Seleccionar página

Daniela Salcedo

“En la vida yo soy todo o nada.”
Daniela Salcedo | La Lupa Revista Digital

Daniela ha sido amante de la moda y la escritura desde niña. No tenía muy claro a qué la iban a llevar estas pasiones, pero la vida le fue mostrando que la joyería tenía un lugar para ella. Logró innovar no solo en el diseño, sino en la forma de conectarse con sus clientes. El amor ha sido su inspiración, y a través de él ha podido llegarle a miles de mujeres. Le pusimos La Lupa a esta emprendedora, diseñadora y por qué no, escritora. Esta es su historia.



LL: ¿Tú que soñabas ser cuando chiquita?


DS:
Siempre me encantó el tema de la moda entonces decía que iba a montar un almacén, no decía que iba a diseñar ni nada, pero siempre le decía a mi mamá que algún día iba a tener un almacén de algo, no sabía de qué, pero sólo sabía que iba a tener mi almacén.

 LL: ¿Pero tuviste la vena de ser empresaria desde chiquita?

DS: Yo hacía las cosas y mi hermana las vendía. Era súper chistoso porque yo estaba como en quinto, mi hermanita es tres años menor que yo y le dije que hiciéramos pulseras, que yo las hacía y ella las vendía, porque tengo que aceptar que la venta no es mi fuerte. Y así fue, yo empecé a hacerlas y mi hermana en una cajita las vendía en el colegio. Después seguimos con llaveros, entonces hacía los llaveros llenos de pepitas, pero siempre todo fue entorno a la joyería. Siempre he sido muy manual, si tenías una camisa manga larga yo te la volvía strapless. Entonces mis amigas me decían que un pantalón les quedaba grande un viernes a las ocho de la noche y yo iba y le cogía el dobladillo al pantalón.

 LL: ¿Y cuándo decidiste hacer joyas?

DS: Yo estudié comunicación social y cuando me faltaban cinco semestres para terminar la carrera no estaba tan segura si esto era lo que yo quería ser. Entonces decidí tomar unas electivas y la opción complementaria en administración y creación de empresas, y así fue. En séptimo tuve una clase que se llamaba emprendimiento y creación empresarial y el trabajo final era inventarnos una empresa hipotética y entonces yo dije, bueno lo único que yo sé hacer es meter pepitas en un hilo, entonces voy a crear una empresa de joyas. Al final del semestre teníamos que presentar el producto o el servicio que habíamos diseñado. Lo mío fue un collar. Apenas salimos de la clase una amiga se me acercó y me paso cincuenta mil pesos, y me dijo que me compraba el collar. Y yo sin pensarlo le dije que claro que sí. Me acuerdo que ella vivía en Bogotá y como a las dos semanas me llamó y me dijo que le mandara seis collares porque tenía seis amigas que lo querían.

 LL: ¿Y cómo fue ese primer collar?

DS: Hediondo (risas). Yo lo tengo y hoy en día lo veo y digo “eso cómo pudo pasar”. La técnica era pésima, me acuerdo de haberlo hecho encima de mi cama, las pepas se movían para todos los lados. Mejor dicho, nada que ver. Pero ella me lo terminó comprando a ese precio.

Además bien vendido…

DS: ¿Qué tal? (risas). Entonces le mandé los seis de ella e hice otros para vender en la universidad. Me acuerdo que los llevé en una cajita Rimax y, ¡no me vas a creer, los vendí en la primera clase! Entonces me fui al centro a comprar más materiales, me acuerdo que mi primera inversión fue de cien mil pesos y yo sufría. Y mi papá llegó y me dijo “yo te los regalo pues para que no te pongás a llorar”. Esa vez compré cadenitas y pepitas y me puse a hacer collares y pulseras.

 LL: ¿Pero ahí ya tenías alguna idea de lo que querías hacer?

DS: No pensé que esto se fuera a volver mi negocio porque de hecho, yo pensaba dedicarme a otras cosas. El periodismo me encanta y en la universidad tomé muchas clases de eso. Pero pensé que paralelo al periodismo sería chévere hacer joyería. Pero lo que pasó fue que esto se empezó a mover y a la gente le empezó a gustar y en ese momento apareció Instagram. Y yo hoy en día pienso que yo me metí en el rollo de Instagram en el momento que era, porque hoy en día hay tantas cuentas que ya no es tan fácil crecer por ese medio. Entonces, claro, apenas salió Instagram, yo empecé a crecer mi cuenta personal. Entonces ponía mis collares en mi cuenta pero luego la foto con mi novio y así sucesivamente. Pero yo ya empecé a ver que esto se estaba volviendo un negocio y mi papá me propuso hacer un showroom en la casa y me decía “quitemos todo el estudio”. Él siempre ha sido el más fan con todo este cuento. Y entonces, efectivamente, quitamos todo el estudio, lo volvimos showroom y el patio de la casa, que es gigante, me lo volvió un taller.

 LL: Entonces me imagino que ahí te metiste a clases de joyería…

DS: No, hasta ahora todo ha sido súper empírico. Yo sola he ido aprendiendo la técnica.

 LL: Y tu hermana, ¿Cómo te ha ayudado con todo?


DS:
Mi hermana entró hacer parte de esto desde mediados del 2015. Ella se graduó de Indiana Tec, estudió administración de empresas. Y entonces lo que pasa es que yo soy un desorden, yo no sabía cuánto me ganaba, cuanto me gastaba, yo sólo vendía y vendía y para mí así era regio mi negocio. Y mi hermana llegó un día y me dijo “si vas a vivir de esto, organízate”. Y ahí fue que ella me propuso crear una empresa que ella manejaría, y me decía “vos te quedás en tu taller, vos ya no tenés que ver nada con nadie”. Y hoy en día así funciona la empresa. Yo por ejemplo no manejo empleados porque yo soy súper mala para eso. Realmente no sé si con eso del manejo de personal se nace o se va adquiriendo, pero para mí todo mi personal son mis amigas, y les cuento todo lo de mi novio, entonces pues yo no puedo con eso.

 LL: Hablando un poco de Instagram, tú tienes tu sello muy personal marcado en tu red, ¿Cómo haces para manejarlo?

DS: Primero que todo empecé teniendo un mismo estilo de fotografía, porque no es solo destacarte por las joyas sino por todo. No tiene que ser la misma foto, pero el solo hecho de coger el mismo ángulo ya te da una identidad. Por otro lado, a mí siempre las joyerías me parecieron algo aburrido, uno entra a una joyería y es un vidrio atrás de un mostrador y las fotos son las de la típica modelo con un cuello larguísimo, y no sé, me parecía aburrido. Entonces yo ahí dije que si yo quería hacer joyería quería hacerla de una forma divertida. Y se me ocurrió que lo más cercano para llegarles a mis clientes es la parte amorosa. A todas nos han puesto los cachos, todas peleamos, lloramos, en fin. Y mi Instagram es una bipolaridad horrible y la gente piensa que yo tengo una relación súper disfuncional y cuando me encuentro a alguien en la calle me dice “¿tú si estás bien?” y yo me río porque mi relación no tiene nada que ver. Yo en lo que realmente me inspiro es en las vivencias cotidianas de la mujer real.

 LL: ¿Todas las frases son tuyas?

DS: Todas son mías. En ocasiones sí pongo frases universales, pero en general trato de que la gran mayoría sean mías.

 LL: Pero entonces tienes mucho de escritora…

DS: Es que yo soy una escritora frustradísima. Y de hecho mi momento de inspiración es, extrañísimo, a las doce de la noche o a las cuatro de la mañana. Así deben ser las escritoras (risas).

 LL: ¿Qué tan noctámbula eres?

DS: Me duermo a las nueve de la noche pero soy súper madrugadora, a las cuatro de la mañana ya estoy como un bombillo. Entonces como te puedes dar cuenta mi día empieza súper temprano. Y mis amigas ya saben que yo estoy despierta desde esas horas entonces a veces me llaman a contarme sus historias de amor y yo “¡Ay!, esto está bueno” y creo la frase alrededor de lo que me cuentan.

LL: ¿Qué ha sido lo más difícil de empezar con tu negocio?

DS: Me acuerdo apenas salí de la universidad, no una, sino como veinte personas, me dijeron ¿vas a vivir de vender cadenitas e hilos? Y yo les decía a ellos, no sé si uno pueda vivir de vender cadenitas e hilos toda la vida, pero por lo menos trato, y si no puedo, me dedico a otra cosa. Mi papá ha sido un gran apoyo con todo esto, mi papá me decía “vos tenés tu casa, vos tenés tus papás, vos no tenés nada de responsabilidades, atrévete en este momento, y si no funciona, pues nada buscás otra cosa”.

 LL: ¿Cuál dirías tú que es la clave del éxito?

DS: Yo creo que en parte sí es un poco, aunque suene a cliché, hacer lo que amas. Siempre me ha gustado basarme en autores de libros y hay algo que todos tienen en común y es que el éxito es una unión de muchos factores. Por un lado, tienes que ser una persona innovadora total, en lo que sea. También tienes que ser súper apasionado, yo digo que si tienes que trabajar un sábado o un domingo es porque realmente amas lo que haces. Y por último, saber que es un trabajo tenaz, la gente dice que es una delicia ser empresario, pero para serlo tienes que trabajar cien veces más que cuando eres un empleado.

 LL: ¿Algún momento en el que hayas querido tirar la toalla?


DS:
Sí, muchos. La mayoría de las noches (risas). Es muy duro, y más cuando toda la responsabilidad es tuya, cuando empiezas a ver que tus empleados dependen de ti y sus familias dependen de ti. Y esto es un negocio de temporadas. Entonces puede que diciembre sea un mes muy bueno pero febrero es un mes quieto y ahí empiezo con “qué me invento, qué hago nuevo”. Porque cada vez serán más y más las responsabilidades que tendré que atender.

 LL: ¿Ahora a qué le estás apuntando?

DS: Este año lancé mi página web, y nos ha ido muy bien, la idea es abrir, próximamente, Chile. En este momento estamos en negociaciones.

 LL: ¿Cómo te describirías tú?

DS: Yo soy súper alegre, pero también soy brava porque soy súper exigente. También soy la persona más puntual del mundo entero.

 LL: ¿Eres sicorrígida?

DS: Depende, en unas cosas sí, en otras no. Hay cosas en donde soy muy flexible, nada me afana. De hecho, hace poquito le decía a mi papá “yo tengo un problema de identidad horrible” porque yo soy todo o soy nada. A veces soy muy impaciente, a veces soy la más paciente, a veces soy histérica, a veces no me importa nada. Y me acuerdo que él me dijo, eso es muy de los emprendedores (risas).

LL: ¿Tú manejas las redes sociales?

DS: Todas las manejo yo. Eso es lo único que no he podido delegar. Eso y la parte de diseño. Pienso que es un tema en el que se es muy empírico y muy autónomo también. Y es que no sólo es el tema de la foto, sino la edición, todo. Si tú ves mi celular, y da pena, tengo la misma foto cien veces en color clarito, en color oscuro, editada, no editada. Entonces yo juego mucho con los colores, tengo mi paleta de colores y no pongo nada que no sea entre blanco, azul, morado, y aguamarina. Entonces es mi sello, es algo muy personal.

 LL: ¿Qué tiene tu público en común?

DS: Que todo el mundo está despechadísimo (risas). Nosotros tenemos categorías, entonces por ejemplo los domingos por la noche, que de hecho es donde más tráfico hay en redes, pongo una frase de despecho que es de las frases que también más tráfico tiene. Si yo pongo una frase de amor los domingos en la noche, jamás me va a funcionar. Pero también está la categoría de los enamorados, la ventana, el café por las mañanas, las rosas. Últimamente he notado que mis frases están causando controversia entre los hombres. No positivamente, aunque a la mayoría de la gente le encantan, sino porque me están diciendo que es una página muy feminista y que no siempre los hombres son los culpables.

 LL: ¿A qué le tienes miedo?


DS:
Desde chiquita le tuve pánico a la muerte, pero cuando te digo pánico es que es de psiquiatra. Tuve una época que fue terrible porque me empezaron a dar ataques de pánico. Es algo que no se escucha mucho, porque la gente no sabe muy bien qué es, pero es más común de lo que uno se imagina. Me acuerdo que la primera vez que me dio fue en un paseo en Ecuador con todos mis amigos y yo recién había terminado con un novio. Me acuerdo que vi el piso y se me movía todo y dije, me siento rara. Y mis amigos me preguntaban que qué sentía y yo sólo sentía que me iba a morir, yo sólo quería devolverme a Cali. Y ellos me contestaron “¡Uy Daniela! Mucha fiesta. Andáte a dormir” (risas). Fue el sentimiento más horrible que he sentido en toda mi vida, todo mi cuerpo me temblaba, y mis manos eran heladas, heladas. Entonces decidí acostarme y me acuerdo que yo me decía a mí misma, bueno, voy a esperar mi muerte (risas). Uno de mis amigos con los que estaba estudiaba medicina, y él me decía que yo estaba bien que parecía como si fuera un ataque de pánico. Yo soy de esas personas que si a alguien le da cáncer, al otro día yo ya me he leído el libro de oncología, si a alguien le dio algo en el cerebro, yo al otro día ya he investigado todo lo relacionado a ese tema, entonces siempre he sido muy psicosiada con el tema de las enfermedades. Y cuando te digo que me da miedo el tema de la muerte es a un nivel extremo.

 LL: ¿Y hoy en día como manejas eso?

DS: Tuve un proceso largo con un psicólogo. Primero que todo hablar de esto con la gente es súper complicado porque la gente no entiende. Yo terminé en urgencias diría que más de cuarenta veces, hasta que ya al final no me creían. Mis papás no me pararon ni cinco de bolas y me decían que yo estaba loquita y ya la última vez que fui a urgencias les dije que me dieran la medicina para no tener que estar viniendo y me dijeron que tenía que tomar Sanax. Casi me muero porque para mí eso ya era la loca de psiquiatra. De hecho nunca tomo nada de medicina, yo no tomo Dolex, nada, porque soy la más naturista, a mí me encantan las esencias, las maticas, en fin. Mi novio ya me quería matar porque los viernes íbamos a comer y de la nada le decía que me iba a morir y él no entendía nada, nos tocaba dejar todo tirado e irnos a la clínica. Te juro que esos fueron los peores seis meses de mi vida. Me metí a un curso virtual y me conectaba con un señor que me enseñaba a conocer mis miedos, a tratar de identificar internamente la razón de las reacciones. Y mi mamá me decía que cuando yo era chiquita ella todo el día decía “Daniela se me va a morir”. Entonces yo empecé a manifestar ese miedo de mi mamá. Después de esos cursos virtuales, empecé a ir a donde un psicólogo y yo le decía “yo solo quiero estar bien”. Empecé a hacer unas terapias con él, algo ya más profundo y a sacar todos esos miedos internos que tenía atrapados en el subconsciente. Hoy en día sé que la clave está en identificar los momentos en los que va a pasar eso y bloquear ese pensamiento. Pero es todo un proceso. Mi punto de clímax de todo esto fue cuando duré una semana con algo que se llama sensación de irrealidad y eso es cuando tú te sientes fuera de ti mismo, de tu cuerpo, es por ejemplo, cuando hablas y sabes qué estás hablando pero no interpretas lo que estás diciendo. Y el psicólogo me explicaba que eso era una reacción del cuerpo para bloquear tanto miedo que uno tiene internamente. El último ataque de pánico que tuve fue hace ya más de año y medio y fue cuando lo enfrenté totalmente.

 LL: ¿Tú meditas, haces ejercicio?

DS: Aconsejan hacer yoga con este tema de los ataques de pánico. Ejercicio sí hago siempre.

 LL: ¿La característica que más admiras?

DS: Tener la paciencia y la diplomacia de tratar a la gente, es admirable. Ahora que tengo mi negocio, me parece súper importante saber tratar a las personas. Porque créeme que hay momentos en los que a uno le provoca matar a todo el mundo. Por eso te toca estar encima de tu negocio porque si no nada funcionaría perfecto.

 LL: ¿Tienes alguna frase de cabecera?


DS:
Sí, pero hay una historia detrás. Cuando empezó mi negocio, empecé muy inspirada con el tema de la energía de las piedras y todo lo que hacía tenía un significado. Entonces si hacía un Buda, investigaba toda la historia de ese Buda, si hacía un símbolo, entonces investigaba la historia de ese símbolo, y siempre se lo vendía a la gente diciéndoles “lo que crees, creas”.

LL: ¿A qué le pones La Lupa en tu vida?

DS: A los pequeños detalles de la naturaleza.

 

La Lupa en frases

Directorio de entrevistas A – Z

Jaqueline Brandwayn

¨El arte me ha dado toda la fascinación, el entendimiento, el poder satisfacer mis inquietudes.¨

Clemencia Vargas

¨Creo en el baile y en el movimiento como una herramienta potente y única para generar transformaciones.¨

Adolfo Zableh

“Sabía que de alguna manera algo me tenía que inventar para ser oído. Por eso escogí escribir”

Alejandra Azcárate

“Me gusta un estado de cordura no permanente. Creo que una alta dosis de irresponsabilidad es deliciosa en la vida.”

Alejandro Cuellar

“En la cocina el criterio solo existe cuando ha habido experiencia.”

Alexandra Santos

“Entendí que tenía que aprender a soltar para dejarme sorprender un poco más por la vida.”

Alejandro Riaño

“Este trabajo me ha dejado un amor por la vida y un amor por lo que hago que no puedo describir.”

Amalia Andrade

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Ana Wills

“Actuar es un trabajo muy difícil y un estilo de vida complicado. Pero todo es una experiencia, hay papeles que te cambian la vida.”

Andy Gaitán

¨Siempre me he dejado llevar, hay que ser arriesgado¨

Andrea Novoa

“Tenía una voz interna que me decía que tenía que hacer esto como fuera”

Antonina Canal

“Hay que romper la rigidez y fluir. Soy una aventurera, una gitana”

Beatriz Fernández

“Soy una revolucionaria de las leyes. Mi ley es la ley del amor. Detesto la rigidez”

Beto Gaitán

¨Nunca me ha gustado comer cuento. Siempre me ha gustado indagar, ir más allá.”

Carlos Villa

“Con el violín se crea un vínculo muy fuerte. No es solo emocional sino físico y emocional.”

Catalina Escobar

“Yo tengo un motor adentro, yo trabajo en sintonía con mi hijo. Él y yo somos socios en esto.”

Daniella Álvarez

“Los sacrificios y la disciplina me han hecho alcanzar lo que siempre quiero”

Daniella Moscarella

“Siempre he sido diferente. Nunca me ha gustado ser una niña más del montón.”

Diana Alvarado

“Es duro saber que yo tuve que darle más de la mitad de mi vida a la guerra. Nunca me imaginé que habría más oportunidades para mí.”

Diego Sáenz

¨Uno se preocupa por qué hacer pero es mejor saber lo que no quieres hacer¨

Duván Barato

“Me desmovilicé buscando una oportunidad de mejorar mi vida, pero entré a una sociedad que señala, estigmatiza, rechaza y aisla.”

Elkin Serna

¨El sufrimiento que he vivido, me hizo armarme de valor.¨

Emmanuel Esparza

“Para ser actor no es suficiente ser bueno. Hay que ser obsesivo.”

Felipe Acosta

“Las ideas me han nacido por necesidades y casualidades de la vida. Yo las he sabido leer.¨

Francisco Santos

“Cuando uno se salva de un secuestro de Pablo Escobar el miedo se acaba. Yo viví con la muerte ocho meses”

Geraldine Pomato

“Soy una mujer obstinada, trabajo por lo que quiero hasta que lo logro. Con Wikimujeres fue así”

Gustavo Yacamán

“Pongo mi mente en blanco antes de poner el pie en el acelerador”

Jaime Lombana

“Yo presiento siempre lo que va a pasar. Sé cuándo voy a ganar y cuándo no”

Jorge Duque

“El día que dejé de esconder quién era, dejé de pelear conmigo mismo”

Juan Felipe Samper

¨Seguir los sueños, con todo lo romanticón que suena, siempre va a ser válido, siempre va a ser lo más chévere¨

Juan Pablo Socarrás

“Si la vida me había dado tantas oportunidades era por algo. Me dediqué a luchar por este sueño”

Laura Tobón

“Me lo propuse, lo soñé y lo luché y todo ha llegado en medidas que nunca imaginé”

Mabel Moreno

“Tengo un alma muy libre, pero también una cabeza que me pone todos los límites. Soy mi mayor juez.”

Marcelo Rozo

“No hay nada en la vida como levantar un trofeo. Es como tener el mundo en las manos”

María Del Rosario Guerra

“Mi disciplina, mi formación cristiana y mi preparación académica son lo que me ha permitido lograr todo en la vida.”

Marianela González

“Pareciera que soy conservadora pero no. Todo lo que sea distinto a la costumbre me atrae mucho. Soy muy curiosa”

Marta Lucía Ramirez

“Soy una persona estricta, coherente, con mucho compromiso por Colombia, a veces demasiado cuadriculada.”

Natalia Espitia

“Entendí que la mejor manera de transformar y sanar mi vida era ayudando a las niñas a vencer el miedo”

Natalia Ponce de León

“Escogí el camino de levantarme y hacerme grande. Esto fue un renacer, reinventarme desde cero.”

Oscar Iván Zuluaga

“A mi no me obsesiona el poder. Me obsesiona poder trabajar por los demás.”

Paloma Valencia

“Siempre he querido cambiar el mundo. Me hace falta ver que sí se puede”

Paula López

“Aprendí a abrazar mi realidad y entendí que el perdón y la felicidad son una decisión.”

Paulina Laponte

“Entendí que hay que aprender a fluir con la vida. En el camino encontré muchos talentos y pasiones que no conocía.”

Pilar Schmitt

“Trabajo en una cosa completamente diferente a lo que yo soy”

Regis Ortiz

“El proceso de reinserción no fue fácil. Pero cuando veo a mi mamá y a mi hijo sé que todo ha valido la pena.”

Santiago Prieto

“El camino es infinito. Lo más difícil es persistir, perseverar y resistir”

Tata Gnecco

“Si a tu sueño le pones un poquito de disciplina y empuje, lo consigues ”

Tito Puccetti

¨En mi carrera he hecho muchos sacrificios. Y sí, he tenido suerte, pero ha sido una suerte buscada.”

Yaneth Waldman

¨Yo soy terca en buscar la felicidad todos los días de mi vida.”

Vladdo

“Soy inquieto, sarcástico, malpensado. Tengo cara de bravo pero soy una melcocha.”

Summary
Daniela Salcedo
Article Name
Daniela Salcedo
Description
Daniela Salcedo, nos cuenta sobre su infancia, su etapa como emprendedora en el mundo de la joyería y su forma de ser
Author
Publisher Name
www.la-lupa.com
Publisher Logo

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!