Daniella Moscarella

“Siempre he sido diferente. Nunca me ha gustado ser una niña más del montón.”
Daniella Moscarella | La Lupa Revista Digital

Daniella siempre ha sabido defender lo que ella es: una persona original, auténtica y  expresiva. Ve en la diferencia una ventaja y en la autoconfianza el camino al éxito. Por eso sorprende y logra lo que otros consideran imposible. Esa pasión que tenía desde niña por pintarse las uñas, por los colores y por lo diferente se transformó  en We Love Nails, un negocio innovador y sólido, un ejemplo claro de emprendimiento. La Lupa descubrió la determinación, la persistencia y la seguridad que le ha permitido a Daniella llegar lejos.

 


LL: ¿Bueno Daniella, alguna vez tú te imaginaste que eso que hacías cuando chiquita de pintarte las uñas, se iba a convertir en esto que tienes hoy en día?


DM:
La verdad es que sí. Yo desde muy chiquita siempre tuve muchas ideas diferentes, siempre tuve en mi mente que quería tener mi empresa. ¿Por qué? Porque yo veía a mi abuelo, él tenía su empresa, después mi tío la cogió, entonces siempre hubo un tema de emprendimiento fuerte en mi familia y yo quería seguir ese ejemplo, yo quería tener mi empresa sí o sí. Entonces lo que hacía era que iba guardando ciertas ideítas de cosas que yo veía que podrían faltar en la sociedad, en el mercado, en lo que fuera. Una de las ideas fue el tema de las uñas. Desde los catorce años me pintaba las uñas solita, me hacía arco iris, me las pintaba de negro, de lo que fuera, porque era una manera de expresarme. Y ahí vi una oportunidad, pensé que sería muy rico hacer del tema del manicure, que generalmente en una peluquería se vuelve un tema aburrido, una experiencia para compartir con las amigas, compartir entre mujeres, comerse algo, tomarse algo, ponerse más linda, y pues que fuera realmente una experiencia.

LL: Cuando tú me dices esto me suena a como si hubieras tenido una premonición de lo que esto iba a ser más adelante, ¿sabes? Porque era una costumbre rara, en ese momento, que una niña que se pintara las uñas así con estos colores.

DM: Digamos que sí hay un tema de visión que siempre ha sido un tema muy fuerte en mí. Desde muy chiquita siempre, de alguna manera, he llegado a vislumbrar cositas que de pronto más adelante se pueden dar. En ese entonces yo vi la oportunidad, pero no era el momento. Yo sabía que todo el mundo tenía que ver con mis uñas y les parecía horrible, lobísimo, porque estaban acostumbrados a un francés, a un rojito, nada más, y eso era lo más extrovertido que se podía hacer en las uñas. Pero para mí era un accesorio, para mí era una manera de hablar por mí misma, una manera de expresarme, y sí, siempre dije que algún día esto iba a reventar. Efectivamente, muchos años después, pasó.

 LL: ¿Nunca te importó lo que dijeran?

DM: Nunca me importó lo que dijeran. De hecho yo fui una niña que crecí muy libre. En mi casa, nunca me pusieron trabas para absolutamente nada. Siempre me dejaron ser yo, expresarme, vestirme como yo quisiera, entonces, esto es algo que también me formó muy fuerte en términos de lo que yo quiero ser y lo que yo quiero hacer. Siempre he sido una niña muy distinta a todas las demás, en mi forma de vestir, en mi forma de vivir, en mi forma de expresarme, en todo. Nunca me he considerado parte del montón y siempre he hecho y he reflejado lo que realmente quiero ser.

LL: Tú siempre tuviste el apoyo de tu familia porque, para lanzarse a hacer este tipo de cosas, casi siempre, en la mayoría de los casos, la familia es la que le dice a uno que se está yendo por el lado que no es.


DM:
Digamos que en ciertas cositas no. Hay características mías que a ellos no les gustan, por ejemplo los tatuajes, las uñas, por ejemplo nunca les gustaron, mis faldas tampoco les gustaban, pero para mí era “esa soy yo”. Yo no puedo negar lo que soy yo, lo que a mí me gusta, a pesar de que muchas personas me criticaban a mí no me importaba para nada. Esa soy yo y eso es lo que me hace feliz. Y salir de esa burbujita en la que alguna vez nos han encasillado a todos de que esto es lo que está bien, esto es lo que está mal. En el tema innovador, en el tema de ser tú mismo, en dónde están realmente las oportunidades.

 LL: ¿Quién crees tú que fue esa persona que te dio esa fortaleza, ese convencimiento y esa seguridad tan grande en lo que haces?

DM: La verdad yo siempre se lo atribuiré a mi abuelo materno. Mi abuelo era una persona supremamente fuerte. Él era un judío súper emprendedor, súper berraco, no le tenía miedo a nadie, y la verdad para mí siempre ha sido una persona cien por ciento ejemplar en mi vida.

 LL: ¿Cuál es el momento en el que dices que te quieres dedicar a esto?

DM: La verdad es que siempre llega el momento en la vida en donde uno tiene, dos caminos, tres caminos, el momento en el que uno dice qué voy a hacer. Yo siempre trato de pensar muy bien antes de tomar decisiones, por lo que te digo que hay un tema acá dentro de mí, en donde yo sé, y lo siento, que más que pensar, es sentir muchas cosas. Tú sientes realmente para dónde tienes que ir y yo siempre tomo mi camino como por ese lado. Obviamente teniendo en cuenta, pensando y evaluándolo muy bien.

 LL: ¿Y qué te hizo creer en este proyecto desde el principio?

DM: Creo en mi cien por ciento. Te prometo que yo soy una niña que me dicen “te toca salvar el mundo” y yo lo salvo, como sea, pero lo salvo. Y la verdad nunca desconfío de mí. Obvio hay momentos en los que siento miedo, no te voy a decir que no. Hay momentos en los que lloro, me desespero. En esos momentos llamo a Andrea, mi socia, que es la única persona en quien realmente confío y la única que me puede parar. Y sí, hay días de mucho miedo, pero nosotras nos damos un día para sentir ese miedo y al otro tienes que buscar soluciones.

 LL: Es que realmente cuando uno mira empresas así, lo que uno logra es el reflejo de uno mismo. ¿Cómo haces tú para mantener esa seguridad y todos los días estarla nutriendo?

DM: Hay días en los que uno dice obviamente que está cansado, en los que uno dice que no puede más, uno no sabe ni en qué fue en lo que se metió. Pero la verdad es que esto ha sido una bendición y el apoyo y la fuerza siempre se la pido a Dios, y te prometo que siempre estoy bien. Hay momentos muy fuertes, pero al final siempre salimos adelante con toda la fuerza del mundo y mi apoyo es cien por ciento Dios.

 LL: ¿Cómo hacer para que la gente crea en el proyecto de uno?

DM: Al comienzo la gente nos decía “esto no les va a durar más de dos años” (risas). Y obviamente al principio mucha gente nos decía que estábamos locas, pero es creer en uno mismo, el secreto, la verdad, está en creer en uno mismo. Si tú crees en ti, si tú crees en tus ideas, todo el mundo va a creer. Es que es imposible que no vayan a creer en uno, teniendo detrás una buena estructura, unos buenos números, un buen business plan, unas proyecciones.

 LL: Sí, una disciplina…

DM: Exacto. Pero el secreto sí está en creérselo uno mismo. Y creérselo cien por ciento, algo así como “oye, te estoy diciendo que esto va a pasar, sea lo que sea”.

 LL: ¿El momento más difícil?


DM:
El emprendimiento trae consigo muchos momentos así, no es sólo uno, son mil. En este tiempo que llevamos con la empresa, han sido muchos los momentos fuertes, hay momentos de cansancio, hay momentos en que las dos decimos “no más”. Pero digamos que nunca ha estado en mi cabeza la posibilidad de cerrar el negocio. De hecho, son hasta emocionantes esos momentos porque al final se vuelven un reto para uno. Siempre está en nuestra cabeza seguir adelante hasta llegar a donde queremos llegar.

 LL: Leyendo cosas de ustedes, tú mencionas ese momento en donde les tocó abrir ese salón en tu casa, y yo decía, Dios mío, se necesita demasiada berraquera para hacerlo. ¿Cómo fue eso?

DM: La verdad, al comienzo tuvimos muchos inconvenientes porque empezamos con una inversión de dos millones saltando de bar en bar en Bogotá los fines de semana. Entonces me acuerdo que en esa época Bogotá estaba inundada y a nosotras generalmente nos daban el espacio de las terrazas, entonces las clientas se mojaban, el piso era emparamado, las manicuristas no podían trabajar del frío. Entonces ahí empezamos a buscar un sitio pero no encontrábamos. Es difícil que a uno al principio le abran las puertas cuando está empezando. Entonces ahí fue que tomamos la decisión de hacerlo en mi casa porque obviamente había una marca de por medio que tocaba cuidar y tocaba tomar decisiones rápidas, para nosotras no existía la posibilidad de parar con nuestro negocio y porque también veíamos mucho apoyo de la gente. Entonces esto era como que yo llegaba a mi casa a las ocho de la noche y había gente haciendo visita en mi sala, se hacían las uñas en mi comedor. Lo más chistoso es que todas nos decían, “ánimo, para adelante, esto es una súper buena idea, cuenten con nosotras”. Entonces digamos que ese apoyo que recibimos por parte de la gente fue impresionante, fue súper lindo, y eso fue lo que más nos impulsó a buscar otras salidas para lograr que el negocio arrancara.

 LL: Cuando uno tiene esos momentos difíciles, es cuando uno saca lo mejor de uno mismo. Si yo te pregunto qué ha sido lo que más te ha sorprendido de ti misma, ¿qué me dirías?

DM: La verdad es que tú nunca sabes lo fuerte que eres hasta que realmente te toca serlo. Y en verdad cuando uno sale adelante y ve cuántos retos ha podido superar, lo único que eso hace es que se crea más en uno mismo. Y la verdad eso me hace es estar orgullosa de lo que soy.

 LL: ¿Cómo logran llegarle a un público tan variado?

DM: La verdad es que Andre y yo somos un complemento muy fuerte, en todo sentido. No solo, en el trabajo, sino en la forma de ser, en todo. Andre es la princesita, la delicada, ella es la niña, la de mostrar (risas). A ella las chiquitas la adoran, se derriten por ella, son fans, fans, se mueren por Andrea. Yo soy un poco el tema más serio, la que le llega un poco a la gente más grande, a los empresarios. Entonces gracias a ese complemento que tenemos las dos, hemos logrado llegarle a esa gama grande de la sociedad. Están las chiquitas, están las mujeres más grandes, los hombres también porque nos admiran mucho como emprendedoras.

 LL: ¿Qué es lo más difícil de trabajar con una amiga? Además ustedes más que amigas son hermanas.

DM: La verdad es que Andrea y yo sí hemos sido un complemento muy bueno. Yo no me acuerdo de haber tenido hasta el momento ninguna discusión así fuerte. Digamos que hay discusiones que hay que tener, esto es una sociedad, es una empresa, pero las dos siempre somos muy respetuosas. Yo creo que es un tema más de admiración y de creer en la otra, si hay respeto, nada puede pasar a mayores.

 LL: En muy poquito tiempo han logrado una cantidad de cosas. ¿Cómo hacen para estarse reinventando?

DM: Andre y yo somos personas muy soñadoras. Entonces todo el día están pasando cosas en nuestra cabeza. Y puede que nosotras estemos viviendo el presente, pero siempre estamos pensando “qué va a pasar en un año”. Todo el tiempo estamos pensando en qué podemos hacer nuevo. Nos han llegado oportunidades que la verdad, nunca pensamos que nos pudieran llegar tantas bendiciones.

 LL: Por ejemplo, una de las metas de ustedes es llevar este negocio a un nivel internacional, ¿Cómo van hacer eso ustedes sin estar cien por ciento presentes como lo están acá en Colombia?

DM: Claro, Andrea y yo estamos detrás del negocio, pero el tema de las franquicias es un arma de doble filo. La idea es encontrar siempre una Andrea y una Daniella para todos los We Love Nails que vengan en el futuro. Es más un tema de hacer un buen estudio y ver quién es el que va a estar detrás de nuestras franquicias.

 LL: ¿Cómo es tu día a día?


DM:
La verdad no madrugo mucho, no me gusta (risas). Acá abrimos a las ocho de la mañana pero yo me levanto a las nueve a trabajar, pero te trabajo hasta las dos de la mañana, hasta la una de la mañana. Entonces digamos que trabajo hasta tarde pero también me doy mi espacio para descansar, para mí eso es vital. El tema del ejercicio también está muy presente, trato de hacer ejercicio todos los días de la semana. Además de eso, mi trabajo es un trabajo en el que se necesita estar corriendo por todo Bogotá, todo el día voy de un lado a otro. Trato también de estar todos los días en We Love Nails.

 LL: Tres palabras que te definan.

DM: Fuerte, soñadora total, otro nivel, y diría que correcta también, siempre trato de hacer las cosas de la mejor manera posible.

 LL: Con la gente que trabaja con ustedes también…

DM: También, y con todo el mundo ¿sabes? Trato de generar yo, con mi empresa, con mi socia, darle valor a esta sociedad.

 LL: ¿Un color?

DM: Negro (risas).

 LL: ¿Cuál es la clave del éxito?

DM: Creer. Tener fe cien por ciento en las cosas que tú quieres hacer.

 LL: ¿Tu mejor virtud?

DM: Luchadora total.

 LL: ¿Un mal hábito que quisieras cambiar?

DM: Me gusta mucho la fiesta (risas).

 LL: Bueno, pero eso no es un mal hábito…

DM: Sí, todos los días quiero salir corriendo (risas).

 LL: ¿Lo que más has aprendido?

DM: Como tú obras, te va. Es algo que he aprendido y siempre se me va a quedar en la cabeza.

 LL: ¿Un consejo?

DM: Mi consejo siempre, siempre es no tener miedo. Los miedos son una cosa totalmente infundada.

 LL: ¿Y cómo hace uno para quitárselos?


DM:
Mira, uno como ser humano, siempre los va a sentir. Es una característica del ser humano. Pero tú con el miedo tienes dos caminos: o te impulsa o te paraliza. Entonces toca intentar todo, el fracaso no existe, al revés, siempre queda un aprendizaje y eso no es fracasar, eso es intentar y aprender. Entonces digamos que esas experiencias siempre te llevan a algo mejor.

 LL: ¿A qué le pones La Lupa en tu vida?

DM: A mi negocio, pero sobre todo a mis sueños. We Love Nails es un sueño mío de toda la vida, pero también tengo muchos otros más. Entonces realmente a mis sueños.

La Lupa en frases

Directorio de entrevistas A – Z

Jaqueline Brandwayn

¨El arte me ha dado toda la fascinación, el entendimiento, el poder satisfacer mis inquietudes.¨

Clemencia Vargas

¨Creo en el baile y en el movimiento como una herramienta potente y única para generar transformaciones.¨

Antonio Sanint

Antonio Sanint nos dio a conocer una faceta muy personal que no muchos conocíamos, en la cual nos cuenta cuales son sus inspiraciones, quienes lo apoyaron desde un principio, como se ha mantenido en el medio, como supera sus miedos día a día y como hace reír a cientos...

Antonina Canal

#LaLupa, con Laura Anzola y Canal Capital: Bombardeamos a Antonina Canal Davila directora de la academia Prem Shakti con 32 preguntas que contestó sin dudar. LL: Anto ¿A que hora te levantas? AC: A las seis.   LL: La primera actividad de tu día. AC: Darle un beso...

Daniel Samper

Apenas Daniel Samper Ospina abre la puerta de su casa, preguntamos…

Christian Byfield

“Me dijo: Christian, usted se está vendiendo por plata y eso es todo…

Mercedes Salazar

Mercedes Salazar una exitosa joyera colombiana que ha desarrollado…

Adolfo Zableh

“Sabía que de alguna manera algo me tenía que inventar para ser oído. Por eso escogí escribir”

Alejandra Azcárate

“Me gusta un estado de cordura no permanente. Creo que una alta dosis de irresponsabilidad es deliciosa en la vida.”

Alejandro Cuellar

“En la cocina el criterio solo existe cuando ha habido experiencia.”

Alexandra Santos

“Entendí que tenía que aprender a soltar para dejarme sorprender un poco más por la vida.”

Alejandro Riaño

“Este trabajo me ha dejado un amor por la vida y un amor por lo que hago que no puedo describir.”

Amalia Andrade

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Ana Wills

“Actuar es un trabajo muy difícil y un estilo de vida complicado. Pero todo es una experiencia, hay papeles que te cambian la vida.”

Andy Gaitán

¨Siempre me he dejado llevar, hay que ser arriesgado¨

Andrea Novoa

“Tenía una voz interna que me decía que tenía que hacer esto como fuera”

Antonina Canal

“Hay que romper la rigidez y fluir. Soy una aventurera, una gitana”

Beatriz Fernández

“Soy una revolucionaria de las leyes. Mi ley es la ley del amor. Detesto la rigidez”

Beto Gaitán

¨Nunca me ha gustado comer cuento. Siempre me ha gustado indagar, ir más allá.”

Carlos Villa

“Con el violín se crea un vínculo muy fuerte. No es solo emocional sino físico y emocional.”

Catalina Escobar

“Yo tengo un motor adentro, yo trabajo en sintonía con mi hijo. Él y yo somos socios en esto.”

Daniella Álvarez

“Los sacrificios y la disciplina me han hecho alcanzar lo que siempre quiero”

Diana Alvarado

“Es duro saber que yo tuve que darle más de la mitad de mi vida a la guerra. Nunca me imaginé que habría más oportunidades para mí.”

Diego Sáenz

¨Uno se preocupa por qué hacer pero es mejor saber lo que no quieres hacer¨

Duván Barato

“Me desmovilicé buscando una oportunidad de mejorar mi vida, pero entré a una sociedad que señala, estigmatiza, rechaza y aisla.”

Elkin Serna

¨El sufrimiento que he vivido, me hizo armarme de valor.¨

Emmanuel Esparza

“Para ser actor no es suficiente ser bueno. Hay que ser obsesivo.”

Felipe Acosta

“Las ideas me han nacido por necesidades y casualidades de la vida. Yo las he sabido leer.¨

Francisco Santos

“Cuando uno se salva de un secuestro de Pablo Escobar el miedo se acaba. Yo viví con la muerte ocho meses”

Geraldine Pomato

“Soy una mujer obstinada, trabajo por lo que quiero hasta que lo logro. Con Wikimujeres fue así”

Gustavo Yacamán

“Pongo mi mente en blanco antes de poner el pie en el acelerador”

Jaime Lombana

“Yo presiento siempre lo que va a pasar. Sé cuándo voy a ganar y cuándo no”

Jorge Duque

“El día que dejé de esconder quién era, dejé de pelear conmigo mismo”

Juan Felipe Samper

¨Seguir los sueños, con todo lo romanticón que suena, siempre va a ser válido, siempre va a ser lo más chévere¨

Juan Pablo Socarrás

“Si la vida me había dado tantas oportunidades era por algo. Me dediqué a luchar por este sueño”

Laura Tobón

“Me lo propuse, lo soñé y lo luché y todo ha llegado en medidas que nunca imaginé”

Mabel Moreno

“Tengo un alma muy libre, pero también una cabeza que me pone todos los límites. Soy mi mayor juez.”

Marcelo Rozo

“No hay nada en la vida como levantar un trofeo. Es como tener el mundo en las manos”

María Del Rosario Guerra

“Mi disciplina, mi formación cristiana y mi preparación académica son lo que me ha permitido lograr todo en la vida.”

Marianela González

“Pareciera que soy conservadora pero no. Todo lo que sea distinto a la costumbre me atrae mucho. Soy muy curiosa”

Marta Lucía Ramirez

“Soy una persona estricta, coherente, con mucho compromiso por Colombia, a veces demasiado cuadriculada.”

Natalia Espitia

“Entendí que la mejor manera de transformar y sanar mi vida era ayudando a las niñas a vencer el miedo”

Natalia Ponce de León

“Escogí el camino de levantarme y hacerme grande. Esto fue un renacer, reinventarme desde cero.”

Oscar Iván Zuluaga

“A mi no me obsesiona el poder. Me obsesiona poder trabajar por los demás.”

Paloma Valencia

“Siempre he querido cambiar el mundo. Me hace falta ver que sí se puede”

Paula López

“Aprendí a abrazar mi realidad y entendí que el perdón y la felicidad son una decisión.”

Paulina Laponte

“Entendí que hay que aprender a fluir con la vida. En el camino encontré muchos talentos y pasiones que no conocía.”

Pilar Schmitt

“Trabajo en una cosa completamente diferente a lo que yo soy”

Regis Ortiz

“El proceso de reinserción no fue fácil. Pero cuando veo a mi mamá y a mi hijo sé que todo ha valido la pena.”

Santiago Prieto

“El camino es infinito. Lo más difícil es persistir, perseverar y resistir”

Tata Gnecco

“Si a tu sueño le pones un poquito de disciplina y empuje, lo consigues ”

Tito Puccetti

¨En mi carrera he hecho muchos sacrificios. Y sí, he tenido suerte, pero ha sido una suerte buscada.”

Yaneth Waldman

¨Yo soy terca en buscar la felicidad todos los días de mi vida.”

Vladdo

“Soy inquieto, sarcástico, malpensado. Tengo cara de bravo pero soy una melcocha.”

Summary
Daniella Moscarella
Article Name
Daniella Moscarella
Description
Daniella Moscarella, nos cuenta sobre su sueño de ser decoradora de uñas, el proceso de aceptación de su familia y sobre quien brindo esa fortaleza y seguridad.
Author
Publisher Name
www.la-lupa.com
Publisher Logo