Seleccionar página

Beatriz Fernández

“SOY UNA REVOLUCIONARIA DE LAS LEYES. MI LEY ES LA LEY DEL AMOR. DETESTO LA RIGIDEZ”
Beatriz Fernandez | La Lupa Revista Digital

En cada sabor de los platos de Crepes & Waffles hay una mujer que piensa en las nubes como si fueran helados y en el arcoíris como los colores que pintan las ensaladas y los waffles. Beatriz Fernández, antes que empresaria, es una mujer a la que le brillan los ojos cada vez que habla de una idea que comenzó como un negocio de universitarios es hoy uno de los restaurantes más famosos de Colombia. Ésta es la historia que La Lupa miró para contar.



La Lupa: Bueno Beatriz, queremos empezar por esa Beatriz que fue niña alguna vez. ¿Cómo eras de niña?


Beatriz Fernández (BF):
Cuando yo me veo en retrospectiva y pienso quien era Beatriz…esa niña, soy mucho de lo que soy ahora. Jugadora, risueña, alegre, artística, llena de sueños de fantasías y realidad. Yo tengo el recuerdo de mí y entre mis sueños más grandes, a esa niña que volaba en una nube, que jugaba con las estrellas, y probando con el dedo los sabores del arcoíris. Es increíble cómo hasta en las canciones que compongo y en los poemas están las nubes como ese tapete que me hace volar para ponerle los nombres a mis helados.

LL: ¿Cuál fue el recuerdo más marcado de tu infancia?

BF: Lo siento siempre. El momento más lindo era en Coveñas con ese atardecer lleno de colores y a mí las nubes me impactan porque yo desde ahí comenzaba a crear las formas. Para mi todos esos paisajes, la naturaleza, la espuma, son momentos que me llegan a la vida y me llenan.

LL: ¿Fuiste una niña feliz?

BF: Si. El amor me rodeaba. Mi papá marca en mi unos valores y un carácter impresionante. Yo creo que yo era la consentida aunque nos lo peleábamos con mis hermanas. Él marca en mi ese carácter, ese empuje y esa idea de que las puertas siempre están abiertas. Era estricto y firme pero nunca me castigaba. Era amoroso, generoso, de unos valores impresionantes. Y yo heredé de él los hoyuelos.

LL: ¿Tu papá te genera nostalgia?

BF: Cuando se murió fue como si me arrancaran el alma. Fue hace 16 años. Mi papá se muere y fue como si me quitaran algo. La verdad fue muy duro. Me soñaba con él. Y mi mamá en ese momento fue muy fuerte y le heredé la dulzura, el canto. Es un ser estable, en paz. Pero definitivamente las conversaciones con mi papá las guardo para siempre. Me daba lecciones durísimas.

LL: ¿Cuál fue la mayor lección que te dejó tu papá?

BF: Una de sus frases célebres que me marcaron cuando tenía 16 años y estaba por fuera. “Hija, que ningún acto en tu vida sea un peso para tu conciencia ni a los ojos de dios ni de los hombres y en consecuencia una mortificación para quienes tanto te queremos. Tu padre que te adora, Guillermo” Entonces la reflexión en mi vida estuvo desde niña. Mi papá era importador de licores y de una gastronomía impresionante.

Él nos llevaba con dos camiones, llenos de comida, a llevar a los ancianatos de Zipaquirá. Esa devoción por la gente yo creo que me la heredó. Un día, hace como veinte años, en una novena que nos hacían a nosotros en los restaurantes, él llegó. Y me dice: “Hija, felicitaciones. Que belleza. Y yo le digo: “No papi eso es una sorpresa de las empleadas y me dice”: “No hija. Eso es lo que tu haz sembrado. Eres grande.” Todas esas frases las recuerdo y las llevo en el alma.

A veces me desespero, lloriqueo, voy y vuelvo, las cosas se dañan, me agoto. Ser empresario es de héroes. Manejar comidaesde héroes y entonces yo creyendo que mi papá me iba a decir que delegara, que parara. Me dice: “Hija, ya no pueden parar. Tienes un compromiso muy grande con Dios y con la gente. Hay que ayudar.”

LL: ¿Cómo nace Crepes & Waffles?

BF: Justo cuando se quiebran mis papás. Fue impresionante y pasaron cosas que todavía hoy no me explico. Yo era una niña consentida, con un papá generoso y todo era muy fácil. A los quince días de arrancar el negocio aparece en escena ésta señora, divina, que era regañona, con un tono muy bogotano y me dice: “chinita, tus waffles son horrososos”. En ese entonces todo era chiquito pero eran grandes nuestros sueños. Lo mágico de todo ese momento es que ella dice: “muchachos, yo soy experta en waffles.” La señora se fue, a la hora volvió y nos dio la receta. Desapareció y nunca más volvió. Catorce años después aparece y me dice: ¿Te acuerdas de mí? Y yo lloraba porque no lo podía creer y me dijo: “yo he seguido de cerca el éxito de ustedes” y me dice “yo no soy dios, yo soy Manuela Durana de Gómez”. Ella es el ser que para mí me trajo una enseñanza inmensa. En el 2006, en Expogestión, participamos con Lalo. Y yo hablo de esta historia y aparecen las hijas de ella y me entero que había tenido una caída, que se había separado. Y así con esa fuerza con la que me dice que mis waffles son horrososos, con esa misma fuerza levantó a su familia. Nunca quiso regalías del negocio. Ella para mí es un homenaje y la razón de ser de esta idea. Cuando fui a escribir mi primer libro y estaba por ir a la inauguración llamé a su casa y me dicen que se había muerto hace unos días haciendo una torta. Es una heroína en mi vida.

LL: ¿Por qué decidiste solo trabajar con mujeres?

BF: Cuando arrancamos crepes teníamos dos empleadas. Pero siguió la historia y seguimos contratando mujeres, pero eso fue casualidad. Nada fue planeado. Uno va caminando y en el camino se presentan las curvas. Pero Colombia tiene cara de mujer. Es esa mamá que deja a sus hijos, encerrados, comiendo arepitas para que piquen durante el día mientras ella llega porque le toca sola. Yo pienso y a mí me encanta el complemento. Al lado de los hombres hay grandes mujeres, no detrás. Por ejemplo, en este caso de hacer empresa con Lalo, que es el de las dosis de inteligencia emocional y visión empresarial, y yo que creo que la ley de las cosas es la ley del amor. Yo creo que sin esa mezcla este negocio no sería lo que es hoy. Nosotros comenzamos en la universidad, días para dormir no había, para rumbear menos. Pero lo que si había era la pasión, los sueños.

LL: ¿Pensaste que esto se iba a convertir en el monstruo que es hoy?

BF: Cuando Manuelita a aparece yo le digo a Lalo: Crepes & Waffles tiene que ser algo más que un buen negocio. Cuando veo la historia solo veo a dos seres brillantes que le pusieron el alma, que quisieron crecer en humanidad y por eso para mí C&w no es un buen negocio, es una gran obra.

LL: ¿Tuvieron algún momento en el que pensaron que no iba a funcionar?


BF:
No. La desesperanza es cuando uno se asusta con la situación del país. Hemos tenido momentos en donde nos preguntamos para qué. Yo decidí blindarme a las noticias porque me daba miedo y uno con miedo no puede trabajar, no puede crecer. Una vez salí de una reunión deprimida y llegue a mi casa y vi un libro, ‘Oasis’ del Padre Gallo, que decía que el desánimo es como la oscuridad que se apodera de ti. Después leí otro y ese completó lo que para mí tenía que ser el gran mensaje. Habla de una entrevista a la Madre Teresa y una niña le pregunta ¿para qué sirve lo que hacemos? Y ella le contesta que el océano esta hecho de miles de gotas yel océano sería más pequeño sin su gota.

LL: ¿En los momentos difíciles uno saca un ímpetu que no conoce. ¿Qué es lo que más te ha sorprendido de ti misma?

BF: Mi valentía, el carácter. Esa fortaleza a pesar de la adversidad. Porque cuando uno tiene éxito, vive con un espejismo. Para mí el éxito es la integridad entre lo que pienso, lo que hago, lo que digo. Es coherencia de mí ser: sentirme bien, hacer el bien y hacerlo bien. Pero el éxito te pone en un escenario donde hay miradas de genuina admiración y otras que no lo son tanto.

LL: ¿Cómo es tu rutina diaria?

BF: Me levanto temprano. Hago ejercicio todos los días: hago pilates, a veces corro. Creo, visito, controlo. Me voy rotando en los distintos puntos. Son tantas las actividades entre ser empresaria y artista porque yo escribo. Acabo de componer dos canciones: ‘Mariposas escondidas’ y ‘Colombia se pegó a mi piel’. Yo canto todo el día y no es que tenga la voz más divina (risas). Estoy en cursos de técnica vocal y aprender a cantar es lo más divino. Tengo gente aquí en la empresa que canta porque sí y eso me alegra la vida. Cuando me preguntan si soy cantante, yo respondo que soy atrevida (risas).

LL: ¿Cómo combinas el mundo empresarial con el artístico?

BF: Para mí, desde chiquita, la naturaleza ha sido mi gran maestra. Para mí un arcoíris representa los colores de la vida, los árboles simbolizan lo que somos nosotros, cuando nacimos en el Crepes de la 85, con un tronco que tiene que permanecer fuerte, y que esas ramas den sus frutos.

LL: ¿A quién le sacaste la vena artística?


BF:
A mis papas. Mi mamá tiene primas que tocan piano como los dioses. Y cuando uno descubre que el arte lo llevas por dentro y hay que oír al corazón, descubres que no puedes ser solo ese personaje que trabaja y produce. Por eso fundamos la academia de las artes SER. Para formar a la gente en la parte práctica empresarial, pero también para que todo el mundo se reconozca y saque lo que es. Porque somos más de lo que vemos, de lo que nuestras mentes y corazones logran captar. Eso es esta empresa. Soy una revolucionaria de las leyes. Mi ley es la ley del amor. Por eso detesto los organigramas, la rigidez. Me gusta que todo el mundo participe, como una orquesta. Porque es tan importante el del violín como el del triángulo. Y cuando yo veo los platos que hago es como la perfección de lo que debe ser la humanidad en un plato. Somos todos en uno y no cada uno.

LL: ¿Tú has escrito toda la vida o te surgió más adelante?

BF: Yo hice unos tres poemas cuando chiquita. Me acuerdo que mi papá me lo ponderó, porque tenía 11 años. Escribí: la humanidad es como millones de pétalos que nacen y mueren, es como el viento que necesita oxigenar los ríos. Y es que ahí alguien me dijo: Beatriz no le hables al viento. Comienza a hablar y lo volví parte de la cultura organizacional de acá. Que todo se hace por valores y no por objetivos

LL: ¿Cómo es ese momento en el que les hablas a tus empleadas?

BF: A las 11 30 hablo todos los días a mis empleados porque sé que mi voz influye. Soy tierra, soy fuego, soy terquedad, soy obstinación, alegría, yo soy mis sueños, el sol enciende mi chispa y el cielo azul me pone a volar, soy amor claro, verdad descubierta, soy poesía, soy vulnerable y no soy de piedra. Las palabras me deslumbran. Arte y cocina me fascinan. Todo eso me complace. Dicen que contagia mi risa y mi canto. Las empresas se construyen con amor y conciencia y las acaba la indiferencia.

LL: ¿Qué vas a hacer con esas canciones?

BF: Las tengo grabadas y salieron en un CD y un poema que escribí para Navidad. Portafolio lo vio y nos llamó a decirnos que lo iban a sacar y salió una página divina del poema de la navidad: “Poesía, música, danza, cuna, raza: eso somos.”

LL: ¿Vas a seguir componiendo?

BF: Si. Yo creo que si mi musa me acompaña en ese trasegar de la creación, seguiré. Por eso hoy tengo claro que los recuerdos son pasados, mientras que la visión y la creación son infinitas.

LL: ¿Si tuvieras que darle un consejo a alguien que quiere emprender que le dirías?

BF: Que se vean, que saquen sus talentos y que nunca busquen ser grandes. Es un consejo de un maestro de la India: “No busques ser grande porque a la grandeza rara vez le sigue la bondad. Más bien procuren ser buenos, porque a la bondad siempre le sigue la grandeza.”

LL: ¿Que se necesita para llegar lejos?

BF: Se necesita tener sueños, visión, valentía, carácter, rectitud, RECTITUD, nada que no te haga sentirte bien puede abrirte buenos caminos. Andar en valores de vida que le den sentido a todo.

LL: ¿Cuál es tu frase de cabecera?

BF: Uy tengo tantas. Pero una con la que hago productos: lo fácil todo el mundo lo hace, lo difícil no. En la dificultad está la diferencia. Superémonos.

LL: Un acierto en tu trabajo.

BF: Ser libre de reglas, de estructuras, manejar desde lo que eres. No me gustan las limitaciones.

LL: ¿La persona que más admiras?


BF:
Si me pongo a ver… Gandhi, Mandela. Pero por consejo, por recuerdos y por visión, a mi papá. Pero lo que más admiro es a la mujer Crepes & Waffles. Esas son unas heroínas que se levantan a trabajar a pesar de sus vidas. A seguir siendo mamás. Yo admiro a la mujer Crepes de la que aprendo todos los días la templanza, ese ser juicioso que viene a cumplir para sus 2, 3, 5 y a veces 10 hijos.

LL: ¿Cuál es la mentira piadosa que más dices?

BF: No me la pongas porque después me la preguntan (risas). No quiero. No sé mentir. Pero ¿sabes lo que no me gusta decir? Decirle a la gente que piense una cosa distinta a lo que percibo de ella. Aplaudo los buenos logros y las cualidades y también digo lo que no me gusta. No me gustan las máscaras.

LL: ¿El defecto al que más le huyes?

BF: A la hipocresía, a la falsedad.

LL: ¿Lloras mucho?

BF: No lloro tanto como debería porque a veces la traición y la injusticia me golpean el corazón. Un día dejé que se me salieran y salió un rio…

LL: ¿De qué te arrepientes?

BF: De no decir la verdad a tiempo.

LL: ¿Que te conmueve?

BF: El dolor ajeno y ver que uno puede con una palabra o acción dar grandes y largos pasos.

LL: ¿Un artista?

BF: Yo estoy pegada a Carlos Vives, Fonseca, Santiago Cruz, Andrés Cepeda. Pero me encantan los artistas de todo tipo. Los que se atreven a sacar desde adentro lo que son para mostrar su vida. Porque la vida es como una danza y a esa le bailo.

LL: ¿Un libro?

BF: Uno de Gandhi y una novela que me apasiona es “Pasión India”.

LL: ¿Donde y cuando fuiste más feliz?

BF: Hay muchos momentos. En los momentos en que me he retirado a descansar he sido feliz. Cuando viajé a la India fue espectacular. La belleza, la elegancia contrastada con los olores inmundos. Eso marca en mí un antes y un después.

LL: ¿Cuál es la enseñanza más grande a tus hijos?

BF: La rectitud. Aunque ellos también me han quitado cucarachas por lo que la sociedad exige por el hecho de pertenecer a algo. Soy de las que se sienta en la mesa con cualquiera. Ver no los títulos, sino la esencia, me ha quitado muchas telarañas.

LL: ¿Crepes salados o dulces?

BF: Los dos.

LL: ¿Cuál es tu mejor plato?

BF: Los platos tienen momentos. Una vez yo estaba muy triste y no quería comer y de pronto dije no. Mi cuerpo me pide banano y me comí el banana flambeé. Es un crepe chiquito, preparado de una manera especial. Me lo comí y fue como si me hubiera dado un bienestar que me cambió mi sensación. Y por eso sé que la comida transforma tanto como las relaciones bonitas.

LL: ¿A qué le pones La Lupa en tu vida?

BF: La Lupa se la pongo a la gente. Cada vez aprendo más. La Lupa se la pongo a los corazones que están con uno.

La Lupa en frases

Directorio de entrevistas A – Z

Jaqueline Brandwayn

¨El arte me ha dado toda la fascinación, el entendimiento, el poder satisfacer mis inquietudes.¨

Adolfo Zableh

“Sabía que de alguna manera algo me tenía que inventar para ser oído. Por eso escogí escribir”

Alejandra Azcárate

“Me gusta un estado de cordura no permanente. Creo que una alta dosis de irresponsabilidad es deliciosa en la vida.”

Alejandro Cuellar

“En la cocina el criterio solo existe cuando ha habido experiencia.”

Alexandra Santos

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Alejandro Riaño

“Este trabajo me ha dejado un amor por la vida y un amor por lo que hago que no puedo describir.”

Amalia Andrade

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Ana Wills

“Actuar es un trabajo muy difícil y un estilo de vida complicado. Pero todo es una experiencia, hay papeles que te cambian la vida.”

Andy Gaitán

¨Siempre me he dejado llevar, hay que ser arriesgado¨

Andrea Novoa

“Tenía una voz interna que me decía que tenía que hacer esto como fuera”

Antonina Canal

“Hay que romper la rigidez y fluir. Soy una aventurera, una gitana”

Beto Gaitán

¨Nunca me ha gustado comer cuento. Siempre me ha gustado indagar, ir más allá.”

Carlos Villa

“Con el violín se crea un vínculo muy fuerte. No es solo emocional sino físico y emocional.”

Catalina Escobar

“Yo tengo un motor adentro, yo trabajo en sintonía con mi hijo. Él y yo somos socios en esto.”

Daniella Álvarez

“Los sacrificios y la disciplina me han hecho alcanzar lo que siempre quiero”

Daniella Moscarella

“Siempre he sido diferente. Nunca me ha gustado ser una niña más del montón.”

Diana Alvarado

“Es duro saber que yo tuve que darle más de la mitad de mi vida a la guerra. Nunca me imaginé que habría más oportunidades para mí.”

Diego Sáenz

¨Uno se preocupa por qué hacer pero es mejor saber lo que no quieres hacer¨

Duván Barato

“Me desmovilicé buscando una oportunidad de mejorar mi vida, pero entré a una sociedad que señala, estigmatiza, rechaza y aisla.”

Elkin Serna

¨El sufrimiento que he vivido, me hizo armarme de valor.¨

Emmanuel Esparza

“Para ser actor no es suficiente ser bueno. Hay que ser obsesivo.”

Felipe Acosta

“Las ideas me han nacido por necesidades y casualidades de la vida. Yo las he sabido leer.¨

Francisco Santos

“Cuando uno se salva de un secuestro de Pablo Escobar el miedo se acaba. Yo viví con la muerte ocho meses”

Geraldine Pomato

“Soy una mujer obstinada, trabajo por lo que quiero hasta que lo logro. Con Wikimujeres fue así”

Gustavo Yacamán

“Pongo mi mente en blanco antes de poner el pie en el acelerador”

Jaime Lombana

“Yo presiento siempre lo que va a pasar. Sé cuándo voy a ganar y cuándo no”

Jorge Duque

“El día que dejé de esconder quién era, dejé de pelear conmigo mismo”

Juan Felipe Samper

¨Seguir los sueños, con todo lo romanticón que suena, siempre va a ser válido, siempre va a ser lo más chévere¨

Juan Pablo Socarrás

“Si la vida me había dado tantas oportunidades era por algo. Me dediqué a luchar por este sueño”

Laura Tobón

“Me lo propuse, lo soñé y lo luché y todo ha llegado en medidas que nunca imaginé”

Mabel Moreno

“Tengo un alma muy libre, pero también una cabeza que me pone todos los límites. Soy mi mayor juez.”

Marcelo Rozo

“No hay nada en la vida como levantar un trofeo. Es como tener el mundo en las manos”

María Del Rosario Guerra

“Mi disciplina, mi formación cristiana y mi preparación académica son lo que me ha permitido lograr todo en la vida.”

Marianela González

“Pareciera que soy conservadora pero no. Todo lo que sea distinto a la costumbre me atrae mucho. Soy muy curiosa”

Marta Lucía Ramirez

“Soy una persona estricta, coherente, con mucho compromiso por Colombia, a veces demasiado cuadriculada.”

Natalia Espitia

“Entendí que la mejor manera de transformar y sanar mi vida era ayudando a las niñas a vencer el miedo”

Natalia Ponce de León

“Escogí el camino de levantarme y hacerme grande. Esto fue un renacer, reinventarme desde cero.”

Oscar Iván Zuluaga

“A mi no me obsesiona el poder. Me obsesiona poder trabajar por los demás.”

Paloma Valencia

“Siempre he querido cambiar el mundo. Me hace falta ver que sí se puede”

Paula López

“Aprendí a abrazar mi realidad y entendí que el perdón y la felicidad son una decisión.”

Paulina Laponte

“Entendí que hay que aprender a fluir con la vida. En el camino encontré muchos talentos y pasiones que no conocía.”

Pilar Schmitt

“Trabajo en una cosa completamente diferente a lo que yo soy”

Regis Ortiz

“El proceso de reinserción no fue fácil. Pero cuando veo a mi mamá y a mi hijo sé que todo ha valido la pena.”

Santiago Prieto

“El camino es infinito. Lo más difícil es persistir, perseverar y resistir”

Tata Gnecco

“Si a tu sueño le pones un poquito de disciplina y empuje, lo consigues ”

Tito Puccetti

¨En mi carrera he hecho muchos sacrificios. Y sí, he tenido suerte, pero ha sido una suerte buscada.”

Yaneth Waldman

¨Yo soy terca en buscar la felicidad todos los días de mi vida.”

Vladdo

“Soy inquieto, sarcástico, malpensado. Tengo cara de bravo pero soy una melcocha.”

Beatriz Fernandez | La Lupa Revista Digital
Beatriz Fernandez | La Lupa Revista Digital
Beatriz Fernandez | La Lupa Revista Digital
Summary
Beatriz Fernández
Article Name
Beatriz Fernández
Description
Beatriz Fernández, nos cuenta sobre su infancia y el recuerdo más marcado que tiene, la mayor lección que le dio sus padres y su vida de emprendedora.
Author
Publisher Name
www.la-lupa.com
Publisher Logo

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!