Seleccionar página

Camilo Peláez

“En este trabajo hay que dar el 110% de uno”
Camilo Peláez | La Lupa Revista Digital

Camilo vivió fuera de Colombia persiguiendo el sueño de ser un chef reconocido. El camino fue largo y difícil, pero la vida lo llevó a ser uno de los dueños de Home Burgers, el restaurante que le permitió combinar lo que más le gusta en la vida: la cocina y los negocios. Le pegó al pájaro y como alguien le dijo alguna vez, es tan bueno que tiene fans y no clientes. La Lupa encontró un ejemplo de perseverancia, agudeza, disciplina y por qué no, la prueba de que es la constancia la que hace posibles los grandes logros. Este es el chef y empresario que está detrás de una de las mejores hamburguesas de Bogotá. 



LL: Vamos a devolvernos un poco a tu infancia. ¿Qué querías ser tú?


CP:
Lo primero que recuerdo es que quería ser piloto. Después pasé por detective, policía, todas esas típicas. Cuando entré a bachillerato empecé a cocinar más en mi casa, nosotros teníamos ayuda, y con mi mamá empezamos a cocinar por las noches mucho más seguido. En ese momento comencé a desarrollar un gusto por la cocina. Digamos que desde chiquito cocinaba, la primera receta que me aprendí fue la de los pancakes, me fascinaban. Yo solía ser un niño gordito, como tierno (risas). Empecé a hacer clases de cocina, y ya una vez graduado del colegio, hice unos cursos en Bogotá y decidí que lo mío sí era la cocina, entonces me fui a estudiar a Estados Unidos y volví hace como dos años a montar este proyecto.

LL: ¿En tu familia había algún chef o alguien que se hubiera dedicado a algo por esa rama?

CP: Digamos que lo que siempre ha unido a mi familia ha sido la comida. Desde que yo me acuerdo, mi tía por parte de mamá tuvo un restaurante, mi mamá y mi papá tuvieron un restaurante de sánduches cuando estaban recién salidos de la universidad, y siempre ha habido ese movimiento alrededor de la comida, los viajes siempre tienen que ver con comida, y siempre se nos ha inculcado comer de todo, probar de todo, y que la comida es una experiencia y un placer de la vida.

LL: Digamos que estudiar cocina no es la típica carrera que los papás quisieran que uno estudiara. ¿Cómo fue tomar esa decisión?

CP: En verdad en mi familia siempre ha habido como una política muy libre sobre lo que queremos estudiar. Venimos de una tradición empresarial muy grande, mi abuelo, mi mamá y mi papá han tenido muchas empresas, pero siempre fue muy libre lo que quisiéramos estudiar. Mi hermano mayor estudió arte, entonces cuando yo les dije que quería estudiar cocina fue algo como muy normal.

LL: Esta experiencia de estudiar afuera ¿Cómo fue? ¿Qué te ha servido a ti de esa experiencia de haber estudiado y trabajado afuera para después implementarlo aquí?


CP:
La experiencia de vivir afuera lo invita a uno a crecer más rápido de lo normal, uno tiene que aprender a hacer todo lo que no hace acá y que la mamá le hace a uno. Yo creo que lo que más me marcó fue el tema del trabajo. En Estados Unidos, la competencia laboral es tan fuerte que si tú no das el 110 por ciento de esfuerzo todos los días, seguro van a encontrar una persona que sí lo haga y perderás tu trabajo. La cultura de trabajo allá es trabajar, trabajar, trabajar, eso te forma en una estructura en la que hay que levantarse e ir a trabajar todos los días. Si uno quiere vivir bien tiene que esforzarse para crecer, ellos te dan todas las herramientas, te entregan todo el conocimiento y te enseñan todo para poder crecer dentro de las compañías. Yo trabajé un año en Chipotle y así fue. Hoy en día hacemos algo muy parecido en Home, los dos asistentes administradores que tenemos en los dos puntos fueron gente que empezó como operaria y los entrenamos y les dimos el conocimiento para que fueran los segundos al mando del negocio. Eso trae sus problemas, porque tienen que aprender un montón de cosas, se cometen errores, pero son cosas que son solucionables y a través del acompañamiento haces que ellos crezcan como personas. Lo chévere es que ellos valoran mucho su trabajo porque ven su crecimiento y hasta dónde pueden llegar.

LL: ¿En ese momento cuando estás trabajando por fuera, cuál era tu perspectiva, qué querías llegar a hacer?

CP: Inicialmente cuando uno empieza a estudiar cocina, siempre sueña con ser el chef más reconocido, y a medida que va pasando el tiempo se da cuenta de que el proceso para llegar a eso es largo y doloroso porque hay que sacrificar muchas horas. Entendí que esa no era mi ruta, la parte administrativa me gusta mucho más. Empecé a buscar otras opciones y en ese momento la compañía Chipotle estaba de moda en Estados Unidos, arranqué como un cocinero ganándome el mínimo y al año cuando terminé las prácticas, salí como administrador de un punto. Tenía un punto que facturaba al año doce millones de dólares y yo estaba a cargo de eso. Fue una experiencia muy grata. Hoy en día lo valoro un montón porque llegué acá a hacer realidad este proyecto, y me toca hacer una aclaración, Home no fue idea mía, fue idea de uno de mis socios que llevaba tiempo detrás del proyecto pero no sabía nada de cocina, y armó un grupo de socios muy interesante. Él es arquitecto, el otro socio es financiero, entonces él se encarga de todo el manejo de las cuentas, y me buscaron a mí que acababa de llegar a Bogotá. Querían una persona que tuviera visión y que quisiera crecer con ellos. Ahí empezamos el desarrollo y gracias al conocimiento y las ganas de todos llegamos al producto de hoy en día.

LL: En todo este recorrido, ¿hubo algún momento en el que quisieras parar, botar la toalla?

CP: Cuando estaba estudiando por fuera, hubo varios. Porque cuando un administrador o un abogado se gradúa, tiene cierta seguridad sobre un mercado laboral favorable, tiene oportunidades, hay puestos bien pagados. Cuando tú te gradúas como cocinero, te vas a ganar el mínimo a donde vayas porque el tema de la cocina es un tema muy práctico. En esta carrera hay que tragarse el ego y el orgullo. Yo me ganaba el mínimo que a duras penas daba para vivir, y pues a punta de trabajo y de esfuerzo fui creciendo dentro de la compañía.

LL: Hoy en día miras para atrás y ¿qué piensas ahorita que te ves acá?

CP: Valoro mucho mi educación y todo lo que pasó. Estando en Estados Unidos después de haber terminado las prácticas yo no me quería devolver. Por temas de visa me tocó volver y me hubiera gustado seguir haciendo la carrera que había iniciado allá. Fue difícil porque me demoré en encontrar lo que quería hacer. Todo eso que aprendí lo implemento día a día en mi negocio.

 LL: ¿Cuál ha sido la lección más grande que has recibido en el mundo de la cocina y en el mundo de las empresas?

CP: Ante todo la humildad. Uno tiene que ser muy humilde con los logros. Tener ahora un negocio exitoso es en primer lugar, gracias a mis socios, yo me apoyo mucho en ellos. Y en segundo lugar, hay que dar gracias por lo que tenemos hoy en día. Las diferentes cosas sumaron y dieron como resultado un proyecto muy sólido, la gente se enamora. Una vez un señor me decía, “es que ustedes no tienen clientes sino fans”. Y es verdad, hay que valorarlo mucho.

LL: ¿En este momento tú estás donde quieres estar realmente?


CP:
Sí. Digamos que hemos logrado que las hamburguesas, siendo un producto tan simple, tengan una acogida tan grande y que a la gente le fascine. Uno siempre quiere que la compañía siga creciendo. El día a día es difícil pero los resultados son muy buenos. Yo siento mucho orgullo.

LL: ¿Qué tanto miedo da lanzarse a esto?

CP: Cuando estábamos listos para abrir, nosotros hacíamos cálculos con mis socios y teníamos que vender 80 hamburguesas diarias, esa era la meta. Cuando uno dice eso, sin nombre, sin experiencia, cuando nadie lo conoce a uno en el mercado, piensa si sí va a ser posible. Al fin y al cabo, los primeros días eran unos días de incertidumbre. Uno de los mejores días que tuvimos fue un día que pronosticamos vender 80 hamburguesas, teníamos carne para esas 80 y nos quedamos sin carne. Desde el principio el negocio tuvo una acogida muy grande. Hoy en día el susto es mas que esto no sea solamente una moda sino que la gente se haya enamorado de la marca, y quieran seguir viniendo y comiendo nuestras hamburguesas.

 LL: ¿Qué te gusta hacer a ti más allá de tu pasión que es cocinar?

CP: De los pocos minutos libres que me quedan al día, porque es un trabajo que requiere de muchas horas porque estoy a cargo de la operación del día a día. Cuando todo anda muy bien, tengo tiempo libre pero cuando no, no tengo nada de tiempo. Vivo una vida muy sana, me gusta salir a trotar, hacer ejercicio y comer.

LL: ¿Quién ha sido tu apoyo más grande en todo esto?


CP:
Mi familia y mi novia. Volviendo al tema de las 80 hamburguesas, mi novia me decía ¨obviamente que las van a vender, no es tan difícil, el producto es bueno, no se preocupen¨ pero siempre estaba la duda. Cuando empezamos a venderlos me dijo ¨yo le dije, yo sabía¨.

LL: ¿Cómo te proyectas tú en 5 o 10 años, dónde te ves?

CP: Quiero seguir trabajando en lo mismo que estoy haciendo. Quiero que Home sea mucho más grande, que sea una compañía bien montada, bien estructurada.

LL: ¿Y el Camilo fuera del trabajo cómo se ve?

CP: En 5 años… (Risas) pues para los 32, ojalá ya casado y empezando familia.

LL: ¿Quién es la persona en la que más confías?

CP: Mi novia.

LL: ¿Dónde y cuándo ha sido tu mejor momento en la vida?

CP: Tengo dos recientes. Puede sonar un poco cursi, pero el fin de semana que conocí a mi novia. Fue en un matrimonio en Anapoima, y fue un fin de semana muy chévere y de ahí en adelante nunca hubo una duda de será que sí será que no. Inmediatamente fue un sí. El segundo, fue un día que estaba comiendo con ella en un restaurante y sin que nosotros supiéramos El Tiempo había publicado un artículo de Home, y fue una crítica muy favorable, muy linda, muy bien escrita. Ahí entendí que el negocio iba bien y teníamos futuro.

LL: El peor error en la cocina

CP: Hay varios. La soberbia. Creer que sabe más de lo que en verdad sabe. Si eso pasa uno comete errores muy grandes. En Home todos los días se cometen errores, nunca tenemos un día perfecto. Pero siempre nos aseguramos de que el error sea corregido.

LL: ¿A qué le tienes miedo?

CP: La salud es algo importante. Yo tuve un pequeño susto cuando estaba en la universidad. Hoy en día mirando para atrás no fue tan grave pero en ese momento lo fue.

LL: ¿Ahí decides hacer un cambio de vida que todavía mantienes?


CP:
Tuve un primer cambio de vida en el colegio cuando paré de tomar y fumar, no por decisión propia sino por decisión del colegio. Pero son decisiones que desde ese momento he mantenido y han servido para un cambio de vida absoluto. Digamos que uno de los miedos grandes es perder el control que tengo de mi vida hoy en día.

LL: ¿Lloras mucho?

CP: Muy poquito (risas).

LL: Un sabor

CP: El picante.

LL: Camilo en tres palabras

CP: No soy muy bueno para hablar de mí mismo (risas). Pero bueno, trabajador, honesto, amoroso.

LL: ¿A qué le pones La Lupa en tu vida?

CP: Qué entrevista tan difícil (risas). A mi tranquilidad y salud mental, a mi trabajo y a mi novia.

 

La Lupa en frases

Directorio de entrevistas A – Z

Jaqueline Brandwayn

¨El arte me ha dado toda la fascinación, el entendimiento, el poder satisfacer mis inquietudes.¨

Adolfo Zableh

“Sabía que de alguna manera algo me tenía que inventar para ser oído. Por eso escogí escribir”

Alejandra Azcárate

“Me gusta un estado de cordura no permanente. Creo que una alta dosis de irresponsabilidad es deliciosa en la vida.”

Alejandro Cuellar

“En la cocina el criterio solo existe cuando ha habido experiencia.”

Alexandra Santos

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Alejandro Riaño

“Este trabajo me ha dejado un amor por la vida y un amor por lo que hago que no puedo describir.”

Amalia Andrade

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Ana Wills

“Actuar es un trabajo muy difícil y un estilo de vida complicado. Pero todo es una experiencia, hay papeles que te cambian la vida.”

Andy Gaitán

¨Siempre me he dejado llevar, hay que ser arriesgado¨

Andrea Novoa

“Tenía una voz interna que me decía que tenía que hacer esto como fuera”

Antonina Canal

“Hay que romper la rigidez y fluir. Soy una aventurera, una gitana”

Beatriz Fernández

“Soy una revolucionaria de las leyes. Mi ley es la ley del amor. Detesto la rigidez”

Beto Gaitán

¨Nunca me ha gustado comer cuento. Siempre me ha gustado indagar, ir más allá.”

Carlos Villa

“Con el violín se crea un vínculo muy fuerte. No es solo emocional sino físico y emocional.”

Catalina Escobar

“Yo tengo un motor adentro, yo trabajo en sintonía con mi hijo. Él y yo somos socios en esto.”

Daniella Álvarez

“Los sacrificios y la disciplina me han hecho alcanzar lo que siempre quiero”

Daniella Moscarella

“Siempre he sido diferente. Nunca me ha gustado ser una niña más del montón.”

Diana Alvarado

“Es duro saber que yo tuve que darle más de la mitad de mi vida a la guerra. Nunca me imaginé que habría más oportunidades para mí.”

Diego Sáenz

¨Uno se preocupa por qué hacer pero es mejor saber lo que no quieres hacer¨

Duván Barato

“Me desmovilicé buscando una oportunidad de mejorar mi vida, pero entré a una sociedad que señala, estigmatiza, rechaza y aisla.”

Elkin Serna

¨El sufrimiento que he vivido, me hizo armarme de valor.¨

Emmanuel Esparza

“Para ser actor no es suficiente ser bueno. Hay que ser obsesivo.”

Felipe Acosta

“Las ideas me han nacido por necesidades y casualidades de la vida. Yo las he sabido leer.¨

Francisco Santos

“Cuando uno se salva de un secuestro de Pablo Escobar el miedo se acaba. Yo viví con la muerte ocho meses”

Geraldine Pomato

“Soy una mujer obstinada, trabajo por lo que quiero hasta que lo logro. Con Wikimujeres fue así”

Gustavo Yacamán

“Pongo mi mente en blanco antes de poner el pie en el acelerador”

Jaime Lombana

“Yo presiento siempre lo que va a pasar. Sé cuándo voy a ganar y cuándo no”

Jorge Duque

“El día que dejé de esconder quién era, dejé de pelear conmigo mismo”

Juan Felipe Samper

¨Seguir los sueños, con todo lo romanticón que suena, siempre va a ser válido, siempre va a ser lo más chévere¨

Juan Pablo Socarrás

“Si la vida me había dado tantas oportunidades era por algo. Me dediqué a luchar por este sueño”

Laura Tobón

“Me lo propuse, lo soñé y lo luché y todo ha llegado en medidas que nunca imaginé”

Mabel Moreno

“Tengo un alma muy libre, pero también una cabeza que me pone todos los límites. Soy mi mayor juez.”

Marcelo Rozo

“No hay nada en la vida como levantar un trofeo. Es como tener el mundo en las manos”

María Del Rosario Guerra

“Mi disciplina, mi formación cristiana y mi preparación académica son lo que me ha permitido lograr todo en la vida.”

Marianela González

“Pareciera que soy conservadora pero no. Todo lo que sea distinto a la costumbre me atrae mucho. Soy muy curiosa”

Marta Lucía Ramirez

“Soy una persona estricta, coherente, con mucho compromiso por Colombia, a veces demasiado cuadriculada.”

Natalia Espitia

“Entendí que la mejor manera de transformar y sanar mi vida era ayudando a las niñas a vencer el miedo”

Natalia Ponce de León

“Escogí el camino de levantarme y hacerme grande. Esto fue un renacer, reinventarme desde cero.”

Oscar Iván Zuluaga

“A mi no me obsesiona el poder. Me obsesiona poder trabajar por los demás.”

Paloma Valencia

“Siempre he querido cambiar el mundo. Me hace falta ver que sí se puede”

Paula López

“Aprendí a abrazar mi realidad y entendí que el perdón y la felicidad son una decisión.”

Paulina Laponte

“Entendí que hay que aprender a fluir con la vida. En el camino encontré muchos talentos y pasiones que no conocía.”

Pilar Schmitt

“Trabajo en una cosa completamente diferente a lo que yo soy”

Regis Ortiz

“El proceso de reinserción no fue fácil. Pero cuando veo a mi mamá y a mi hijo sé que todo ha valido la pena.”

Santiago Prieto

“El camino es infinito. Lo más difícil es persistir, perseverar y resistir”

Tata Gnecco

“Si a tu sueño le pones un poquito de disciplina y empuje, lo consigues ”

Tito Puccetti

¨En mi carrera he hecho muchos sacrificios. Y sí, he tenido suerte, pero ha sido una suerte buscada.”

Yaneth Waldman

¨Yo soy terca en buscar la felicidad todos los días de mi vida.”

Vladdo

“Soy inquieto, sarcástico, malpensado. Tengo cara de bravo pero soy una melcocha.”

Summary
Camilo Peláez
Article Name
Camilo Peláez
Description
Camilo Peláez, nos cuenta sobre su infancia, la tradición empresarial de su familia y la experiencia de estudiar en el exterior.
Author
Publisher Name
www.la-lupa.com
Publisher Logo

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!