha gustado indagar, ir más allá.”

Carlos Villa

“Con el violín se crea un vínculo muy fuerte. No es solo emocional sino físico y emocional.”

Catalina Escobar

“Yo tengo un motor adentro, yo trabajo en sintonía con mi hijo. Él y yo somos socios en esto.”

Daniella Álvarez

“Los sacrificios y la disciplina me han hecho alcanzar lo que siempre quiero”

Daniella Moscarella

“Siempre he sido diferente. Nunca me ha gustado ser una niña más del montón.”

Diana Alvarado

“Es duro saber que yo tuve que darle más de la mitad de mi vida a la guerra. Nunca me imaginé que habría más oportunidades para mí.”

Diego Sáenz

¨Uno se preocupa por qué hacer pero es mejor saber lo que no quieres hacer¨

Duván Barato

“Me desmovilicé buscando una oportunidad de mejorar mi vida, pero entré a una sociedad que señala, estigmatiza, rechaza y aisla.”

Elkin Serna

¨El sufrimiento que he vivido, me hizo armarme de valor.¨

Emmanuel Esparza

“Para ser actor no es suficiente ser bueno. Hay que ser obsesivo.”

Felipe Acosta

“Las ideas me han nacido por necesidades y casualidades de la vida. Yo las he sabido leer.¨

Francisco Santos

“Cuando uno se salva de un secuestro de Pablo Escobar el miedo se acaba. Yo viví con la muerte ocho meses”

Geraldine Pomato

“Soy una mujer obstinada, trabajo por lo que quiero hasta que lo logro. Con Wikimujeres fue así”

Gustavo Yacamán

“Pongo mi mente en blanco antes de poner el pie en el acelerador”

Jaime Lombana

“Yo presiento siempre lo que va a pasar. Sé cuándo voy a ganar y cuándo no”

Jorge Duque

“El día que dejé de esconder quién era, dejé de pelear conmigo mismo”

Juan Felipe Samper

¨Seguir los sueños, con todo lo romanticón que suena, siempre va a ser válido, siempre va a ser lo más chévere¨

Juan Pablo Socarrás

“Si la vida me había dado tantas oportunidades era por algo. Me dediqué a luchar por este sueño”

Laura Tobón

“Me lo propuse, lo soñé y lo luché y todo ha llegado en medidas que nunca imaginé”

Mabel Moreno

“Tengo un alma muy libre, pero también una cabeza que me pone todos los límites. Soy mi mayor juez.”

Marcelo Rozo

“No hay nada en la vida como levantar un trofeo. Es como tener el mundo en las manos”

María Del Rosario Guerra

“Mi disciplina, mi formación cristiana y mi preparación académica son lo que me ha permitido lograr todo en la vida.”

Marta Lucía Ramirez

“Soy una persona estricta, coherente, con mucho compromiso por Colombia, a veces demasiado cuadriculada.”

Natalia Espitia

“Entendí que la mejor manera de transformar y sanar mi vida era ayudando a las niñas a vencer el miedo”

Natalia Ponce de León

“Escogí el camino de levantarme y hacerme grande. Esto fue un renacer, reinventarme desde cero.”

Oscar Iván Zuluaga

“A mi no me obsesiona el poder. Me obsesiona poder trabajar por los demás.”

Paloma Valencia

“Siempre he querido cambiar el mundo. Me hace falta ver que sí se puede”

Paula López

“Aprendí a abrazar mi realidad y entendí que el perdón y la felicidad son una decisión.”

Paulina Laponte

“Entendí que hay que aprender a fluir con la vida. En el camino encontré muchos talentos y pasiones que no conocía.”

Pilar Schmitt

“Trabajo en una cosa completamente diferente a lo que yo soy”

Regis Ortiz

“El proceso de reinserción no fue fácil. Pero cuando veo a mi mamá y a mi hijo sé que todo ha valido la pena.”

Santiago Prieto

“El camino es infinito. Lo más difícil es persistir, perseverar y resistir”

Tata Gnecco

“Si a tu sueño le pones un poquito de disciplina y empuje, lo consigues ”

Tito Puccetti

¨En mi carrera he hecho muchos sacrificios. Y sí, he tenido suerte, pero ha sido una suerte buscada.”

Yaneth Waldman

¨Yo soy terca en buscar la felicidad todos los días de mi vida.”

Vladdo

“Soy inquieto, sarcástico, malpensado. Tengo cara de bravo pero soy una melcocha.”

Marianela Gonzáles | La Lupa Revista Digital
Marianela Gonzáles | La Lupa Revista Digital
Marianela Gonzáles | La Lupa Revista Digital
Summary
Marianela González
Article Name
Marianela González
Description
Marianela González, nos cuenta sobre su infancia, su entorno y ambiente familiar, su vida en Caracas y su profesión de actriz.
Author
Publisher Name
www.la-lupa.com
Publisher Logo

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!