Marcelo Rozo

“No hay nada en la vida como levantar un trofeo. Es como tener el mundo en las manos”
Marcelo Rozo | La Lupa Revista Digital

Jugaba con palos de plástico de chiquito y soñaba por las noches con ser grande. Perdió a un hermano, pero lo lleva con él siempre que entra al campo. Cada vez que pierde y cada vez que gana. Marcelo Rozo tiene ya dos victorias en el PGA Tour Latinoamérica y va por más. La Lupa logró llegar a lo más profundo de este gran deportista.


 

Jugaba con palos de plástico de chiquito y soñaba por las noches con ser grande. Perdió a un hermano, pero lo lleva con él siempre que entra al campo. Cada vez que pierde y cada vez que gana. Marcelo Rozo tiene ya dos victorias en el PGA Tour Latinoamérica y va por más. La Lupa logró llegar a lo más profundo de este gran deportista.

La Lupa (LL): ¿Cuándo quiso ser golfista?

Marcelo Rozo (MR): Lo llevo en la sangre, mi abuelo fue profesional del golf argentino, es de familia. Todos los días caminaba con un palo de golf de plástico, empecé a jugar golf competitivo los 8 años, a los 12 ya representaba a Colombia en mundiales. Llevo 23 años jugando, mis papás me apoyaron siempre pero nunca me presionaron. Si yo quería jugar, jugaba, si quería practicar, practicaba y nunca se me fue el gusto. Hay papás que obligan a sus hijos a vivir el sueño de ellos. Esa no fue la situación en mi casa.

Estudie en Boca Ratón 4 años y la decisión de dedicarme por entero al golf la tomé después de salir de la universidad. Ahí pude decir: esto es lo que me gusta, lo que quiero hacer.

El golf me ha dado muchas cosas, estudio, amigos, viajes, tristezas. Es un deporte que se parece a la vida. Hay quienes dicen que nunca tuve infancia,  pero el golf me ha dado muchas cosas. El deporte crea una rutina, exige mucha disciplina, hay sacrificios, pero también grandes enseñanzas.

LL: ¿Se acuerda del momento en el que dijo “soy bueno para esto”?

MR: Sí, fue cuando gané mi primer torneo en Argentina. Apenas llevaba un año de profesional y le gané a jugadores muy importantes.

LL: ¿Qué tan diferente fue esa vida de golf en Colombia?

MR: Aquí uno está con su familia, sus amigos. En Estados Unidos tengo un coach, tengo que cumplir horarios de entrenamientos que empiezan a las 6 de la mañana tres veces a la semana. Eso nunca lo hice aquí, pero cuando tienes una beca tienes que dar resultados al final del día. Lo bueno de la universidad fue que creé otra familia lejos de Colombia, el equipo.

LL: ¿Esa época de adolescencia le tocó saltársela totalmente?

MR: Sí. Ese fue un gran sacrificio pero no me gusta llamarlo así. Yo deje de salir, de ir a viajes con mi familia porque me tenía que despertar para ir a torneos. Para todo hay tiempo en la vida, hasta para dejar de jugar golf (risas).

LL: Ya ha tenido dos victorias en el PGA Latinoamérica, ¿se imaginó llegar hasta acá?

MR: Uno lo sueña y cuando las cosas salen se da cuenta de que sí puede. No es algo que se da de repente, es un trabajo de 15, 20 años jugando golf competitivo. No hay nada como levantar un trofeo un domingo. Es como tener el mundo en las manos.

LL: ¿Qué lección le ha dejado su familia?

MR: Trabajo. Es un legado que siempre llevaré conmigo y que le enseñaré a mis hijos. No basta el talento, de nada sirve si eres vago, se queda a la mitad. No importan los resultados, cuando uno sabe que se esforzó.

LL: La muerte de su hermano fue lo que, de alguna manera, lo impulsó a seguirle los pasos y a honrar su memoria. ¿Qué le dejó Mateo para la vida?

MR: Me da muy duro hablar de él. Me hace mucha falta. Le rindo tributo todos los días. Éramos muy amigos. Mi vida cambio mucho, él se murió cuando tenía 11. Afortunadamente creo que he hecho todo a nombre de él y por eso me da tanta claridad mental.

LL: ¿Cuáles profesores lo marcaron?

MR: Mi abuelo, sin duda, fue mi primer profesor hasta que tuve 15 años. Murió cuatro años después de mi hermano. Era mi mejor amigo. Todos los días me recogía en el colegio, me sacaba de clase a la hora que le provocaba. Quería verme convertido en un buen jugador de golf. Siempre estaba ahí para mí, él fue el que me dio ese agarre de creer en mí. Era argentino y no era arrogante en el mal sentido, sino en el bueno, porque creía en sí mismo. Esa fue una gran inyección que me pusieron cuando chiquito.

LL: ¿Qué tan importante es la relación en el golf entre la mente y el cuerpo?

MR: Es lo más importante. El talento, sin trabajo, se pierde. Tiger Woods cambió el golf. Él entrenaba cuatro horas al día, pero también hacia yoga, meditación y uno se va dando cuenta de que no solo en el deporte, sino en la vida, hay que entrenar la mente para lo que uno quiere. Hay que visualizarse como uno quiere, se trata de vivir algo lo más real posible.

LL: En ese instante de pegarle a la bola ¿En qué piensa?

MR: En nada (risas). Trato de jugar rápido. Entre más tiempo uno se demore, peor le va. Científicamente comprobado, si uno dura diez segundos pensando algo se llena de pensamientos negativos. Hay que estar enfocado en la ejecución. Eso es lo que recomiendan todos los psicólogos. No hay que quedarse en el pasado. Hay que vivir el instante. Por  eso el golf es de los deportes más desagradecidos. Porque depende de un buen swing y uno puede meter las patas. Es muy complicado. Pero entre más veces uno se ponga en esas situaciones de presión, se acostumbra más, sabe manejar su cabeza, su ritmo, hasta su forma de comer.

LL: ¿Y por eso decía que el golf es la mejor enseñanza para la vida?

MR: Sí. Hay que tener humildad, porque uno puede levantar un trofeo un domingo y el lunes no pegarle a nada. La probabilidad de ganar un torneo es mínima. Juegas contra cientos de jugadores todas las semanas. No hay un equipo, el de la ejecución eres tú, el que piensa mal o bien eres tú.

LL: ¿Cuál ha sido el torneo más difícil?

MR: El más emocionante fue el de Argentina, hasta ahora, porque lo gané. Fue increíble porque es la tierra de mi abuelo y lo tengo marcado. Y torneos de frustración, millones. Porque en el golf la frustración es constante. El año pasado digamos no tuve un buen año. Empecé mal, remonte y terminé mal de nuevo. Pero creo que logré ser un mejor jugador.

LL: ¿Cree que la suerte cuenta?

MR: Hay que tener un toque.

LL: ¿Cómo fue su debut en el PGA Tour?

MR: Me dijeron que si ganaba un torneo en el que estaba me dejaban entrar al PGA. Esa noche dormí pensando en que tenía que ganar. Gané, fui a Toronto y mi mejor amigo, Nicolás, me cargó los palos y me acompañó. Llegamos y estaban los mejores del mundo. Para él fue algo único porque le conseguimos pase de coach, entonces lo vivió al máximo, y para mí, jugar con gente de ese nivel, eso fue increíble.

LL: ¿Tiene agüeros?

MR: Pocos. Si tengo una buena semana de golf, trato en la siguiente de hacer la misma rutina, pero no son agüeros, es seguirle la pista a lo que funciona.

LL: ¿Cómo es el tema de los patrocinios?

MR: Es interesante porque Colombia es uno de los países con más patrocinios. Acá les tengo que agradecer a todos los patrocinadores desde el día uno. Esto no es Marcelo Rozo, sino todo un equipo detrás de mi éxito y mi fracaso.

LL: ¿No le ha tocado remar patrocinios?

MR: Todos los días. No importa quién eres, no te van a regalar nada porque es un gasto para una compañía. Estuve con Pacific Rubiales, Argos y me ha ido bien. Falta, eso sí, más apoyo del gobierno, no solo para el golf, sino para todos los deportes.

LL: ¿Cómo ve el golf en Colombia?

MR: Creciendo. Aparte de Camilo Villegas y su hermano Manuel, hay una camada de muy buenos golfistas como Santiago Rivas y Diego Velásquez, todos somos muy amigos. Hay mucho talento  pero necesitamos más apoyo del gobierno, pues aquí, lograr que la gente se interese en el golf no es fácil. Falta que los medios se conecten más con los deportistas, porque solo resaltan lo bueno y atacan cuando nos va mal.

LL: ¿Qué tan importante es conocer contra quién está compitiendo?

MR: Hay momentos en que puede ser bueno, pero uno juega contra 144 jugadores y por supuesto no los conoce personalmente a todos. No es una competencia directa contra uno, hay que encargarse de lo de uno, de su propio desempeño y no concentrarse en los demás.

LL: ¿Cómo es un día a día suyo?

MR: Me levanto a las 6:30 y estoy en el club a las 7. Me alisto para el día de entrenamiento, juego, practico, mezclo la práctica con entrenamiento hasta las 4. Ahí hago gimnasio y las 6 ya estoy como un chupo. Me duermo a las 10 para dormir 8 horas.

LL: ¿Qué viene para este año?

MR: Otra vez volví a PGA Latinoamérica. Llevo 45 días sin jugar por una operación, entonces espero arrancar a jugar. Se viene un calendario de 22 torneos que ya tengo listos y estudiados. El año pasado jugué 32 y decidimos con mi equipo bajarle un poco a la intensidad de la competencia para jugar realmente bien.

LL: ¿Cuál es su mayor fortaleza?

MR: La disciplina y la confianza en el trabajo realizado. A veces se complica, pero hay que creer. Si uno no se cree la película nadie se la va creer por uno.

LL: ¿Y las debilidades?

MR: Impaciencia y ansiedad. Tengo muchas ganas de hacer muchas cosas buenas y me da miedo el fracaso. Y cuando los resultados no llegan me desespero; el año pasado, que fue una montaña rusa de sensaciones, me enseñó bastante. Pero en el campo es al revés, porque soy bien paciente y tranquilo. Hay gente que dice que soy muy parco en el campo de golf, que no demuestro tanto mis emociones. Creo que es verdad.

LL: ¿Cuáles son sus campos preferidos en Colombia?

MR: Buena pregunta. El top 3 es el Country, después el Rincón y Mesa de Yeguas, en Anapoima. El Rancho es mi casa, siempre están pendientes de que hago en las canchas es un lugar demasiado especial para mí.

LL: Marcelo en tres palabras

MR: Disciplina, trabajo y ansiedad.

LL: ¿Aparte del golf que más hace?

MR: Quiero traer un par de negocios a Colombia, pero con paciencia porque nada grande en la vida pasa rápido.

LL: ¿Cuál es el secreto del éxito?

MR: No hay secreto. Es trabajar todos los días al cien por ciento. Hay que ser detallista. Digamos yo escribo lo que pienso en el campo, para cambiar lo específico, lo pequeño. Yo creo que si uno hace esos cambios pequeños, logra cosas grandes.

LL: ¿A quién le agradece?

MR: A la vida. Soy un afortunado de jugar golf, que es lo que amo y la vida me dio el talento para hacer lo que me gusta.

LL: ¿Un buen golfista nace o se hace?

MR: Las dos.

 LL: ¿Tiene alguna frase de cabecera?

MR: Creer. Es la palabra que me guía.

LL: ¿A que le pone La Lupa en su vida?

MR: Al PGA tour. (risas).

La Lupa en frases

Directorio de entrevistas A – Z

Jaqueline Brandwayn

¨El arte me ha dado toda la fascinación, el entendimiento, el poder satisfacer mis inquietudes.¨

Clemencia Vargas

¨Creo en el baile y en el movimiento como una herramienta potente y única para generar transformaciones.¨

Antonio Sanint

Antonio Sanint nos dio a conocer una faceta muy personal que no muchos conocíamos, en la cual nos cuenta cuales son sus inspiraciones, quienes lo apoyaron desde un principio, como se ha mantenido en el medio, como supera sus miedos día a día y como hace reír a cientos...

Antonina Canal

#LaLupa, con Laura Anzola y Canal Capital: Bombardeamos a Antonina Canal Davila directora de la academia Prem Shakti con 32 preguntas que contestó sin dudar. LL: Anto ¿A que hora te levantas? AC: A las seis.   LL: La primera actividad de tu día. AC: Darle un beso...

Daniel Samper

#LaLupa con Laura Anzola y Canal Capital: Apenas Daniel Samper Ospina abre la puerta de su casa, preguntamos sin rodeos. ¡No se lo pierdan! DS: ¿Quién es? LL: Hola. DS: Hola Laura.   LL: Daniel ¿payaso o periodista? DS: Payaso.   LL:¿Pastrana o Uribe? DS:...

Adolfo Zableh

“Sabía que de alguna manera algo me tenía que inventar para ser oído. Por eso escogí escribir”

Alejandra Azcárate

“Me gusta un estado de cordura no permanente. Creo que una alta dosis de irresponsabilidad es deliciosa en la vida.”

Alejandro Cuellar

“En la cocina el criterio solo existe cuando ha habido experiencia.”

Alexandra Santos

“Entendí que tenía que aprender a soltar para dejarme sorprender un poco más por la vida.”

Alejandro Riaño

“Este trabajo me ha dejado un amor por la vida y un amor por lo que hago que no puedo describir.”

Amalia Andrade

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Ana Wills

“Actuar es un trabajo muy difícil y un estilo de vida complicado. Pero todo es una experiencia, hay papeles que te cambian la vida.”

Andy Gaitán

¨Siempre me he dejado llevar, hay que ser arriesgado¨

Andrea Novoa

“Tenía una voz interna que me decía que tenía que hacer esto como fuera”

Antonina Canal

“Hay que romper la rigidez y fluir. Soy una aventurera, una gitana”

Beatriz Fernández

“Soy una revolucionaria de las leyes. Mi ley es la ley del amor. Detesto la rigidez”

Beto Gaitán

¨Nunca me ha gustado comer cuento. Siempre me ha gustado indagar, ir más allá.”

Carlos Villa

“Con el violín se crea un vínculo muy fuerte. No es solo emocional sino físico y emocional.”

Catalina Escobar

“Yo tengo un motor adentro, yo trabajo en sintonía con mi hijo. Él y yo somos socios en esto.”

Daniella Álvarez

“Los sacrificios y la disciplina me han hecho alcanzar lo que siempre quiero”

Daniella Moscarella

“Siempre he sido diferente. Nunca me ha gustado ser una niña más del montón.”

Diana Alvarado

“Es duro saber que yo tuve que darle más de la mitad de mi vida a la guerra. Nunca me imaginé que habría más oportunidades para mí.”

Diego Sáenz

¨Uno se preocupa por qué hacer pero es mejor saber lo que no quieres hacer¨

Duván Barato

“Me desmovilicé buscando una oportunidad de mejorar mi vida, pero entré a una sociedad que señala, estigmatiza, rechaza y aisla.”

Elkin Serna

¨El sufrimiento que he vivido, me hizo armarme de valor.¨

Emmanuel Esparza

“Para ser actor no es suficiente ser bueno. Hay que ser obsesivo.”

Felipe Acosta

“Las ideas me han nacido por necesidades y casualidades de la vida. Yo las he sabido leer.¨

Francisco Santos

“Cuando uno se salva de un secuestro de Pablo Escobar el miedo se acaba. Yo viví con la muerte ocho meses”

Geraldine Pomato

“Soy una mujer obstinada, trabajo por lo que quiero hasta que lo logro. Con Wikimujeres fue así”

Gustavo Yacamán

“Pongo mi mente en blanco antes de poner el pie en el acelerador”

Jaime Lombana

“Yo presiento siempre lo que va a pasar. Sé cuándo voy a ganar y cuándo no”

Jorge Duque

“El día que dejé de esconder quién era, dejé de pelear conmigo mismo”

Juan Felipe Samper

¨Seguir los sueños, con todo lo romanticón que suena, siempre va a ser válido, siempre va a ser lo más chévere¨

Juan Pablo Socarrás

“Si la vida me había dado tantas oportunidades era por algo. Me dediqué a luchar por este sueño”

Laura Tobón

“Me lo propuse, lo soñé y lo luché y todo ha llegado en medidas que nunca imaginé”

Mabel Moreno

“Tengo un alma muy libre, pero también una cabeza que me pone todos los límites. Soy mi mayor juez.”

María Del Rosario Guerra

“Mi disciplina, mi formación cristiana y mi preparación académica son lo que me ha permitido lograr todo en la vida.”

Marianela González

“Pareciera que soy conservadora pero no. Todo lo que sea distinto a la costumbre me atrae mucho. Soy muy curiosa”

Marta Lucía Ramirez

“Soy una persona estricta, coherente, con mucho compromiso por Colombia, a veces demasiado cuadriculada.”

Natalia Espitia

“Entendí que la mejor manera de transformar y sanar mi vida era ayudando a las niñas a vencer el miedo”

Natalia Ponce de León

“Escogí el camino de levantarme y hacerme grande. Esto fue un renacer, reinventarme desde cero.”

Oscar Iván Zuluaga

“A mi no me obsesiona el poder. Me obsesiona poder trabajar por los demás.”

Paloma Valencia

“Siempre he querido cambiar el mundo. Me hace falta ver que sí se puede”

Paula López

“Aprendí a abrazar mi realidad y entendí que el perdón y la felicidad son una decisión.”

Paulina Laponte

“Entendí que hay que aprender a fluir con la vida. En el camino encontré muchos talentos y pasiones que no conocía.”

Pilar Schmitt

“Trabajo en una cosa completamente diferente a lo que yo soy”

Regis Ortiz

“El proceso de reinserción no fue fácil. Pero cuando veo a mi mamá y a mi hijo sé que todo ha valido la pena.”

Santiago Prieto

“El camino es infinito. Lo más difícil es persistir, perseverar y resistir”

Tata Gnecco

“Si a tu sueño le pones un poquito de disciplina y empuje, lo consigues ”

Tito Puccetti

¨En mi carrera he hecho muchos sacrificios. Y sí, he tenido suerte, pero ha sido una suerte buscada.”

Yaneth Waldman

¨Yo soy terca en buscar la felicidad todos los días de mi vida.”

Vladdo

“Soy inquieto, sarcástico, malpensado. Tengo cara de bravo pero soy una melcocha.”

Marcelo Rozo | La Lupa Revista Digital
Summary
Marcelo Rozo
Article Name
Marcelo Rozo
Description
Marcelo Rozo, nos cuenta sobre cuando quiso ser golfista, la muerte de su hermano y lo importante de la relación del golf con la mente y el cuerpo.
Author
Publisher Name
La lupa - Revista Digital
Publisher Logo