Juan Pablo Socarrás

“Si la vida me había dado tantas oportunidades era por algo. Me dediqué a luchar por este sueño”
Juan Socarras | La Lupa Revista Digital

Nació siendo artista y ha hecho hasta lo imposible por lograr lo que siempre soñó. Hoy, es uno de los diseñadores más importantes y reconocidos de Colombia. Ha tenido que superar pruebas duras en el camino, pero desde niño entendió, que si la vida le había dado tantas oportunidades era porque venía a hacer algo grande a este mundo. Y así lo ha hecho. Conocimos al Juan Pablo detrás de la moda y de la fama para ponerle La Lupa a esa historia que pocos conocen.



LL: Cuéntanos un poco cómo eras tú de niño


JPS
: Yo no tuve una niñez tan divertida… A los siete años tuve cáncer entonces fue una niñez difícil, en la que me tocó luchar mucho con mi enfermedad hasta los catorce años. Fui súper solitario, yo creo que por eso soy tan autista (risas). Pasé por muchos colegios, pero tuve unos papás consentidores, amorosos, gracias a ellos estoy vivo, lo dieron todo para que yo esté en este momento sentado contigo aquí en este sofá.

LL: ¿Qué crees que te dejó esa etapa difícil para la vida?

JPS: Yo creo que un fue un proceso de madurez. La gente siempre me pregunta que por qué parezco un viejito, y pues es que a mí me tocó vivir muy rápido todo. Fue un proceso de madurez, de conciencia, de valorar la vida de cuestionarme porqué estoy vivo. Siempre pienso que me han dado como quinientas oportunidades de vida porque tuve muchas recaídas, entonces creo que fue un proceso muy bonito de madurez.

LL: ¿Cuál fue el mejor legado que ellos te dejaron?

JPS: Cuando pequeño mi relación con mi papá no era muy buena. Hoy en día tenemos una muy buena relación pero cuando pequeño él no quería que dibujara ni que estuviera metido en nada artístico que es lo que siempre he sido. En cambio siempre he tenido una mamá alcahueta, acompañadora. Yo sé que si yo le digo que tiene que vender empanadas porque tengo que sacar una colección, ella lo hace.

LL: ¿Cómo cambió la dinámica para ti y tu familia con la enfermedad?

JPS: Cambió mucho. Yo venía de ser un niño que estaba en clases de todo. Natación, polo… todo y de un momento a otro pasé a no tener ninguna actividad física, me tocaba estar encerrado para que no me pasara nada. Mis papás tuvieron que invertir todo su dinero en la enfermedad. En ese momento no había ni EPS ni nada de lo que hay ahorita. Me enteré porque me sentía unas bolitas en la ingle y desde ese día mi vida cambió. Me hice todas las cirugías, exámenes, tratamientos, todo lo que había.

LL: ¿Desde ese momento ya soñabas con lo que eres hoy en día?


JPS:
Yo quería ser artista. Quería ser exitoso siempre. Pero yo venía de una familia tradicional, costeña, conservadora, de esas jartas que no son tan chéveres. Entonces me tocaba ser el niño que hacía todo lo que la sociedad dijera. Pero yo siempre he roto con esos parámetros. Dibujaba todo el día, le robaba las barbies a mi hermana y les hacía vestidos, pero todo era muy encaletado. Me daba una rabia que ella sí pudiera tener muñecas, entonces les cortaba el pelo, las pestañas. Me frustraba eso (risas).

LL: ¿Cómo rompiste ese esquema en tu familia?

JPS: Fue como a los 17 años. Primero estudié diseño industrial, pero mis papás querían que yo estudiara medicina. Todo el mundo casi se tira por una ventana, pero yo les dije que ese era mi sueño, que ellos eran los frustrados y mi vida no iba a ser así, yo quería ser muy feliz. Y me dediqué a luchar por esto. Creo que si Dios me dio la oportunidad de vivir, pues no puedo ser una persona frustrada.

LL: ¿De cierta forma tu infancia te preparó para lo que venía más adelante? Tal vez de ahí sacaste toda la fuerza…

JPS: Sí. Yo creo que si la vida no me hubiera puesto tantas pruebas, yo sería un bobito por ahí. Yo podría estar muerto, entonces fue casi como tomar la decisión de que yo no quería ser un hombre frustrado.

LL: ¿Qué fue lo primero que te soñaste haciendo una vez decides irte por el camino artístico?

JPS: Siempre quise hacer moda. Soñaba en grande, y estudié diseño industrial pero a escondidas de mis papás estudiaba diseño de modas. Todo a escondidas, ahorraba, les decía que iba a cursos de computación, pero me guardaba esa plata y me iba a mis clases de costura con las señoras, cosía, hacía cosas, y era feliz (risas).

 LL: ¿En qué momento sales a contar lo que verdaderamente estabas haciendo?

JPS: Mi mamá yo creo que siempre se dio cuenta. Pero entonces yo lo que hacía era que hacía accesorios y mi hermana me los vendía y así empecé a hacer una red con la que podía pagarme muchas de mis cosas.

LL: Tú siempre has tenido una afinidad o una necesidad muy grande a ayudar. ¿De dónde crees que viene eso?

JPS: Toda la vida quise tener una fundación y la fundación la quería tener para niños con cáncer. Después trabajé con Artesanías de Colombia un buen tiempo y trabajé con comunidades indígenas, afrodescendientes, desplazados, reinsertados. Y ahí conocí la realidad de nuestro país, eso me estructuró y me dio mucha fuerza para lo que yo estaba haciendo. A mí me da mucha risa porque siempre decían que yo tan bien vestidito y arregladito, y yo soy de chancleta, de bailar champeta y reggaetón. Tengo dos facetas. Pero el ADN colombiano para mí es lo más importante. Esa es la mejor universidad que he tenido.

 LL: Ahorita hablabas de tus dos facetas. ¿Qué le gusta hacer al Juan Pablo fuera de la revista, el Instagram y las pasarelas?


JPS:
Soy una abuela (risas). No tomo, no fumo, nada. Por mi problema de salud tengo que cuidarme mucho más que cualquier persona. Yo me gradué del colegio en silla de ruedas, pero a raíz de eso he tratado de retarme mucho. Entonces por ejemplo ahorita estoy decidido a aprender a cocinar, porque como no era bien visto que yo cocinara antes, no había podido aprender. Pero entonces uno de los retos de este año es precisamente ese. Otro reto es enseñar, soy profesor, y es muy motivante porque las clases que dicto son para personas que realmente quieren estar ahí, que tienen todas las ganas de aprender.

 LL: Entonces cocinas, haces ejercicio, ¿qué te gusta leer?

JPS: Leo mucho. De economía de energías, de los ángeles. Tenía una adicción al zodiaco, pero hubo un momento en el que me estaba enloqueciendo. Tomé una decisión de buscar todo en el interior, no quiero estar predispuesto. Mi palabra este año es confiar, mi propósito este año es confiar, aprender, enseñar. También quiero aprender a bailar perfecto.

LL: Es decir, si vas a hacer algo lo haces pero hasta que lo haces perfecto…

JPS: (Risas) Exacto, si voy a hacer algo lo hago hasta que soy el más.

LL: ¿Conquistas bailando entonces?

JPS: Conquisto bailando. Me va bien y mal. Porque como yo bailo solo, no me importa que nadie me esté viendo, estoy en mi mundo (risas).

 LL: El amor. ¿Qué es para ti?


JPS:
Lo más importante es aprender a quererme y amarme a mí. Porque cuando eso pasa, uno puede dar. Por eso es que cuando uno no se ama, llegan tantas personas a tu vida a hacerte daño, porque estás mandando el mensaje equivocado. Si uno hace ese proceso, llega esa persona, ese compañero de viaje. Yo creo que uno viene a viajar con alguien, pero a veces uno puede viajar solo, pero yo como fui criado chapado a la antigua, sueño con casarme, con viajar con alguien. Pero quiero alguien que cargue conmigo el equipaje. No quiero cargar el de nadie, ni que nadie me lo cargue a mí.

 LL: ¿Y cómo vas con eso?

JPS: Creo que estoy en un proceso de crecimiento individual. Llevo ya tres años en esta etapa. He aprendido también a decir que no. Además el efecto Instagram, es el peor reconocimiento porque nadie se atreve a ver qué hay más allá de lo que uno publica.

LL: Bueno, pero para eso estamos conociendo a Juan

JPS: (Risas) ¡Claro! Porque tú te diste la oportunidad de conocerme. Pero normalmente la gente no es así. Con las redes pasa el efecto niña bonita que es que la tienen montada en un pedestal y nadie se atreve a hablarle.

LL: ¿Tus miedos más grandes?

JPS: Hablar, entonces casi no hablo (risas). El avión también me da pánico.

 LL: ¿Qué te conmueve?

JPS: Muchas cosas. Soy muy sensible. Me conmueven los niños, las personas que viven en la calle, todo me conmueve.

LL: ¿Lloras mucho?

JPS: No lloro, es terrible. La última vez que lloré fue cuando se murió mi abuela en enero. Pero normalmente nunca lloro.

LL: ¿Qué te saca el mal genio?

JPS: Es muy difícil. Pero las injusticias me lo sacan.

LL: ¿Qué no perdonas?

JPS: Las mentiras. La verdad siempre gana.

LL: ¿El mayor colmo de un diseñador?

JPS: Tantos… el ego y la mala combinación de colores.

LL: ¿En qué momento de tu vida estás?


JPS:
En un crecimiento personal muy grande. En un proceso de no juzgar, de dejar ser libres a los demás, de entender que si yo quiero que me dejen ser libre y no critiquen lo que hago, debo hacerlo también con los demás.

LL: Un lugar para inspirarte

JPS: Para mi trabajo, Nueva York. Y para mí como Juan Pablo, las comunidades indígenas, allá me recargo como en ningún otro lugar. Allá donde el silencio se oye, me conecto.

LL: ¿Tienes frases de cabecera?

JPS: Este año confiar. Tú decides si quieres ser protagonista o espectador de tu vida. La única forma de encontrar el ADN colombiano es a través de su cultura, sus raíces y visitándola y viajándola.

LL: ¿A qué le pones la Lupa en tu vida?

JPS: A todo. Soy insoportable, soy demasiado perfeccionista y detallista.

 

La Lupa en frases

Directorio de entrevistas A – Z

Daniel Samper

Apenas Daniel Samper Ospina abre la puerta de su casa, preguntamos…

Christian Byfield

“Me dijo: Christian, usted se está vendiendo por plata y eso es todo…

Mercedes Salazar

Mercedes Salazar una exitosa joyera colombiana que ha desarrollado…

Jaqueline Brandwayn

¨El arte me ha dado toda la fascinación, el entendimiento, el poder satisfacer mis inquietudes.¨

Clemencia Vargas

¨Creo en el baile y en el movimiento como una herramienta potente y única para generar transformaciones.¨

Antonio Sanint

Antonio Sanint nos dio a conocer una faceta muy personal que no muchos conocíamos, en la cual nos cuenta cuales son sus inspiraciones, quienes lo apoyaron desde un principio, como se ha mantenido en el medio, como supera sus miedos día a día y como hace reír a cientos...

Antonina Canal

#LaLupa, con Laura Anzola y Canal Capital: Bombardeamos a Antonina Canal Davila directora de la academia Prem Shakti con 32 preguntas que contestó sin dudar. LL: Anto ¿A que hora te levantas? AC: A las seis.   LL: La primera actividad de tu día. AC: Darle un beso...

Adolfo Zableh

“Sabía que de alguna manera algo me tenía que inventar para ser oído. Por eso escogí escribir”

Alejandra Azcárate

“Me gusta un estado de cordura no permanente. Creo que una alta dosis de irresponsabilidad es deliciosa en la vida.”

Alejandro Cuellar

“En la cocina el criterio solo existe cuando ha habido experiencia.”

Alexandra Santos

“Entendí que tenía que aprender a soltar para dejarme sorprender un poco más por la vida.”

Alejandro Riaño

“Este trabajo me ha dejado un amor por la vida y un amor por lo que hago que no puedo describir.”

Amalia Andrade

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Ana Wills

“Actuar es un trabajo muy difícil y un estilo de vida complicado. Pero todo es una experiencia, hay papeles que te cambian la vida.”

Andy Gaitán

¨Siempre me he dejado llevar, hay que ser arriesgado¨

Andrea Novoa

“Tenía una voz interna que me decía que tenía que hacer esto como fuera”

Antonina Canal

“Hay que romper la rigidez y fluir. Soy una aventurera, una gitana”

Beatriz Fernández

“Soy una revolucionaria de las leyes. Mi ley es la ley del amor. Detesto la rigidez”

Beto Gaitán

¨Nunca me ha gustado comer cuento. Siempre me ha gustado indagar, ir más allá.”

Carlos Villa

“Con el violín se crea un vínculo muy fuerte. No es solo emocional sino físico y emocional.”

Catalina Escobar

“Yo tengo un motor adentro, yo trabajo en sintonía con mi hijo. Él y yo somos socios en esto.”

Daniella Álvarez

“Los sacrificios y la disciplina me han hecho alcanzar lo que siempre quiero”

Daniella Moscarella

“Siempre he sido diferente. Nunca me ha gustado ser una niña más del montón.”

Diana Alvarado

“Es duro saber que yo tuve que darle más de la mitad de mi vida a la guerra. Nunca me imaginé que habría más oportunidades para mí.”

Diego Sáenz

¨Uno se preocupa por qué hacer pero es mejor saber lo que no quieres hacer¨

Duván Barato

“Me desmovilicé buscando una oportunidad de mejorar mi vida, pero entré a una sociedad que señala, estigmatiza, rechaza y aisla.”

Elkin Serna

¨El sufrimiento que he vivido, me hizo armarme de valor.¨

Emmanuel Esparza

“Para ser actor no es suficiente ser bueno. Hay que ser obsesivo.”

Felipe Acosta

“Las ideas me han nacido por necesidades y casualidades de la vida. Yo las he sabido leer.¨

Francisco Santos

“Cuando uno se salva de un secuestro de Pablo Escobar el miedo se acaba. Yo viví con la muerte ocho meses”

Geraldine Pomato

“Soy una mujer obstinada, trabajo por lo que quiero hasta que lo logro. Con Wikimujeres fue así”

Gustavo Yacamán

“Pongo mi mente en blanco antes de poner el pie en el acelerador”

Jaime Lombana

“Yo presiento siempre lo que va a pasar. Sé cuándo voy a ganar y cuándo no”

Jorge Duque

“El día que dejé de esconder quién era, dejé de pelear conmigo mismo”

Juan Felipe Samper

¨Seguir los sueños, con todo lo romanticón que suena, siempre va a ser válido, siempre va a ser lo más chévere¨

Laura Tobón

“Me lo propuse, lo soñé y lo luché y todo ha llegado en medidas que nunca imaginé”

Mabel Moreno

“Tengo un alma muy libre, pero también una cabeza que me pone todos los límites. Soy mi mayor juez.”

Marcelo Rozo

“No hay nada en la vida como levantar un trofeo. Es como tener el mundo en las manos”

María Del Rosario Guerra

“Mi disciplina, mi formación cristiana y mi preparación académica son lo que me ha permitido lograr todo en la vida.”

Marianela González

“Pareciera que soy conservadora pero no. Todo lo que sea distinto a la costumbre me atrae mucho. Soy muy curiosa”

Marta Lucía Ramirez

“Soy una persona estricta, coherente, con mucho compromiso por Colombia, a veces demasiado cuadriculada.”

Natalia Espitia

“Entendí que la mejor manera de transformar y sanar mi vida era ayudando a las niñas a vencer el miedo”

Natalia Ponce de León

“Escogí el camino de levantarme y hacerme grande. Esto fue un renacer, reinventarme desde cero.”

Oscar Iván Zuluaga

“A mi no me obsesiona el poder. Me obsesiona poder trabajar por los demás.”

Paloma Valencia

“Siempre he querido cambiar el mundo. Me hace falta ver que sí se puede”

Paula López

“Aprendí a abrazar mi realidad y entendí que el perdón y la felicidad son una decisión.”

Paulina Laponte

“Entendí que hay que aprender a fluir con la vida. En el camino encontré muchos talentos y pasiones que no conocía.”

Pilar Schmitt

“Trabajo en una cosa completamente diferente a lo que yo soy”

Regis Ortiz

“El proceso de reinserción no fue fácil. Pero cuando veo a mi mamá y a mi hijo sé que todo ha valido la pena.”

Santiago Prieto

“El camino es infinito. Lo más difícil es persistir, perseverar y resistir”

Tata Gnecco

“Si a tu sueño le pones un poquito de disciplina y empuje, lo consigues ”

Tito Puccetti

¨En mi carrera he hecho muchos sacrificios. Y sí, he tenido suerte, pero ha sido una suerte buscada.”

Yaneth Waldman

¨Yo soy terca en buscar la felicidad todos los días de mi vida.”

Vladdo

“Soy inquieto, sarcástico, malpensado. Tengo cara de bravo pero soy una melcocha.”

Summary
Juan Pablo Socarrás
Article Name
Juan Pablo Socarrás
Description
Juan Pablo Socarrás, nos cuenta sobre su infancia, el legado y enseñanzas de sus padres, su enfermedad de cáncer a los siete años y su diario vivir en la moda.
Author
Publisher Name
www.la-lupa.com
Publisher Logo