Seleccionar página

Elkin Serna

“El sufrimiento que he vivido, me hizo armarme de valor"
Elkin Serna | La Lupa Revista Digital

La vida de Elkin no ha sido fácil, ha estado llena de tropiezos y dificultades. Ha sido doble medallista paralímpico de maratón gracias a que la fe no se le ha quebrado jamás. Fue desplazado por la violencia, y aunque tiene una limitación visual, sus ojos transmiten un amor por la vida inigualable y una persistencia por las metas donde no hay cabida al abandono, porque no importa cuántas veces la vida te tumbe, el que gana es el que vuelve y se para. La Lupa conoció la mirada de Elkin, esa tan profunda que llega al alma.


Cuéntanos un poquito de cuando eras niño

Bueno yo nací en Urrao, quería estudiar, vivía tranquilo con mi mamá y mi papá. Jugaba con todos mis compañeros de la escuela.

¿Siempre te gustó el deporte?


Estudiando fue cuando los profesores descubrieron que yo era muy activo, participaba en todo. Me dijeron que participara en atletismo, que representara la institución, fui y la primera vez gané. Me empezó a gustar porque los entrenadores me decían que me dedicara a correr, que yo tenía muy buena técnica, muy buena resistencia. Empecé a entrenar y empecé a quedar entre los primero cinco de Antioquia en la categoría juvenil.

¿Antes de ganar no habías tenido ningún tipo de entrenamiento?

Nada. Yo vivía en una parte rural donde para ir a la casa me tocaba caminar todos los días cinco kilómetros. Entonces por esas caminadas tan largas, tenía condiciones para correr.

¿Cómo era el ambiente en tu casa?

El ambiente siempre ha sido de mucho trabajo. Nosotros fuimos desplazados en el 98 por culpa de la violencia. Cuando llegamos a Medellín llevábamos solo la ropa que teníamos puesta, no pudimos llevarnos nada para donde íbamos a empezar otra vez. Trabajamos mucho para conseguir todo. Fue muy duro porque mi mamá solo sabía de agricultura y mi papá también, entonces llegar a una ciudad donde hay que coger transporte, donde hay que presentar una hoja de vida para entrar a trabajar, fue muy difícil. Eso no se veía en el campo. Ganábamos muy poquito, a mí me tocó ponerme a vender en la calle confites o empanadas.

¿Cómo recuerdas ese momento de tu vida cuando fuiste desplazado?


Yo tenía doce años. Los recuerdos no son buenos. Pero bueno, eso ya está superado. Mi hermano quedó sufriendo de pánico, él tenía un año menos, pero vio muchos muertos cuando había combates de la guerrilla, y quedó muy mal.  Mi mamá también quedó sufriendo de muchos ataques. Eso nos marcó la vida, pero ahorita ya perdonamos, ya lo superamos y tenemos una vida buena con todo lo que me ha pasado a mí.

¿Llegaron después a Bogotá y cómo fue ese volver a empezar?

Muy duro. Buscar trabajo cuando a uno le piden un montón de requisitos y experiencia para trabajar es muy difícil. A mí me tocó ayudarle a mi mamá vendiendo empanadas, hacía mandados. En esa época mi papá se puso muy agresivo con mi mamá entonces se separaron y mi mamá, mi hermano y yo seguimos por nuestro lado.

¿Cómo fue este proceso de dedicarte realmente a lo que haces hoy en día?

Después de que descubrí el atletismo en el 2002, tuve muy buena suerte porque en ese momento había varios entrenadores, y descubrieron en mí varias condiciones y vieron que corría bonito, que corría bueno (risas). Entonces llegué a la finca donde estaban concentrados los mejores atletas de Antioquia, y me pareció muy bacano porque tenían todos muchos tenis, salían a entrenar y eso me emocionó mucho. Pregunté si me podía quedar viviendo con ellos y que yo les ayudaba a cocinar, a barrer y claro, me dejaron quedar. Entrenaba con ellos, y empecé a dar resultados. Y empecé a ganar carreras donde daban doscientos mil pesos al que ganaba entonces eso era una ayuda para mí.

¿Cómo entras a ser parte de los paralímpicos?

Ya después de correr muchas carreras de calle, pasé muchas dificultades. Me pasó que en Neiva iba ganando sobrado, iban los carros de la transmisión adelante, y la meta estaba a trecientos metros, pero los carros se desvían y no pasan por la meta, pero eran mi guía, se desviaron y yo me fui detrás de ellos, eso me quitó mucho tiempo. Pero yo en ese momento competía convencional, no sabía que existían los paralímpicos. Debido a todos esos inconvenientes, mis compañeros me decían que yo veía tan poquito que debía empezar a participar en otra categoría. Empecé a averiguar pero en ese momento no había ningún movimiento paralímpico en Colombia, eso no se veía, si acaso acá en la capital.  Ingresé y me demoré como dos años para poder demostrar que mi baja visión sí tenía los límites para ser paralímpico. Para eso hay unas clasificaciones internacionales.

¿Cuál es exactamente tu discapacidad visual?


Es una limitación visual de una mala cicatrización en la mácula se llama Stargardt. Me permite ver un 10 por ciento, camino por mis propios medios, no uso bastón. No dependo de nadie, pero para correr si tengo un guía. Se llama Germán, lo necesito mucho para las competencias. El guía es mis ojos.

¿En qué piensas cuando estas corriendo?

En nada (risas). Yo me concentro mucho, no pienso en nada. Yo todo lo pongo en blanco, conecto mi mente con el cuerpo. Solo voy respirando, me concentro en mi braceo, siento mi cuerpo. La mente tiene que estar conectada.

¿Cómo es un día a día tuyo?

Yo vivo muy tranquilo, desde los Olímpicos del 2012 hice mi casa a mi gusto, yo la diseñé con un primo, llevamos los planos a Planeación, es de 300 metros. Es en una vereda y ahí vivo con mi mamá y mi hermano. Soy muy amigo de todos los vecinos, incluso construyendo la casa, muchos iban y me ayudaban y ni me cobraban el trabajo. Muchos amigos van, la disfruto mucho.

¿Y el entrenamiento?

Viven muchos amigos en Guarne, salimos todos a entrenar duro. No es solo entrenar y sufrir, sino disfrutar lo que se hace.

¿Qué metas te faltan por cumplir?

La medalla de oro es la más soñada. De todas maneras las dos medallas que llevo han sido un logro muy grande. El país no se imagina lo que ha significado para Colombia esto. Después de Helmut Bellingrodt yo soy el único doble medallista de plata que tiene Colombia. Lástima que los paralímpicos no sean tan famosos. Pero bueno a mí tampoco es que me guste mucho la fama. A mí me gusta vivir tranquilo. Pero me gustaría que le dieran algo más de importancia.

¿De dónde sacas la fuerza Elkin?

Siempre he querido ser el primero. Tengo la chispa competitiva. La mente le ayuda a uno mucho.

¿Quién te ha motivado a ti en la vida?

Realmente lo que me ha motivado es encontrarme con gente buena. Gente que me ha enseñado a ir más allá. De pronto si yo no hubiera sido desplazado no hubiera llegado a donde estoy a conocer otra gente. No hay mal que por bien no venga. También mucha gente me ha discriminado. Muchas veces corriendo por ejemplo pisaba un charco porque no lo veía y me decían los otros competidores: ¡ah este ciego!

¿Cómo de momentos tan difíciles en tu vida, siempre has logrado ver el lado bueno? ¿Cómo se transforma tanto dolor en tantas cosas buenas?


Yo creo que es algo natural de las personas. Si uno está en un sitio violento, la gente tiende a volverse violenta. Yo llegué a Medellín a una parte donde había mucha violencia. Entonces, yo creo que cuando uno va por el camino de la honestidad y la honradez, no hay necesidad. Hubo muchas necesidades en mi vida, muchas tentaciones de droga, de malos vicios y en ese ambiente se veía de todo. Pero hay que defender los principios. Yo he andado con mucha gente, pero siempre defendiendo lo que soy.

Te ha tocado vivir las realidades más duras de este país, el desplazamiento, la violencia, las drogas. ¿Cómo realmente ves el panorama en ese tipo de situaciones? ¿Cómo hace uno para salir de ahí?

Yo he sido imagen de campañas, me llevaron a barrios populares a hablar sobre lo que yo logré hacer después de ser una víctima de la violencia, uno se encuentra con niños que ya están perdidos y les cuento que aunque tenía mi limitación visual y nadie creía en mí después de haber sido desplazado de la violencia, hoy tengo muchas cosas positivas y muchas cosas para agradecer. Me han escuchado y abrazado con el corazón.

¿Todos estos valores quién te los inculcó?

Estos valores los aprendí cuando vi sufrir a mi mamá. Porque nosotros tuvimos varias amenazas de la guerrilla muy directas, y cuando a mi mamá la amenazaron fue muy fuerte. Estábamos en nuestra casa de toda la vida, con nuestro jardín, así fuera una casita de tablas, era nuestra. Mi mamá se caía al piso, gritaba, lloraba. Y ahí pensé y me armé de valor para que ella no sufriera.

¿A quién le rezas?

En la familia somos muy devotos, muy católicos. Iba a Monserrate y le pedía al Señor que me diera fuerzas.

¿Cómo has hecho para perdonar?

Creo que soy muy noble. Las cosas buenas a uno se le duplican, a las personas malas se les multiplica la maldad. El que hace las cosas malas siempre tiene las de perder.

¿A qué le tienes miedo?

A perder a la gente que quiero. Mi hermano es ciclista y siempre me da miedo que le pase algo porque él también ve poquito.

¿Qué es lo que más agradeces?

Conocer la gente que he conocido. De todos he aprendido mucho. Yo escucho mucho a la gente.

¿Qué se necesita para llegar lejos?

Mucha responsabilidad, disciplina y creer en uno. Hay que tener mucha fe. También soy muy perseverante.

Estás bendecido…

¿Cierto que sí?

¿Con qué sueñas?

Con una familia, aunque es que a mí me gusta vivir en lo rural, vivir alejado de la ciudad, de la tecnología. Me gusta tener lo suficiente pero vivir aislado. Me gustaría hacer todo con mis propias manos, tener mi tierra, hacer mi comida. Quiero vivir tranquilo y que me visiten mucho.

¿Tienes alguna frase que te motive?

Una frase como tal no. A veces hay dudas en uno mismo pero uno tiene que ser perseverante. Me concentro en lo que hago y siempre he llegado a mis objetivos.

¿Qué opinas del proceso de paz que se está llevando a cabo?

Ojalá se dé. Ojalá entreguen las armas. La paz se puede lograr siempre y cuando los ayuden a concientizarse, porque les pueden dar plata y beneficios, pero la maldad hay que sanarla. Hay que recuperar la mente.

¿A qué le pones La Lupa en la vida?

Le pongo La Lupa a todo. A mi familia y a mi profesión.

La Lupa en frases

Directorio de entrevistas A – Z

Jaqueline Brandwayn

¨El arte me ha dado toda la fascinación, el entendimiento, el poder satisfacer mis inquietudes.¨

Adolfo Zableh

“Sabía que de alguna manera algo me tenía que inventar para ser oído. Por eso escogí escribir”

Alejandra Azcárate

“Me gusta un estado de cordura no permanente. Creo que una alta dosis de irresponsabilidad es deliciosa en la vida.”

Alejandro Cuellar

“En la cocina el criterio solo existe cuando ha habido experiencia.”

Alexandra Santos

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Alejandro Riaño

“Este trabajo me ha dejado un amor por la vida y un amor por lo que hago que no puedo describir.”

Amalia Andrade

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Ana Wills

“Actuar es un trabajo muy difícil y un estilo de vida complicado. Pero todo es una experiencia, hay papeles que te cambian la vida.”

Andy Gaitán

¨Siempre me he dejado llevar, hay que ser arriesgado¨

Andrea Novoa

“Tenía una voz interna que me decía que tenía que hacer esto como fuera”

Antonina Canal

“Hay que romper la rigidez y fluir. Soy una aventurera, una gitana”

Beatriz Fernández

“Soy una revolucionaria de las leyes. Mi ley es la ley del amor. Detesto la rigidez”

Beto Gaitán

¨Nunca me ha gustado comer cuento. Siempre me ha gustado indagar, ir más allá.”

Carlos Villa

“Con el violín se crea un vínculo muy fuerte. No es solo emocional sino físico y emocional.”

Catalina Escobar

“Yo tengo un motor adentro, yo trabajo en sintonía con mi hijo. Él y yo somos socios en esto.”

Daniella Álvarez

“Los sacrificios y la disciplina me han hecho alcanzar lo que siempre quiero”

Daniella Moscarella

“Siempre he sido diferente. Nunca me ha gustado ser una niña más del montón.”

Diana Alvarado

“Es duro saber que yo tuve que darle más de la mitad de mi vida a la guerra. Nunca me imaginé que habría más oportunidades para mí.”

Diego Sáenz

¨Uno se preocupa por qué hacer pero es mejor saber lo que no quieres hacer¨

Duván Barato

“Me desmovilicé buscando una oportunidad de mejorar mi vida, pero entré a una sociedad que señala, estigmatiza, rechaza y aisla.”

Emmanuel Esparza

“Para ser actor no es suficiente ser bueno. Hay que ser obsesivo.”

Felipe Acosta

“Las ideas me han nacido por necesidades y casualidades de la vida. Yo las he sabido leer.¨

Francisco Santos

“Cuando uno se salva de un secuestro de Pablo Escobar el miedo se acaba. Yo viví con la muerte ocho meses”

Geraldine Pomato

“Soy una mujer obstinada, trabajo por lo que quiero hasta que lo logro. Con Wikimujeres fue así”

Gustavo Yacamán

“Pongo mi mente en blanco antes de poner el pie en el acelerador”

Jaime Lombana

“Yo presiento siempre lo que va a pasar. Sé cuándo voy a ganar y cuándo no”

Jorge Duque

“El día que dejé de esconder quién era, dejé de pelear conmigo mismo”

Juan Felipe Samper

¨Seguir los sueños, con todo lo romanticón que suena, siempre va a ser válido, siempre va a ser lo más chévere¨

Juan Pablo Socarrás

“Si la vida me había dado tantas oportunidades era por algo. Me dediqué a luchar por este sueño”

Laura Tobón

“Me lo propuse, lo soñé y lo luché y todo ha llegado en medidas que nunca imaginé”

Mabel Moreno

“Tengo un alma muy libre, pero también una cabeza que me pone todos los límites. Soy mi mayor juez.”

Marcelo Rozo

“No hay nada en la vida como levantar un trofeo. Es como tener el mundo en las manos”

María Del Rosario Guerra

“Mi disciplina, mi formación cristiana y mi preparación académica son lo que me ha permitido lograr todo en la vida.”

Marianela González

“Pareciera que soy conservadora pero no. Todo lo que sea distinto a la costumbre me atrae mucho. Soy muy curiosa”

Marta Lucía Ramirez

“Soy una persona estricta, coherente, con mucho compromiso por Colombia, a veces demasiado cuadriculada.”

Natalia Espitia

“Entendí que la mejor manera de transformar y sanar mi vida era ayudando a las niñas a vencer el miedo”

Natalia Ponce de León

“Escogí el camino de levantarme y hacerme grande. Esto fue un renacer, reinventarme desde cero.”

Oscar Iván Zuluaga

“A mi no me obsesiona el poder. Me obsesiona poder trabajar por los demás.”

Paloma Valencia

“Siempre he querido cambiar el mundo. Me hace falta ver que sí se puede”

Paula López

“Aprendí a abrazar mi realidad y entendí que el perdón y la felicidad son una decisión.”

Paulina Laponte

“Entendí que hay que aprender a fluir con la vida. En el camino encontré muchos talentos y pasiones que no conocía.”

Pilar Schmitt

“Trabajo en una cosa completamente diferente a lo que yo soy”

Regis Ortiz

“El proceso de reinserción no fue fácil. Pero cuando veo a mi mamá y a mi hijo sé que todo ha valido la pena.”

Santiago Prieto

“El camino es infinito. Lo más difícil es persistir, perseverar y resistir”

Tata Gnecco

“Si a tu sueño le pones un poquito de disciplina y empuje, lo consigues ”

Tito Puccetti

¨En mi carrera he hecho muchos sacrificios. Y sí, he tenido suerte, pero ha sido una suerte buscada.”

Yaneth Waldman

¨Yo soy terca en buscar la felicidad todos los días de mi vida.”

Vladdo

“Soy inquieto, sarcástico, malpensado. Tengo cara de bravo pero soy una melcocha.”

Summary
Elkin Serna
Article Name
Elkin Serna
Description
Elkin Serna, nos cuenta sobre su infancia, el ambiente familiar, el momento en que fue desplazado y su proceso en los paralimpicos.
Author
Publisher Name
www.la-lupa.com
Publisher Logo

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!