Seleccionar página

Andy Gaitán

“Siempre me he dejado llevar, hay que ser arriesgado”
Paulina Laponte - Revista La Lupa

Andy, junto con su hermano, es uno de los creadores de Step Ahead. Siempre ha sido un aficionado por el deporte, tanto así que ha dedicado gran parte de su vida no sólo a hacerlo sino a vivir de él. Ha roto esquemas, y le ha apostado todo a su pasión. La Lupa descubrió cómo ha sido su recorrido y cómo ha logrado reinventarse para mantener su idea vigente.


LL: Andy, ¿cómo fue tu infancia?


AG:
Mi infancia fue increíble. Pensándolo a hoy, de pronto un poco traumática en ese momento porque mis papás se divorciaron cuando yo tenía como tres años la primera vez, y como cinco años la segunda y ya definitiva. Entonces, claro, eso es duro, porque es que uno siempre espera tener una familia unida, pero a la larga a mí no me afectó tanto porque era muy chiquito. Yo creo que a mi hermano, que es casi tres años mayor que yo, sí le dio un poco más duro. Pero en general, fue una infancia rodeada de mucho amor, a pesar de la separación de mis papás. Fui muy consentido. Una infancia de muchas oportunidades porque desde chiquito tuve la oportunidad de viajar mucho gracias al negocio de flores que tenía mi papá. Siempre hubo mucho amor por el ejercicio, yo creo que definitivamente, Dios desde chiquitos nos fue guiando hacia este mundo. Jugábamos tenis, ahí involucro a mi hermano porque somos casi mellizos sin serlo, porque nos gusta lo mismo, somos muy parecidos, en una época de la vida estuvimos viviendo juntos, y todo el tiempo con el tema del ejercicio porque la verdad es que practicábamos todo tipo de deportes. Empezamos con tenis, pero después empezamos a jugar fútbol, como todo niño, eso sí jugábamos fútbol en todas partes en el club, en el colegio, con los amigos del barrio. No he parado de hacer ejercicio en los 37 años de vida que tengo.

LL: Y de estudiante, ¿qué tal eras?

AG: Era… promedio (risas). La verdad no me iba muy bien, incluso perdí un año, décimo. Pero digamos que era concentrado en las clases y llegaba a la casa y no hacía nada de trabajo extra. Cuando me tocaba estudiar para algún examen yo decía “bueno ya puse atención en clase, ya lo que aprendí lo aprendí”. Entonces no era de esos de clavarme en la casa a estudiar, para nada. Más bien ese tiempo lo dedicaba a hacer ejercicio. Llegaba del colegio, tomaba onces, y me iba hacer algún deporte, por lo menos dos horas en la tarde.

LL: Esa disciplina del ejercicio, ¿se lo aprendiste a tus papás o fue que tu hermano y tú crearon esa costumbre?

AG: A mi abuelo materno siempre le encantó el tenis, incluso tuvo hasta cancha de tenis en la casa. Y después él fue, digamos que coach, entrenador, motivador, de mi tía, que fue campeona nacional. Entonces, sí, en parte esta disciplina por el ejercicio sí viene de familia y por eso creo que el primer deporte de nosotros fue el tenis. Hoy en día ya casi no lo juego, pero apenas tengo la oportunidad lo hago y me encanta.

LL: Para traerte un poco a hoy en día, tu vida ha dado un giro y ahora eres papá. Cuéntanos un poco acerca de esto.

AG: Mira a uno le dicen que un hijo es lo máximo, que es espectacular, que es el amor más grande del mundo, pero realmente, lo que le dicen a uno, es poquito. Eso es una vaina increíble. Yo no veo la hora de llegar a mi casa todas las noches para ver y poder abrazar a mi chiquitina. Además es una niña que, no es que prefiera tener una niña, me encantaría poder llegar a tener niño y niña, porque el niño seguramente es el parcero de uno como hombre, pero es que las niñas son una vaina demasiado especial, son demasiado dulces.

LL: ¿Cómo eres de papá?


AG:
¡Uy! Muy consentidor. Creo que soy el papá más embobado de todos, todo el día botando baba por mi china. Creo que seré muy alcahueta, un poco estricto pero también enseñándole a vivir la vida y tratando de darle todas las oportunidades para que pueda tener una infancia y una vida como la que yo he tenido. Lo que te decía anteriormente, la oportunidad que mi hermano y yo hemos tenido de viajar es única, y eso para mí, es mucho más valedero que clavarse en la universidad y ser el alumno estrella. Para mí la persona exitosa es la que tiene buenas relaciones humanas, la que conoce gente y la gente lo quiere. Por ejemplo, en mi caso, yo estuve en dos colegios y eso en parte me ayudó a relacionarme, tuve el privilegio de ser socio de un club y eso también ayuda. Y yo creo que hoy en día, todo en este mundo, es gracias a las relaciones.

LL: Entonces la mejor escuela es viajar…

AG: Exactamente. Entonces eso le inculcaré a mi hija y a los otros que vengan.

LL: Por ejemplo, ¿para qué te ha servido?

AG: Mira yo estudié mi colegio acá en Colombia y me fui a Los Ángeles un año a estudiar inglés. Y mi inglés la verdad era relativamente bueno entonces me dejaron tomar unas clases de administración de empresas. Volví y estudié en La Sabana dos años y medio, después me fui a Madrid un año y terminé en Miami.

LL: ¿Por qué Miami?

AG: Miami porque cuando me fui a España me habían dicho que me quedaban dos años más de estudio en vez de dos años y medio que me quedaban acá en Colombia. Y cuando llegué allá y ya estaba por terminar el primer año me dijeron “listo ahora sí le faltan dos años” y yo dije “no, ya no voy a estudiar más, me cansé” (risas). Entonces en ese momento mi hermano se había ido a vivir a Miami con mi mamá. Empecé a averiguar y encontré una universidad que me valía todo el estudio que llevaba hasta el momento y acabé terminando todo allá en un año. Me gradué de administrador de empresas, y cuando estaba terminando la carrera me metí a estudiar fitness.

LL: ¿Y en qué momento empiezas a entrar en el mundo del fitness?

AG: Pues mira eso fue recién llegado a Miami, mi hermano ya llevaba unos meses viviendo allá y me dijo “oiga una amiga chilena me dijo que asistía a unos cursos de fitness y me metí y está del carajo”. Entonces yo le dije un día que lo quería acompañar para ver qué tal era eso y ahí fue que yo también empecé a involucrarme y a meterme en este tema. Al comienzo lo veía como algo para aprender porque a mí sí me apasiona todo este tema del ejercicio, pero pronto quise ir más allá que eso. De esto hace quince años, devuélvete todo este tiempo y verás que en ese entonces a nadie se le ocurría estudiar fitness. El estudio duró casi tres años y sin duda fue el punto inicial para lo que hago hoy en día. Ahí empezamos a hacer cosas diferentes, se creó Step Ahead en Miami, no con un sitio, sino la marca como tal. Yo no sé por qué, pero a mi hermano siempre le salían más clientes para entrenar en la playa, mis clientes eran más para entrenar en edificios. Desde ese momento empezamos a crear un formato de entrenamiento diferente.

LL: ¿De dónde nace el nombre Step Ahead?

AG: Cuando uno estudia allá la universidad, el estado le da un permiso de trabajo por un periodo de tiempo mientras que uno consigue un trabajo que le pague la visa de trabajo. A mí me lo dieron como por ocho meses, pero en ese momento la cosa no estaba tan fácil para quedarse, estaban fregando bastante. Cuando se cumplieron esos ocho meses, pues tenía que buscar una forma para quedarme, así que creamos la compañía, Step Ahead, y esa compañía me pidió a mí.

LL: ¿Cuánto duraron viviendo en Miami?


AG:
En total como seis años. Tres años de estudio, primero terminando administración de empresas y después fitness, y después trabajando. Cuando terminamos de estudiar, digamos que ya teníamos nuestros clientes, yo trabajaba en un restaurante. Ese primer año y medio fue duro porque yo estaba estudiando dos carreras, trabajaba en el restaurante, tenía que cumplirles a mis clientes, en fin.

LL: ¿Difícil comenzar?

AG: Fue difícil pero al mismo tiempo increíble porque este nuevo formato gustaba mucho. Es que devuélvete quince años, en ese entonces ejercitarse era llegar a un gimnasio tradicional lleno de máquinas, mientras que en nuestras clases estábamos Beto y yo entrenando cosas rarísimas.

LL: Rompen parámetros, ¿cómo logran posicionar este nuevo estilo para hacer ejercicio?

AG: En el local de Rosales, que todavía existe, fue donde empezó Step Ahead. En ese momento, la recepción de la gente fue increíble. Quedaban extrañados al principio porque llegaban a un sitio, que era supuestamente un gimnasio, y había una sola máquina. Dábamos muchas clases de cortesía para que las personas probaran el tipo de entrenamiento, mucho voz a voz para hacernos conocer. El voz a voz ha sido gran parte del éxito de Step Ahead. También hemos sido muy arriesgados porque en menos de un año, abrimos tres sedes. Obviamente nuestros papás todo el tiempo nos decían que estábamos locos, que ni siquiera el primer local estaba consolidado, pero nosotros siempre hemos visto todo como oportunidades que toca aprovechar.

LL: Además de proponer un nuevo estilo de ejercicio, lo hacen con entrenadores que son muy jóvenes, pero además de eso, también me han dicho que acá castigan, tienen penitencias, en fin. Cuéntanos un poco de Step Ahead como tal.

AG: La verdad es que toca estar reinventándose. Nosotros ya llevamos diez años en el mercado y si te das cuenta, hoy en día ya existen muchos sitios y entrenadores que hacen cosas parecidas a las de nosotros, es decir, el entrenamiento funcional. Hoy en día nosotros también contamos con Inbox, que es boxeo y con el bootcamp, que es entrenamiento militar. Tu mencionabas lo de los entrenadores que son jóvenes, y digamos que, infortunadamente, en la industria del fitness, hay muchas mañas. Los entrenadores, de vieja guardia, son entrenadores que se criaron, nacieron y se vincularon con el tema del ejercicio, a punta de repeticiones, muy reacios a aceptar que este tipo de ejercicios sean más efectivos que estar levantando pesas, y es muy respetable eso, pero no es lo que nosotros buscamos en Step Ahead. Entonces nosotros sí preferimos contratar pelados jóvenes, casi que recién graduados de la universidad o que les falte poco para graduarse, para educarlos también porque para nosotros la bandera número uno es el servicio. Más allá del entrenamiento, porque sí, el entrenamiento es importante, pero es que a la gente, a la gran mayoría, no le gusta hacer ejercicio, entonces con un buen servicio, se maneja también un tema como psicológico, porque cuando una persona viene acá, no solo viene en búsqueda de resultados, sino a tratar de pasar una hora agradable. Entonces, para lograr eso, toca ofrecer un servicio familiar, amigable, que le digan a uno por el nombre, que si no viene en una semana lo llamen para saber por qué no ha vuelto, la gente necesita eso cuando paga un gimnasio. Entonces digamos que ese es nuestro diferencial número uno.

LL: ¿Cómo funciona el tema de los castigos?


AG:
Digamos que eso lo implementamos más que todo en las clases de bootcamp por lo que esas clases son con énfasis de ambiente militar. Incluso tenemos dos militares heridos en combate que son entrenadores para darle a la clase ese toque militar. Y es eso, en el ejército, si tú estás con tu grupo de trabajo y te dicen que hagas diez flexiones y tú haces ocho, pues todos pagan por el que hizo menos. Acá es un poco lo mismo, si alguien llega tarde a clase, entonces todos hacen veinte push-ups por la persona que llegó tarde, todos pagan. Todo esto con el fin de lograr un trabajo en equipo durante la clase. Si alguien llega a parar antes de tiempo, seguramente, también se le hace un tipo de castigo a todo el grupo. Pero todo es muy medido, hay capacitaciones para que el entrenador sepa cuándo puede haber castigo y cuándo no. Por ejemplo, si hay una persona que lleva dos clases, es lógico que quiera parar más que la persona que lleva tres años entrenando con nosotros. Entonces tenemos ciertos parámetros para saber cuándo el castigo es bien visto.

 LL: ¿El peor castigo de todos?

AG: Uno que es muy duro es darle una vuelta a la manzana con pesas o con las tulas de boxeo. Ese es fuerte. Un manzana son más o menos cuatrocientos metros, y hacerlo, con peso extra, se vuelve aún más duro.

 LL: ¿Cómo llegan ustedes a estos entrenadores que tienen discapacidades?

AG: Nosotros siempre hemos querido vincularnos de cierta forma con la sociedad, poder ayudar y aportarle algo positivo a las personas más necesitadas, incluso, una de nuestras metas, es hacer una fundación. Cuando nosotros creamos el formato de Challenge Bootcamp, nos pareció súper chévere incluir a militares heridos en combate. En ese momento, cuando se creó bootcamp, estaban haciendo una recolecta de dinero para los militares heridos en combate por la W Radio. Entonces, aprovechando que nosotros somos cercanos a Julio Sánchez, lo llamamos y le comentamos del negocio. Ahí él nos dio el contacto del Batallón de Sanidad. Llamamos y fuimos a conocer el sitio, a conocer a los militares y empezamos a dar entrevistas. Empezamos con dos militares, que, infortunadamente, hoy en día no están con nosotros. Pero apenas salía uno de ellos, entraba ahí mismo otro militar.

 LL: ¿Tú te consideras un líder?

AG: Yo creo que sí. Son bobadas, pero por ejemplo desde chiquito yo era el capitán del equipo, cosas así. A mí me ha gustado siempre tener las riendas de las cosas, sin ser alguien posesivo, para nada.

 LL: ¿Y qué es ser un líder para ti?

AG: Yo creo que es alguien que es una motivación para los demás, un inspirador, una persona que es exigente pero que al mismo tiempo comprende al que está aprendiendo. No es el que impone, sino el que deja que los demás también propongan nuevas ideas.

 LL: ¿El liderazgo debe ser una característica para un emprendedor?

AG: La verdad, yo diría que depende del tipo de negocio. Sin duda sí es importante, pero no es que sea fundamental. Ponle algo que sea un negocio muy tecnológico, algo de sistemas, puede que ahí no se necesite tanto ese tema del contacto con la gente. Lo que pasa es que nuestro negocio es estar atendiendo gente todo el tiempo. Y ahí sí creo que es muy importante tener ese don de ser humano, de ser cálido con la gente, ahí sí me parece fundamental.

 LL: ¿Cómo hace uno para no caer en lo mismo y en los mismos?

AG: Mira la verdad es que toca, toca estarse reinventando constantemente. Si uno no se reinventa, tarde o temprano se le acaba el negocio. Yo creo que a esas personas que creen que son exitosas con algo y lo dejan por siempre así, se les vuelve muy difícil salir adelante. Parte del propósito de nuestros viajes es eso, es estar viendo qué es lo que está pasando en el mundo. Lo que pasa en Europa o en Estados Unidos llega a Colombia un poco después, antes era casi cinco o más años después, cada vez se demoran menos en llegar las novedades. Pero el viajar sí nos da a conocer las bases de lo que está pasando en el mundo. Una cosa importante de mencionar es que aquí no buscamos modas. Por ejemplo, el PowerPlate fue una moda, hoy en día poca gente habla de PowerPlate, y en una industria como la nuestra, hay muchas cosas que son moda, tienen su punto clímax y ya. Nosotros siempre hemos querido ver Step Ahead como un estilo de vida. Nosotros buscamos salud, buscamos bienestar, es estar en familia, claro que también está el hecho de entrenar, de marcar el músculo, pero Step Ahead va más allá que eso.

 LL: ¿Qué viene para Step Ahead?

AG: Yo creo que más que lo que venga, es consolidar lo que ya tenemos.

LL: ¿Alguna meta para este año?

AG: La verdad es que nosotros nunca hemos sido de metas, nunca hemos sido de seguir los parámetros que la gente normalmente tiene presentes a la hora de abrir un negocio. Nosotros nunca hemos hecho un estudio de mercado. Nosotros vemos un lugar, vemos las posibilidades de que sea un buen sitio para abrir una sede y ya, es más de feeling, de lo que sentimos nosotros en el momento. Es un poco más la cuestión de dejarse llevar, lo que le diga a uno el corazón. Es que cuando uno es emprendedor, hay que ser arriesgado. Si uno se pone a escuchar lo que le dice cada persona, termina no haciendo nada. Yo creo que de las arriesgadas salen los beneficios, y claro que se cometen mil errores, pero de los errores también se aprende.

LL: ¿Qué tan cierto es lo que dicen de que trabajar con la familia es difícil?


AG:
Casos hay de que hermanos y familias enteras se desbaratan por negocios, nosotros la verdad, es todo lo contrario. Obviamente hay controversias en ciertos aspectos, que las tiene que haber, sería imposible que los dos pensáramos igual como líderes de esta empresa, sería muy aburridor también. Nosotros nos complementamos y hoy en día yo doy gracias a Dios de que mi socio sea mi hermano. Me da una tranquilidad impresionante. Entonces ese mito para mí no aplica y creo que si pasa algo prefiero que se acabe el negocio antes de perder la relación con mi hermano.

LL: ¿Un hobbie diferente al ejercicio?

AG: Ir a cine, estar con mi familia.

LL: ¿Un sabor?

AG: El café.

LL: ¿Un sueño?

AG: Dejar huella en este mundo.

LL: ¿Un miedo?

AG: A las cucarachas (risas).

LL: ¿Un destino?

AG: Nueva York.

LL: ¿A qué le pones La Lupa en tu vida?

AG: A la gente berraca que es emprendedora. Me gusta mucho cuando la gente se lanza hacer lo que le gusta, eso me parece del putas, que la gente crea en sus sueños y luche por volverlos realidad.

 

La Lupa en frases

Directorio de entrevistas A – Z

Jaqueline Brandwayn

¨El arte me ha dado toda la fascinación, el entendimiento, el poder satisfacer mis inquietudes.¨

Clemencia Vargas

¨Creo en el baile y en el movimiento como una herramienta potente y única para generar transformaciones.¨

Adolfo Zableh

“Sabía que de alguna manera algo me tenía que inventar para ser oído. Por eso escogí escribir”

Alejandra Azcárate

“Me gusta un estado de cordura no permanente. Creo que una alta dosis de irresponsabilidad es deliciosa en la vida.”

Alejandro Cuellar

“En la cocina el criterio solo existe cuando ha habido experiencia.”

Alexandra Santos

“Entendí que tenía que aprender a soltar para dejarme sorprender un poco más por la vida.”

Alejandro Riaño

“Este trabajo me ha dejado un amor por la vida y un amor por lo que hago que no puedo describir.”

Amalia Andrade

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Ana Wills

“Actuar es un trabajo muy difícil y un estilo de vida complicado. Pero todo es una experiencia, hay papeles que te cambian la vida.”

Andrea Novoa

“Tenía una voz interna que me decía que tenía que hacer esto como fuera”

Antonina Canal

“Hay que romper la rigidez y fluir. Soy una aventurera, una gitana”

Beatriz Fernández

“Soy una revolucionaria de las leyes. Mi ley es la ley del amor. Detesto la rigidez”

Beto Gaitán

¨Nunca me ha gustado comer cuento. Siempre me ha gustado indagar, ir más allá.”

Carlos Villa

“Con el violín se crea un vínculo muy fuerte. No es solo emocional sino físico y emocional.”

Catalina Escobar

“Yo tengo un motor adentro, yo trabajo en sintonía con mi hijo. Él y yo somos socios en esto.”

Daniella Álvarez

“Los sacrificios y la disciplina me han hecho alcanzar lo que siempre quiero”

Daniella Moscarella

“Siempre he sido diferente. Nunca me ha gustado ser una niña más del montón.”

Diana Alvarado

“Es duro saber que yo tuve que darle más de la mitad de mi vida a la guerra. Nunca me imaginé que habría más oportunidades para mí.”

Diego Sáenz

¨Uno se preocupa por qué hacer pero es mejor saber lo que no quieres hacer¨

Duván Barato

“Me desmovilicé buscando una oportunidad de mejorar mi vida, pero entré a una sociedad que señala, estigmatiza, rechaza y aisla.”

Elkin Serna

¨El sufrimiento que he vivido, me hizo armarme de valor.¨

Emmanuel Esparza

“Para ser actor no es suficiente ser bueno. Hay que ser obsesivo.”

Felipe Acosta

“Las ideas me han nacido por necesidades y casualidades de la vida. Yo las he sabido leer.¨

Francisco Santos

“Cuando uno se salva de un secuestro de Pablo Escobar el miedo se acaba. Yo viví con la muerte ocho meses”

Geraldine Pomato

“Soy una mujer obstinada, trabajo por lo que quiero hasta que lo logro. Con Wikimujeres fue así”

Gustavo Yacamán

“Pongo mi mente en blanco antes de poner el pie en el acelerador”

Jaime Lombana

“Yo presiento siempre lo que va a pasar. Sé cuándo voy a ganar y cuándo no”

Jorge Duque

“El día que dejé de esconder quién era, dejé de pelear conmigo mismo”

Juan Felipe Samper

¨Seguir los sueños, con todo lo romanticón que suena, siempre va a ser válido, siempre va a ser lo más chévere¨

Juan Pablo Socarrás

“Si la vida me había dado tantas oportunidades era por algo. Me dediqué a luchar por este sueño”

Laura Tobón

“Me lo propuse, lo soñé y lo luché y todo ha llegado en medidas que nunca imaginé”

Mabel Moreno

“Tengo un alma muy libre, pero también una cabeza que me pone todos los límites. Soy mi mayor juez.”

Marcelo Rozo

“No hay nada en la vida como levantar un trofeo. Es como tener el mundo en las manos”

María Del Rosario Guerra

“Mi disciplina, mi formación cristiana y mi preparación académica son lo que me ha permitido lograr todo en la vida.”

Marianela González

“Pareciera que soy conservadora pero no. Todo lo que sea distinto a la costumbre me atrae mucho. Soy muy curiosa”

Marta Lucía Ramirez

“Soy una persona estricta, coherente, con mucho compromiso por Colombia, a veces demasiado cuadriculada.”

Natalia Espitia

“Entendí que la mejor manera de transformar y sanar mi vida era ayudando a las niñas a vencer el miedo”

Natalia Ponce de León

“Escogí el camino de levantarme y hacerme grande. Esto fue un renacer, reinventarme desde cero.”

Oscar Iván Zuluaga

“A mi no me obsesiona el poder. Me obsesiona poder trabajar por los demás.”

Paloma Valencia

“Siempre he querido cambiar el mundo. Me hace falta ver que sí se puede”

Paula López

“Aprendí a abrazar mi realidad y entendí que el perdón y la felicidad son una decisión.”

Paulina Laponte

“Entendí que hay que aprender a fluir con la vida. En el camino encontré muchos talentos y pasiones que no conocía.”

Pilar Schmitt

“Trabajo en una cosa completamente diferente a lo que yo soy”

Regis Ortiz

“El proceso de reinserción no fue fácil. Pero cuando veo a mi mamá y a mi hijo sé que todo ha valido la pena.”

Santiago Prieto

“El camino es infinito. Lo más difícil es persistir, perseverar y resistir”

Tata Gnecco

“Si a tu sueño le pones un poquito de disciplina y empuje, lo consigues ”

Tito Puccetti

¨En mi carrera he hecho muchos sacrificios. Y sí, he tenido suerte, pero ha sido una suerte buscada.”

Yaneth Waldman

¨Yo soy terca en buscar la felicidad todos los días de mi vida.”

Vladdo

“Soy inquieto, sarcástico, malpensado. Tengo cara de bravo pero soy una melcocha.”

Summary
Andy Gaitán
Article Name
Andy Gaitán
Description
Andy Gaitán, nos cuenta sobre su infancia, su disciplina al ejercicio, el momento en que entra al mundo del fitness y su papel de padre.
Author
Publisher Name
www.la-lupa.com
Publisher Logo

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!