Alexandra Santos

"Entendí que tenía que aprender a soltar para dejarme sorprender un poco más por la vida."
Alexandra Santos - Revista La Lupa

Alexandra soñó con ser periodista, con escribir, con pertenecer al mundo de la televisión. La vida la fue llevando al camino del entretenimiento y hoy en día es una de las presentadoras destacadas del país. Ha aprendido que la vida no solo consiste en planear y tener un esquema sobre lo que se espera lograr, sino también dejarse sorprender con lo que va apareciendo en el camino. En este proceso se dejó sorprender en el trabajo, en el amor, y ahora en su nueva faceta como mamá. Es una mujer disciplinada y de alegría contagiosa, ama el deporte, los animales, su familia. La Lupa la conoció en el lugar más íntimo, su casa, y con su nuevo bebé, que le ha despertado aún más la felicidad de vivir.


LL: Bueno, normalmente no empiezo mis entrevistas así pero es inevitable con este bebé tan divino. Cuéntanos un poco de esta etapa, cómo has estado, cómo te has sentido.

AS: Es la etapa más linda del mundo, es una etapa que te llena de amor que te llena de aprendizaje y algo que no dice la gente, es la parte en que superas un montón de miedos, es que siempre dicen: “es que ser mamá te sale por instinto, es perfecto”. No, ser mamá también trae un montón de desafíos y no es tan instintivo como muchas veces creemos que es un botón on and off, ¿sabes? Entonces no, hoy ya soy mamá, entonces ya sé lactar ya sé sacar gases, ya sé y no pasa así, uno va aprendiendo y cada bebé tiene un ritmo, entonces es un aprendizaje tan bonito y tú estás tan llena de amor, pero al mismo tiempo tan llena de miedos y lo quieres poner en una capsulita para que no le pase nada, para que todo sea perfecto, para que tú no te equivoques, cosa que es imposible porque todos nos vamos a equivocar. No hay mamás perfectas y no hay hijos perfectos, pero es algo que uno va aprendiendo en el camino y todos los días lucha contra eso.

LL: Siempre estuvo entre tus planes ser mamá o al contrario, un día dijiste de pronto sí me parecería rico ser mamá.

AS: Sabes que no estaba dentro de mis planes cuando estaba chiquita. Cuando era chiquita siempre pensé quiero trabajar, quiero viajar quiero hacer mil cosas, lo mismo que el matrimonio tampoco lo estuvo por mucho tiempo, conocí a la persona ideal y digo mi matrimonio funciona perfectamente porque estoy con él, porque es una persona que me conoce perfectamente que me escucha que me apoya, yo le puedo decir que quiero ser astronauta y me dice: “astronauta, ¡listo vamos tú puedes! Vamos a llamar a la Nasa a ver qué hay que hacer (risas)”. Eso es muy chévere y entonces ahí empecé a creer en el matrimonio y de ahí empezó a salir la duda de bueno y qué tal si soy mamá, qué tal si en lugar de viajar este año le abrimos un espacio a un bebé a un nuevo miembro de la familia. Primero entró Lorenzo que es nuestro hijo perruno…

LL: Que es casi como un bebé también…

AS: Total, es un hijo, lo consentimos, tratamos de ser los mejores padres, también de ponerle límites y él empezó a despertar una cosa en mí y yo decía, uy si todo este amor es por un perrito, ¡imagínense por un hijo de uno! Lo empezamos a hablar con mi esposo y bueno después de seis años de matrimonio, toda la familia quería que fuera mucho antes (risas), y después de seis años dijimos ya es hora.

LL: ¿Él soñaba más que tú con ser papá? O fue algo que les surgió a ambos al mismo tiempo.

AS: Mira que él sí siempre ha sido súper unido a los niños, es de los que ve un bebé y lo carga y lo abraza, yo no soy muy así pero en el momento de ya tomar la decisión de ser papás entonces empezaba: no el otro año, el otro año (risas) hasta que…

LL: Da mucho miedo también…

AS: Da mucho miedo y algo que aprendí es que no hay un momento ideal, o sea no lo hay, un bebé si tú te pones a verlo como desde la parte racional no te va a dar nunca porque entonces, ¿hay que hacer sacrificios? Claro que hay que hacerlos. ¿Económicamente es costoso? Claro que sí. ¿Qué te va a quitar tiempo tuyo? Claro que sí, lo que pasa es que todo eso vale la pena y tienes que vivirlo y tienes que sentirlo para decir ush, en el momento que tienes a un bebé ahí en tus brazos y dices este es el momento que valió la pena todo, que no me importa cuánto tenga que trabajar, que no me importa cuánto tenga que sacrificar, que no importan muchas cosas porque el amor que sientes por esa personita chiquita que salió de ti vale todo.

LL: Ahorita decías que cuando chiquita no tenías planillado me voy a casar y voy a tener hijos, no, como ese sueño que la mayoría de las niñas tienen y uno a veces piensa que las cosas llegan en la vida cuando uno no las busca desesperadamente, no? Como que simplemente te dejaste llevar y las cosas fueron llegando, llegó tu esposo después llegó el bebé, un fluir con la vida y esperar un poco a que la vida solita hiciera sus cosas.

AS: Mira, yo creo que la vida siempre le tiene lecciones a las personas, la lección para mí por ejemplo era soltar el control porque siempre he querido tener el control de las cosas, entonces hago planes, metas, y es bueno tener metas, claro hay que hacer eso en la vida.

LL: ¿Cuáles eran tus metas cuando eras más joven?

AS: Esas metas eran por ejemplo crecer profesionalmente, tener mi propia empresa, viajar mucho. Viajar para mí es de esas cosas que me nutren el alma entonces como que esas eran mis metas, sin embargo la vida te dice oye un momento, ¿tienes ese plan? Bueno pues te voy a enseñar este nuevo a ver qué pasa y siento que la gracia de la vida no es solamente planear, planear, planear, sino también lo que tú dices, soltar un poco y decir bueno ¿qué va a pasar con esta circunstancia? ¿Qué va a pasar con esto que me está dando la vida? ¿Qué va a pasar con este hombre maravilloso que llegó a mi vida y sí, qué pasa si vamos y construimos una familia juntos? Y todo ha resultado muy pero muy bien.

LL: Dejarse sorprender un poco tal vez.

AS: Sí, es eso.

LL: ¿Digamos que en el amor nunca tuviste el miedo de quedarte sola o de no tener alguien con quien compartir?

AS: ¿Sabes que no? Yo he sido una persona que, de hecho, disfruto la soledad. A mí me gusta salir con un buen libro, irme a comer rico yo sola, si estoy de viaje entonces busco un buen restaurante y como yo sola y pienso. Nunca me ha hecho falta, o más bien, nunca he tenido la dependencia de que tiene que ser junto a esta persona o tiene que ser esto o me voy a morir, no. Pero ahora sí siento que necesito como a mi partner de vida porque es mi socio, porque tenemos todos los planes juntos porque ya tenemos una vida nueva aquí en la casa por la cual tenemos que luchar juntos entonces es más eso, pero ahora que lo dices yo nunca tuve miedo de quedarme sola a pesar de no ser la mujer más sociable del mundo con ochenta mil amigos, no (risas).

LL: ¿Cuando lo conociste a él, supiste que era la persona con la que ibas a compartir el resto de la vida?

AS: Uno sabe pero tiene que darse la oportunidad porque es que el miedo es tan grande que le empiezas a buscar peros: “¡ay no que pereza! No, es que el saco que tenía puesto, es que cómo se para, es que cómo come es que… Empiezas a buscarle peros para esquivar enfrentarte a una relación, enfrentarte al amor por el temor de fallar, por el temor a equivocarte, por el temor a que te rompan el corazón, por el temor a romperle el corazón a alguien, entonces hay que dejar ese miedo al lado y ver qué pasa, intentarlo. Ahora, si no es bueno para tu vida sal corriendo eso sí uno lo sabe inmediatamente, lo que pasa es que uno se engaña (risas).

LL: Hay cosas en la vida que van cambiando o se van transformando a lo largo del tiempo, pero otras que permanecen como características que uno siempre lleva a lo largo en la vida. ¿Cuáles son esas cosas de niña que hoy en día conservas?

AS: Yo siento que esto es un momento muy lindo de mi vida porque Mateo me ha enseñado otra vez a disfrutar cosas sencillas, a disfrutar de ser niña otra vez porque llega en un momento donde uno está tan enfocado en el trabajo, en que tal cosa debe ser así, en que la gente me tiene que ver así, que pierdes el norte de lo que realmente eres. Ahí fue que entró otra vez el deporte en mi vida, a mí toda la vida me ha gustado el deporte pero entonces empecé: ¿el deporte? ¿Quién va a vivir del deporte? Después mis amigos me decían vamos a rumbear “ah bueno sí” por seguirle a todo el mundo el cuento. Ahorita me reencontré. El deporte es eso, es reencontrarnos, es estar tranquila, sentirme fuerte, sentirme capaz es poder jugar con mi hijo, es estar saludable para poder levantarlo, porque es que de verdad yo pensaba en estos días eso, yo decía una mamá tiene que ser saludable, tiene que tener fuerza porque estos niños son unas locomotoras y piden energía y piden atención y si quieres darles lo mejor también tienes que comprometerte con tu salud con tener la mejor energía, con alimentarte bien.

LL: ¿Desde niña, un poco devolviéndote a tu infancia, eras organizada, meticulosa, psicorrígida? ¿Cómo te recuerdas tú?

AS: Sabes que yo tengo una teoría, yo nací súper psicorrígida, controladora porque es algo casi innato en mí, sin embargo mi mamá es súper relajada, entonces yo dejaba este cojín acá a mi mamá le valía cinco y decía bueno déjalo ahí y yo lo recojo. Entonces me comencé a volver un poquito desordenada, a soltar un poquito, pero siento que mi esencia si tiende a ser un poquito psicorrígida, ordenada y soy consciente de eso y por eso trato de decir ok no está mal si el cojín lo quiero poner así y alguien lo pone así. Son formas de ver la vida.

LL: ¿Eres muy apegada a tu mamá?

AS: Sí, ahora más que nunca porque se ha convertido en abuela, entonces tú empiezas a ver a tu mamá diferente, claro, porque con la mamá uno tiene varios procesos: primero en la infancia tu eres apegado a tu mamá quieres a tu mamá, en la adolescencia no la quieres ni ver solamente quieres ver a tus amigas (risas), más adelante empiezas tu matrimonio y empiezas a entender muchas cosas de ella pero todavía no la descifras muy bien. Siempre señalamos a nuestras mamás, las culpamos y les decimos por tu culpa hicimos esto, por tu culpa, y cuando eres mamá dices: ¡ay no! mi mamá tuvo que pasar por todo esto, por un embarazo, por la lactancia, por trasnochar por todas estas pruebas de amor y empiezas a valorarla diferente y cuando ves cómo son con tus hijos es un amor tan grande y te unes con ella pero a otro nivel.

LL: Claro, además que delicia ser abuela.

AS: Sí, yo tengo una teoría y se la he dicho a mi mamá, siento que las abuelas quieren más a sus nietos que a sus hijos (risas).

LL: Sí, mucha gente lo dice, y también dicen que hasta que uno es abuela realmente entiende eso.

AS: Claro y debe ser delicioso por que no los tienes que educar solo consentir.

LL: ¿El ambiente en tu casa como era? ¿Cómo creciste tú? ¿Eras una niña que tenía libertad de hacer cosas, que te exigían, como era ese ambiente de niña?

AS: Yo siempre he dicho que mi mamá es una niña chiquita, ella se casó muy joven mi papá le lleva once años, entonces mi papá siempre ha sido como el que nos ordena a todas en la casa. Tengo una hermana mayor, entonces todas hemos sido muy muy cercanas muy amigas. Mi papá siempre ha creído en los límites, sin embargo, siempre ha sido una persona supremamente espiritual, ha sido la persona que meditaba, ha sido la persona que camina descalzo en el pasto y nosotras le decíamos: “¡papi qué oso! ¿Por qué haces eso? No”. Ahora lo entiendo (risas), no entendíamos realmente quién era él, ya con el tiempo entendimos que mi papá es una persona absolutamente espiritual, es casi un sabio, él es una persona súper callada pero cuando habla dice palabras precisas, profundas, es de esas personas que te marcan la vida con una conversación: ese es mi papá.

LL: ¡Que delicia! Bueno moviéndonos un poco a la parte laboral, ¿por qué escogiste este mundo?

AS: Yo entré a toda la parte de humanidades, siempre me ha gustado, entonces yo soñaba con ser abogada y como todos empezamos: voy a cambiar el mundo, voy a defender a los indefensos (risas) voy a ser la súper abogada. Después dije no ya no, por cosas de la vida un día termine en un concurso de modelaje y me vio Hernán Orjuela y me dijo oye tú sirves para televisión. Empecé a hacer presentación de televisión y me llevaron a los estudios de Caracol, a los noticieros y cuando vi los noticieros dije: ¡no, yo quiero ser periodista! Empecé a ver cómo se trabajaba en vivo, cómo los periodistas corrían, cómo investigaban, cómo todo y dije quiero ser periodista. No sabía que iba a terminar de presentadora, que iba a terminar haciendo entretenimiento, no estaba adentro de mis planes, soñaba también con escribir, me encanta escribir, iba a escribir un libro, pero la vida me fue llevando… No te puedo decir la cantidad de veces que dije no voy a estar más en entretenimiento no voy hacer más televisión (risas) y vuelvo, y sale algo nuevo y vuelvo, y últimamente he estado mirando y pues dije: esto me apasiona para qué lucho.

LL: Tú crees que para hacer televisión uno puede estudiar mucho, prepararse, tener experiencia pero debe tener un talento con el que uno nace. ¿Tú crees que es así?

AS: Sabes que hay muchas cosas que se desarrollan, el talento se desarrolla y con la experiencia vas cogiendo cancha y periodismo digamos como tal, la presentación se puede aprender. Yo he conocido personas que no pueden mirar de frente una cámara y ya después se vuelven expertas maravillosas, comunican muy bien. Lo que tienes que tener es pasión, eso sí es lo que tienes que tener, no solamente por la televisión sino por cualquier cosa, si tú quieres jugar fútbol y eres pésimo en fútbol y tienes la pasión puedes, practicando y practicando ser el mejor. Lo mismo pasa en televisión, si tienes esa pasión, si te gusta, si te mueve puedes ser el mejor.

LL: ¿Cuáles han sido los momentos más duros de esta carrera?

AS: Uy esta es una carrera dura, esta es una carrera en la que uno está es simplemente por pasión, porque le gusta, porque económicamente no es la que más plata da (risas) lo voy a decir, pero es una carrera que te llena de alegrías porque poderte comunicar, poderte conectar con las personas que están al otro lado es algo mágico, es algo increíble, es algo especial, y ahora con las redes sociales que tienes la oportunidad de tener ese feedback, que la gente te diga oye que chévere lo que estás haciendo, me gusta esto no me gusta esto, eso es muy especial y muy chévere. Sin embargo, es una carrera que es de caerse y levantarse, ilusionarse y volverse a caer.

LL: ¿Cuántas veces te has caído?

AS: Uy mil veces. La primera vez que me caí fue cuando renuncié a Caracol y después me arrepentí (risas) porque era muy niña, muy afanada, quería hacer cien cosas al tiempo, no entendía bien muchas cosas, no entendí a muchas personas y ahí me pegué un golpe duro. Una vez alguien muy sabio me dijo: nunca renuncies a un trabajo por una persona, te vas a encontrar con personas muy duras el resto de la vida. Nunca se me van a olvidar esas palabras porque sí me he encontrado con personas divinas, con personas amables, pero también con personas muy muy duras, muy competitivas que no compiten lealmente hay que decirlo. Yo soy una persona a la que le dan pereza las guerras, me aburren y siento que uno debe pelear es a punta de talento, a punta de experiencia, a punta de disciplina y no a punta de hacerle la zancadilla al de al lado.

LL: ¿Cómo hace uno entonces cuando se enfrenta a esas personas para no dejarse desmotivar y quedarse bien parado en su sitio?

AS: Tú lo has dicho, es no dejarse afectar. Es permanecer en donde tú estas, es tener una mente fuerte y estar enfocado hacia dónde quieres llegar y que si eso es lo tuyo vas a lucharlo y vas a lucharlo, y la vida misma es tan sabia que te va abriendo el camino. No es fácil y tienes que seguir, pero si tienes una meta seguramente llegas. Lo importante es no dejarte afectar, hay algo y fijo lo digo como el chavo al revés (risas), tú no puedes controlar lo que otra persona hace pero sí puedes controlar como tú reaccionas ante eso. Entonces si tú te dejas afectar con esa zancadilla y no te vuelves a levantar la culpa no es de la persona que te hizo la zancadilla, la culpa es tuya.

LL: En este mundo que hay que vivir tanto del afuera, de las redes sociales, del parecer muchas cosas. ¿Cómo hace uno para permanecer siendo uno sin tanto mostrarse y sin tanto estar pendiente de lo que la gente va a decir o no va a decir? Porque yo me imagino que es complicado. ¿Cómo has hecho?

AS: Sabes, que yo creo que las redes terminan mostrando tarde o temprano quién es uno porque nadie puede vivir con una sonrisa falsa todo el tiempo o se te va a notar, y siento que todos nos damos cuenta cuando una persona está siendo auténtica y cuando una persona es falsa. En redes sociales al principio cuando empezó este boom entonces pensábamos: tengo que salir perfectamente peinada con el vestidito súper arreglada porque claro estoy haciendo moda pertenezco a E! Entertainment, todo, después yo me ponía a pensar y yo decía no yo no soy así, sí me gusta la moda pero vivo de tenis (risas) sí, ¿a quién engañamos? Sí me gusta la moda, pero yo ando despelucada, a mí me cuesta peinarme (risas) entonces empiezas a aceptar un poco quién eres y a querer un poco esa persona que eres. La gente empieza a aceptar quién eres, después empecé a poner fotos súper arregladas, producidas y la gente me ponía poquitos likes, ya después ponía una foto sin maquillaje haciendo ejercicio y les gustaba más, claro porque esa es la persona real.

LL: ¿Qué es lo que más te ha costado aceptar de ti misma?

AS: Ush muchas cosas, he pasado por muchos procesos, me ha costado aceptarme a mí desde el momento en el que me miro al espejo hasta actitudes, cómo hablo, cómo pienso y después llego y digo no! no tienes que ser igual a todo el mundo, está bien que pienses diferente, está bien que seas diferente, además que yo crecí en televisión en una época donde el boom eran las modelos monas y yo flaca, morena, peli negra (risas) todo lo contrario, entonces ha sido un proceso de aceptación y todavía, porque las mujeres siempre nos estamos mirando es lo que no nos gusta en lugar de decir oiga qué rico tengo piernas para correr, tengo una sonrisa que va a alegrar a alguien, no sé. Entonces siempre nos miramos al espejo y empezamos estoy gorda estoy no sé qué y a mí el embarazo me enseño eso, el cuerpo. La gente me mira y me pregunta ¿haces ejercicio es para verte flaca? No, para verme flaca haría una dieta yo hago ejercicio para sentirme bien y mi cuerpo sí cambió y lo tengo que amar como es porque si no…

LL: ¿Tú corres, eso ya nos dijiste, lo haces desde niña o es un hábito que cogiste recientemente?

AS: Desde chiquita siempre he sido súper deportista entonces me ponían a correr, a jugar béisbol, fútbol, todo lo que se me pasara. Me encantaba jugar en la universidad, me alejé un poquito entonces empecé a rumbear y si uno rumbea no hace deporte (risas), ya después cuando conocí a mi esposo, él sí es súper deportista intenso, entonces yo me quedaba un sábado por la mañana en la cama y él: “voy a ir a hacer ejercicio” llegaba todo feliz lleno de endorfinas y yo me sentía como un marranito ahí acostada comiendo (risas) y yo no, no, ya me tengo que parar y empecé hacer ejercicio otra vez, empecé a retomar y empecé a sentirme bien y dije: por qué voy a parar esto que me está haciendo sentir tan bien. Así he pasado por varios deportes el running ha sido como el que más me ha dejado, pero a mí todos los deportes en general me gustan, sale algo nuevo y estoy ahí metida. Hay que buscar un deporte con el cual te conectes.

LL: ¿Cuál dirías que es la cualidad o la característica tuya más rescatable?

AS: Uy, uno está tan acostumbrado a darse palo que cuando preguntas por la cualidad ya no sabe (risas). Sabes, me gusta mucho escuchar a las personas. Al escuchar a las personas las puedes leer muy bien, entender sus necesidades y a partir de ahí más que un consejo haces un poco de preguntas para ver esa misma persona qué camino puede tomar.

LL: ¿Miedos? ¿Hoy en día se han aliviado los miedos que tenías de joven o se han acentuado? ¿Con que miedos vives hoy en día?

AS: Se han eliminado unos, digamos el miedo a ser aceptada que tengo que encajar aquí, el miedo en que tengo que verme así, todo eso ha pasado a un segundo plano, pero con el bebé han entrado nuevos miedos entonces es el miedo a ¿será que sí voy a ser buena mamá? Que no le vaya a fallar al bebé, qué pasa si me pasa algo y el bebé se queda solo, pues solamente con mi esposo, y empiezan un montón de cosas que antes para ti eran como me voy a tirar de paracaídas me voy a tirar de cabeza y ya de mamá es, ¿y si me pasa algo? Ya tengo otra vida al lado.

LL: Claro una responsabilidad grandísima. ¿Cuál dirías tú que es la clave de una buena relación?

AS: La clave es ser auténticos, no hay nada más rico que poderte abrir con una persona y no tener esos secretos y esos escudos sino simplemente ser tú mismo y ya.

LL: Ya para terminar, ¿a qué le pones La Lupa en tu vida?

AS: En este momento La Lupa se la pongo a mi bebé, él en este momento es todo.

LL: ¡Felicitaciones por ese bebé tan lindo!

 

La Lupa en frases

Bajo La Lupa

LL: Qué es lo primero que haces al levantarte
AS: Darle gracias a Dios por un nuevo día de vida
LL: Cúal es la palabra que más repites
AS: Sí se puede
LL: A qué o a quiémn le rezas 
AS: A Dios
LL: Lo que más admiras de un hombre
AS: La sinceridad
LL: Un agüero antes de salir al aire
AS: (se da la bendición)
LL: Qué cambiarías de ti
AS: Lo insegura
LL: Tu estado de ánimo más común
AS: Tranquila
LL: De 1 a 10 qué tanto importa la belleza
AS: Depende de cuál
LL: Una presentadora que admires
AS: Andrea Serna me parece fantástica
LL: La caracterúistica que más te define
AS: La sonrisa
LL: La mejor hora del día
AS: Cuando estoy acostada y puedo dormir unas horitas
LL: Un plan para descansar
AS: Irse a la playa
LL: Lo más difícil de ser mamá
AS: Tratar de ser perfecta
LL: El peor error de una presentadora
AS: Tatar de copiarse de otra presentadora
LL: Té o café
AS: Café
LL: Un color
AS: Negro como ven
LL: Una comida
AS: Sushi
LL: Un lugar 
AS: Mi casa
LL: Qué tanto lloras
AS: Mucho, y ahora de mamá, mucho más
LL: ¿Te hace falta perdonar a alguien?
AS: Yo creo que no. me preocupo mucho por perdonar.
LL: Qué te falta por hacer
AS: Tantas cosas, necesito como diez vidas más.

Directorio de entrevistas A – Z

Jaqueline Brandwayn

¨El arte me ha dado toda la fascinación, el entendimiento, el poder satisfacer mis inquietudes.¨

Clemencia Vargas

¨Creo en el baile y en el movimiento como una herramienta potente y única para generar transformaciones.¨

Antonio Sanint

Antonio Sanint nos dio a conocer una faceta muy personal que no muchos conocíamos, en la cual nos cuenta cuales son sus inspiraciones, quienes lo apoyaron desde un principio, como se ha mantenido en el medio, como supera sus miedos día a día y como hace reír a cientos...

Antonina Canal

#LaLupa, con Laura Anzola y Canal Capital: Bombardeamos a Antonina Canal Davila directora de la academia Prem Shakti con 32 preguntas que contestó sin dudar. LL: Anto ¿A que hora te levantas? AC: A las seis.   LL: La primera actividad de tu día. AC: Darle un beso...

Daniel Samper

Apenas Daniel Samper Ospina abre la puerta de su casa, preguntamos…

Christian Byfield

“Me dijo: Christian, usted se está vendiendo por plata y eso es todo…

Mercedes Salazar

Mercedes Salazar una exitosa joyera colombiana que ha desarrollado…

Adolfo Zableh

“Sabía que de alguna manera algo me tenía que inventar para ser oído. Por eso escogí escribir”

Alejandra Azcárate

“Me gusta un estado de cordura no permanente. Creo que una alta dosis de irresponsabilidad es deliciosa en la vida.”

Alejandro Cuellar

“En la cocina el criterio solo existe cuando ha habido experiencia.”

Alejandro Riaño

“Este trabajo me ha dejado un amor por la vida y un amor por lo que hago que no puedo describir.”

Amalia Andrade

“He sido muy terca en querer creer que la vida está llena de magia.”

Ana Wills

“Actuar es un trabajo muy difícil y un estilo de vida complicado. Pero todo es una experiencia, hay papeles que te cambian la vida.”

Andy Gaitán

¨Siempre me he dejado llevar, hay que ser arriesgado¨

Andrea Novoa

“Tenía una voz interna que me decía que tenía que hacer esto como fuera”

Antonina Canal

“Hay que romper la rigidez y fluir. Soy una aventurera, una gitana”

Beatriz Fernández

“Soy una revolucionaria de las leyes. Mi ley es la ley del amor. Detesto la rigidez”

Beto Gaitán

¨Nunca me ha gustado comer cuento. Siempre me ha gustado indagar, ir más allá.”

Carlos Villa

“Con el violín se crea un vínculo muy fuerte. No es solo emocional sino físico y emocional.”

Catalina Escobar

“Yo tengo un motor adentro, yo trabajo en sintonía con mi hijo. Él y yo somos socios en esto.”

Daniella Álvarez

“Los sacrificios y la disciplina me han hecho alcanzar lo que siempre quiero”

Daniella Moscarella

“Siempre he sido diferente. Nunca me ha gustado ser una niña más del montón.”

Diana Alvarado

“Es duro saber que yo tuve que darle más de la mitad de mi vida a la guerra. Nunca me imaginé que habría más oportunidades para mí.”

Diego Sáenz

¨Uno se preocupa por qué hacer pero es mejor saber lo que no quieres hacer¨

Duván Barato

“Me desmovilicé buscando una oportunidad de mejorar mi vida, pero entré a una sociedad que señala, estigmatiza, rechaza y aisla.”

Elkin Serna

¨El sufrimiento que he vivido, me hizo armarme de valor.¨

Emmanuel Esparza

“Para ser actor no es suficiente ser bueno. Hay que ser obsesivo.”

Felipe Acosta

“Las ideas me han nacido por necesidades y casualidades de la vida. Yo las he sabido leer.¨

Francisco Santos

“Cuando uno se salva de un secuestro de Pablo Escobar el miedo se acaba. Yo viví con la muerte ocho meses”

Geraldine Pomato

“Soy una mujer obstinada, trabajo por lo que quiero hasta que lo logro. Con Wikimujeres fue así”

Gustavo Yacamán

“Pongo mi mente en blanco antes de poner el pie en el acelerador”

Jaime Lombana

“Yo presiento siempre lo que va a pasar. Sé cuándo voy a ganar y cuándo no”

Jorge Duque

“El día que dejé de esconder quién era, dejé de pelear conmigo mismo”

Juan Felipe Samper

¨Seguir los sueños, con todo lo romanticón que suena, siempre va a ser válido, siempre va a ser lo más chévere¨

Juan Pablo Socarrás

“Si la vida me había dado tantas oportunidades era por algo. Me dediqué a luchar por este sueño”

Laura Tobón

“Me lo propuse, lo soñé y lo luché y todo ha llegado en medidas que nunca imaginé”

Mabel Moreno

“Tengo un alma muy libre, pero también una cabeza que me pone todos los límites. Soy mi mayor juez.”

Marcelo Rozo

“No hay nada en la vida como levantar un trofeo. Es como tener el mundo en las manos”

María Del Rosario Guerra

“Mi disciplina, mi formación cristiana y mi preparación académica son lo que me ha permitido lograr todo en la vida.”

Marianela González

“Pareciera que soy conservadora pero no. Todo lo que sea distinto a la costumbre me atrae mucho. Soy muy curiosa”

Marta Lucía Ramirez

“Soy una persona estricta, coherente, con mucho compromiso por Colombia, a veces demasiado cuadriculada.”

Natalia Espitia

“Entendí que la mejor manera de transformar y sanar mi vida era ayudando a las niñas a vencer el miedo”

Natalia Ponce de León

“Escogí el camino de levantarme y hacerme grande. Esto fue un renacer, reinventarme desde cero.”

Oscar Iván Zuluaga

“A mi no me obsesiona el poder. Me obsesiona poder trabajar por los demás.”

Paloma Valencia

“Siempre he querido cambiar el mundo. Me hace falta ver que sí se puede”

Paula López

“Aprendí a abrazar mi realidad y entendí que el perdón y la felicidad son una decisión.”

Paulina Laponte

“Entendí que hay que aprender a fluir con la vida. En el camino encontré muchos talentos y pasiones que no conocía.”

Pilar Schmitt

“Trabajo en una cosa completamente diferente a lo que yo soy”

Regis Ortiz

“El proceso de reinserción no fue fácil. Pero cuando veo a mi mamá y a mi hijo sé que todo ha valido la pena.”

Santiago Prieto

“El camino es infinito. Lo más difícil es persistir, perseverar y resistir”

Tata Gnecco

“Si a tu sueño le pones un poquito de disciplina y empuje, lo consigues ”

Tito Puccetti

¨En mi carrera he hecho muchos sacrificios. Y sí, he tenido suerte, pero ha sido una suerte buscada.”

Yaneth Waldman

¨Yo soy terca en buscar la felicidad todos los días de mi vida.”

Vladdo

“Soy inquieto, sarcástico, malpensado. Tengo cara de bravo pero soy una melcocha.”

Alexandra Santos - Revista La Lupa
Amanda Andrade - Revista La Lupa
Amalia Andrade - Revista La Lupa
Summary
Alexandra Santos
Article Name
Alexandra Santos
Description
Alexandra, habla sobre su infancia, sobre su nueva etapa como mamá, su vida en la televisión y a qué le pone la Lupa en la vida.
Author
Publisher Name
www.la-lupa.com
Publisher Logo